Pe­rros hé­roes que se de­di­can a ali­viar el do­lor hu­mano

Los ca­ni­nos de res­ca­te, por en­ci­ma de otros pe­rros adies­tra­dos, sal­van vi­das y ayu­dan en las tra­ge­dias.

El Colombiano - - METRO - Por GUS­TA­VO OS­PI­NA ZA­PA­TA COR­TE­SÍA

Mien­tras una cua­dri­lla de seis so­co­rris­tas pue­de tar­dar ocho, diez o has­ta más ho­ras en ha­llar a una per­so­na -vi­va o muer­ta- en­tre los es­com­bros, un pe­rro pue­de lo­grar­lo en vein­te mi­nu­tos o me­nos, con lo que se aho­rran tiem­po, re­cur­sos y mu­cho do­lor a las fa­mi­lias de las víc­ti­mas de las tra­ge­dias.

En el Va­lle de Aburrá hay de­ce­nas de hé­roes ca­ni­nos que con su po­de­ro­so ol­fa­to y lue­go de un gran en­tre­na­mien­to, con­for­man una fuer­za es­pe­cial que, a la par con los gru­pos hu­ma­nos de so­co­rris­tas y res­ca­tis­tas, son de gran apor­te en las emer­gen­cias y tra­ge­dias. Sin ellos, las la­bo­res de re­cu­pe­ra­ción de ca­dá­ve­res se­rían más dis­pen­dio­sas, com­ple­jas, de­mo­ra­das y has­ta, en al­gu­nos ca­sos, in­fruc­tuo­sas.

Gio­vanny Gutiérrez, in­te­gran­te del cuer­po de Bom­be­ros de Me­de­llín, aun­que la­men­ta que en Co­lom­bia aún no se les dé a los pe­rros el va­lor que me­re­cen a ni­vel gu­ber­na­men­tal, pues ni si­quie­ra hay una le­gis­la­ción que por lo me­nos los cer­ti­fi­que como ap­tos pa­ra el res­ca­te, se es­me­ra ca­da día por en­tre­nar­los y man­te­ner­los ac­ti­vos, lis­tos en la ra­ya de par­ti­da, pa­ra ir a don­de los ne­ce­si­ten.

Su ejem­plar del mo­men­to es Kai­ler, un pit­bull blan­co al que co­gió des­de be­bé y al que pe­se a los pro­nós­ti­cos de que no se­ría ap­to pa­ra ta­reas de res­ca­te, él lo con­vir­tió en uno de los má­xi­mos hé­roes ca­ni­nos de An­tio­quia y del país.

-A Kai­ler lo vi na­cer, cre­cer y lo pre­pa­ré pa­ra es­ta la­bor, yo le ayu­dé a la ma­má en el parto, fue el úl­ti­mo que que­dó de la cría y me que­dé con él y lo con­ver­tí en el hé­roe que es hoy-, co­men­ta Gio­vanny.

Sa­be de los es­tig­mas que pe­san so­bre la ra­za pit­bull, pe­ro enamo­ra­do de su can, trae un ar­gu­men­to que de­rri­ba to­do el mi­to al­re­de­dor de es­ta ra­za, ca­li­fi­ca­da de po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sa:

-Ha­ce 150 años, los pit­bull eran con­si­de­ra­dos pe­rros ni­ñe­ras, los en­tre­na­ban y edu­ca­ban pa­ra cui­dar ni­ños, pe­ro la ig­no­ran­cia de mu­chas per­so­nas lle­va a es­tos pen­sa­mien­tos. Un pe­rro es como lo edu­quen-, ar­gu­men­ta.

En tra­ge­dias como la de La Ga­brie­la, Al­to Verde y Spa­ce, pa­ra men­cio­nar so­lo al­gu­nas, Kai­ler ha es­car­ba­do en las rui­nas pa­ra ha­llar ca­dá­ve­res. Y así ha ayu­da­do a ali­viar y so­bre­lle­var el do­lor de mu­chas fa­mi­lias que per­die­ron a sus se­res que­ri­dos ba­jo to­ne­la­das de es­com­bros o de lo­do.

-Ya tie­ne 9 años, to­da­vía tie­ne mu­cha ta­rea por ha­cer y de su no­ble­za e in­te­li­gen­cia yo le pue­do dar el me­jor tes­ti­mo­nio-, ase­gu­ra.

Mien­tras jadea con su bo­ca abier­ta al la­do de Gio­vanny en es­pe­ra de una or­den, Kai­ler ig­no­ra que es uno de los po­cos ejem­pla­res cer­ti­fi­ca­dos a ni­vel in­ter­na­cio­nal por la AUI y la IRO pa­ra rea­li­zar la­bo­res de res­ca­te en tra­ge­dias en cual­quier par­te del mun­do. Y aun­que lo ideal se­ría que no hu­bie­ra tra­ge­dias ni desas­tres y que me­jor nun­ca le to­ca­rá, ahí es­tá, con Gio­vanny, con­for­ma­do un bi­no­mio de tra­ba­jo, amor y leal­tad pa­ra ir allí don­de la hu­ma­ni­dad lo ne­ce­si­ta pa­ra ali­viar an­gus­tias y do­lor.

Ti­na, de ju­bi­la­ción

Tras ayu­dar al res­ca­te de más de 120 per­so­nas -unas vi­vas, otras muer­tas-, Ti­na pue­de ir­se a des­can­sar tran­qui­la.

-Ella se ga­nó la ju­bi­la­ción, se la voy a dar es­te año y creo que se me­re­ce un gran ho­me­na­je.

Así lo sien­te el te­nien­te Carlos Gómez, in­te­gran­te del Cuer­po de Bom­be­ros de Sabaneta quien, con Gio­vany Gutiérrez, es uno de los po­cos adies­tra­do­res que pue­de ser juez y cer­ti­fi­ca­dor de pe­rros de res­ca­te en Co­lom­bia.

A sus pies, tam­bién ja­dean­te, Ti­na lu­ce ele­gan­te, con su me­le­na de gol­den re­trie­ver bien pei­na­da, se­ña de ha­ber re­ci­bi­do un ex­ce­len­te tra­to de par­te de su amo, que la tie­ne des­de ni­ña y la con­vir­tió en una pe­rra do­ta­da de una gran in­te­li­gen­cia, tan­ta, que a los tres años le con­si­guió la cer­ti­fi­ca­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra res­ca­tes.

Es­ta gla­mu­ro­sa ejem­plar, que in­clu­so es­tu­vo en la tragedia de Hai­tí, es el or­gu­llo no so­lo de Carlos sino de An­tio­quia y el país. Y sin du­da su tiem­po de des­can­so, tras on­ce años de vida y de ser­vi­cio a los hu­ma­nos, es me­re­ci­do. Pa­sa­rá

FO­TO

Gio­vanny Gutiérrez y su pe­rro Kai­ler, el pit­bull de nue­ve años con el que con­for­ma un bi­no­mio “de oro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.