Me­di­ci­nas de con­tra­ban­do, do­lor

El fe­nó­meno no es ex­clu­si­vo del país, pe­ro su efec­to no so­lo se sien­te en el sec­tor. Se po­ne en ries­go la vida.

El Colombiano - - ECONOMÍA - Por FERNEY ARIAS JI­MÉ­NEZ

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) se­ña­la que la in­quie­tud por la ca­li­dad de los me­di­ca­men­tos es tan an­ti­gua como los me­di­ca­men­tos mis­mos, pe­ro so­lo ha­ce 30 años el pro­ble­ma de los me­di­ca­men­tos fal­si­fi­ca­dos se abor­dó por pri­me­ra vez a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

La pro­pa­ga­ción rá­pi­da de los me­di­ca­men­tos adulterados en mu­chos ca­na­les na­cio­na­les de dis­tri­bu­ción es una preo­cu­pa­ción y en Co­lom­bia, ob­via­men­te, el te­ma no es una ex­cep­ción.

Francisco de Pau­la Gómez, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de La­bo­ra­to­rios Far­ma­céu­ti­cos de Investigación y Desa­rro­llo (Afi­dro), ex­pli­ca que ac­tual­men­te el pro­ble­ma es muy gra­ve, agu­di­za­do por­que hay con­di­cio­nes que fo­men­tan, par­ti­cu­lar­men­te, el con­tra­ban­do de me­di­ci­nas des­de paí­ses ve­ci­nos.

“Las enor­mes dis­tor­sio­nes cam­bia­rias que hay en la fron­te­ra con Ve­ne­zue­la, por ejem­plo, ha­ce que los me­di­ca­men­tos en ese país sean ar­ti­fi­cial­men­te más ba­ra­tos que en Co­lom­bia, y por­que ese ti­po de pro­duc­tos es­tán sub­si­dia­dos allá”, pre­ci­sa el di­ri­gen­te.

Afi­dro aña­de que hay un flu­jo de con­tra­ban­do per­ma­nen­te y hay re­des cri­mi­na­les de­di­ca­das a esa ac­ti­vi­dad. “Lle­ga de to­do y es muy gra­ve por­que son pro­duc­tos que son tra­ta­dos como cual­quier mer­can­cía, de­ben ser es­con­di­dos, atra­ve­sar por de­sier­tos y zo­nas ca­lien­tes en con­di­cio­nes de hu­me­dad inade­cua­das, mez­cla­dos con otro ti­po de pro­duc­tos”.

Gómez in­sis­te en que los me­di­ca­men­tos no son cual­quier cla­se de pro­duc­to, má­xi­me si son me­di­ci­nas de­li­ca­das que re­quie­ren un ma­ne­jo más de­li­ca­do como ca­de­nas de frío, lu­mi­no­si­dad es­pe­cí­fi­ca e in­clu­so la cer­ca­nía con otro ti­po de ele­men­tos pue­de des­na­tu­ra­li­zar­los.

Pe­ro, ¿de qué ta­ma­ño es el pro­ble­ma? No hay ma­ne­ra de me­dir una ac­ción que es cri­mi­nal, por lo que una es­pe­ran­za en la mi­ti­ga­ción de es­te fe­nó­meno es que el Con­gre­so aprue­be el pro­yec­to de ley que cas­ti­ga­rá el con­tra­ban­do, así como la ac­ti­vi­dad de fal­si­fi­ca­ción de me­di­ca­men­tos. “Co­lom­bia, en las dos úl­ti­mas dé­ca­das, ha es­ta­do siem­pre en­tre los diez paí­ses del mun­do en los que más se fal­si­fi­can las me­di­ci­nas”, agre­ga Afi­dro.

Lla­ma­do ge­ne­ral

Pa­ra la Aso­cia­ción de Dro­guis­tas De­ta­llis­tas (Aso­col­dro) la voz de aler­ta an­te los me­di­ca­men­tos de con­tra­ban­do no so­lo con­cier­ne a Co­lom­bia y an­te ese fla­ge­lo es ne­ce­sa­rio que el lla­ma­do de aler­ta sea pa­ra los go­bier­nos de Amé­ri­ca La­ti­na.

Es­te gre­mio aler­tó re­cien­te­men­te a las au­to­ri­da­des adua­ne­ras, po­li­cia­les y a otros gre­mios, pa­ra sa­lir­le al pa­so al al­to flu­jo de con­tra­ban­do que se vie­ne ob­ser­van­do en el con­ti­nen­te, que se tra­du­ce en la fal­si­fi­ca­ción, ma­ni­pu­la­ción y al­te­ra­ción de me­di­ca­men­tos.

La de­nun­cia fue he­cha por la di­rec­to­ra Eje­cu­ti­va de Aso­col­dro Alba Ro­cío Rue­da, quien sos­tie­ne que “un nú­me­ro im­por­tan­te de me­di­ca­men­tos que se en­cuen­tran hoy en las dro­gue­rías de las zo­nas fron­te­ri­zas de Co­lom­bia, no cuen­ta con el re­gis­tro sa­ni­ta­rio, como ga­ran­tía de ca­li­dad a los usua­rios”.

Es­te se­ña­la­mien­to coin­ci­de con el trá­mi­te que en el Con­gre­so se es­tá dan­do a la ley an­ti­con­tra­ban­do y que tie­ne como po­nen­te al se­na­dor Ma­nuel En­rí­quez Ro­se­ro, con quien es­te dia­rio in­ten­tó con­ver­sar pa­ra co­no­cer los avan­ces de la ini­cia­ti­va.

En­tre tan­to, la se­ño­ra Rue­da con­si­de­ra que si Co­lom­bia es­tá in­mer­sa en la apli­ca­ción de los Tra­ta­dos de Li­bre Co­mer­cio (TLC), de­be cons­truir una po­lí­ti­ca de Es­ta­do fren­te a la fal­si­fi­ca­ción, la adul­te­ra­ción y su­plan­ta­ción de me­di­ca­men­tos. “Es una pro­ble­má­ti­ca que las au­to­ri­da­des la per­ci­ben, pe­ro la atien­den como si fue­se un con­tra­ban­do de ro­pa o de elec­tro­do­més­ti­cos. El con­tra­ban­do de me­di­ca­men­tos, afec­ta la sa­lud pú­bli­ca. Afec­ta al pa­cien­te y co­lo­ca en pe­li­gro su ca­li­dad de vida”.

Apo­ya­da en in­ves­ti­ga­cio­nes de va­rias uni­ver­si­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas, la di­ri­gen­te ase­gu­ra que el con­tra­ban­do de me­di­ca­men­tos no so­lo es­tá al­te­ran­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va el Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB), de paí­ses como Co­lom­bia, sino que es­tá afec­tan­do a sus pa­res de Ecua­dor, Ve­ne­zue­la, Pe­rú y Bo­li­via, lo que re­per­cu­te de ma­ne­ra di­rec­ta e in­di­rec­ta en un mer­ca­do, “don­de el úni­co dam­ni­fi­ca­do es el usua­rio. Los hom­bres, mu­je­res y ni­ños que en un ac­to de bue­na fe com­pran me­di­ca­men­tos adulterados”.

La Aso­cia­ción de­man­dó del Go­bierno un ma­yor con­trol en la com­pra de me­di­ca­men­tos. “De­be­mos de­jar el fol­clor. Es im­por­tan­te blin­dar la sa­lud de los co­lom­bia­nos, a par­tir de la ve­ri­fi­ca­ción de la com­pra le­gal de me­di­ca­men­tos. Si­tios re­co­no­ci­dos. Pro­duc­tos de ca­li­dad con re­gis­tro sa­ni­ta­rio”, aña­de Rue­da.

El gre­mio des­ta­ca que du­ran­te más de dos dé­ca­das su tra­ba­jo ha desa­rro­lla­do una ta­rea de pre­ven­ción, de ca­pa­ci­ta­ción y educación del dro­guis­ta de­ta­llis­ta, im­pac­tan­do a más unas seis mil dro­gue­rías afi­lia­das en el país, te­nien­do como eje Bo­go­tá, la Cos­ta Atlán­ti­ca, la Cos­ta Pa­cí­fi­ca y de­par­ta­men­tos como Pu­tu­ma­yo y el Ama­zo­nas.

“Sin bien la ase­so­ría téc­ni­ca que pres­ta­mos a los agre­mia­dos pa­ra en­tre­gar pro­duc­tos de ca­li­dad ha si­do in­te­gral y cons­tan­te, el fe­nó­meno del con­tra­ban­do si­gue afec­tan­do. Lo que se re­quie­re, es el acom­pa­ña­mien­to del Go­bierno a tra­vés de un apo­yo de las au­to­ri­da­des, de sen­si­bi­li­za­ción y de pre­ven­ción”, co­men­ta Rue­da.

La agre­mia­ción es reite­ra­ti­va en que los go­bier­nos de­ben ce­rrar fi­las con­tra el con­tra­ban­do de me­di­ca­men­tos, por­que “es­to tie­ne como úni­co fin pro­te­ger al pa­cien­te, al ciu­da­dano. Ade­más, se de­be im­pe­dir que el pa­cien­te se au­to­pres­cri­ba y au­to­me­di­que, que es al­go que pue­de ge­ne­rar si­tua­cio­nes com­ple­jas, que pue­den con­ver­tir­se en una bom­ba de tiem­po en el con­ti­nen­te”, ad­vier­te la di­ri­gen­te.

Lo que se ve en An­tio­quia

En An­tio­quia se han iden­ti­fi­ca­do me­di­ca­men­tos de con­tra­ban­do pro­ve­nien­tes prin­ci­pal­men­te de Ecua­dor, Ve­ne­zue­la y Mé­xi­co, se­gún afir­ma la Se­cre­ta­ría Sec­cio­nal de Sa­lud y Pro­tec­ción So­cial.

“Es im­por­tan­te re­cal­car que una de las im­pli­ca­cio­nes de ad­qui­rir me­di­ca­men­tos de con­tra­ban­do es que no hay for­ma de ga­ran­ti­zar­le al con­su­mi­dor el prin­ci­pio ac­ti­vo del me­di­ca­men­to, pues las con­di­cio­nes en las que son trans­por­ta­dos y ma­ni­pu­la­dos por los con­tra­ban­dis­tas, pue­den al­te­rar­lo”, in­sis­te el des­pa­cho.

Luz Ma­ría Agudelo, je­fa de esa Se­cre­ta­ría, ad­vier­te que a un me­di­ca­men­to de con­tra­ban­do tam­po­co se le pue­de rea­li­zar la tra­za­bi­li­dad. “El

con­tra­ban­do no só­lo afec­ta el sis­te­ma co­mer­cial le­gal, sino tam­bién la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y es­pe­cial­men­te po­ne en ries­go el bie­nes

tar y la

vida de los con­su­mi­do­res”.

Sin re­ve­lar cifras, la fun­cio­na­ria di­ce que los de­co­mi­sos de me­di­ca­men­tos de con­tra­ban­do los rea­li­za la Po­li­cía y la Se­cre­ta­ría Sec­cio­nal de Sa­lud y Pro­tec­ción So­cial, en las vi­si­tas que se rea­li­zan a far­ma­cias, de­pó­si­tos, tien­das na­tu­ris­tas y dis­tri­bui­do­res mi­no­ris­tas.

So­bre los prin­ci­pa­les ti­pos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.