Ale­jan­dro li­bra “gue­rra” con­tra las le­sio­nes

Los pro­ble­mas mus­cu­la­res no han per­mi­ti­do que el venezolano se con­so­li­de en Na­cio­nal. Quie­re su­pe­rar­los y que­dar­se mu­cho tiem­po.

El Colombiano - - DEPORTES - JOHN ERIC GÓMEZ MA­RÍN ALE­JAN­DRO GUE­RRA

El dra­ma de Ale­jan­dro Gue­rra en Na­cio­nal no es fá­cil. Su prés­ta­mo ven­ce en ju­lio y, en su me­jor mo­men­to, li­bra una ba­ta­lla con­tra las le­sio­nes pa­ra de­mos­trar que tie­ne ma­de­ra pa­ra que­dar­se por mu­chos años en el club an­tio­que­ño.

Y es que el Lobo, como se le co­no­ce, de­be­rá re­gre­sar a Mi­ne­ros de Gua­ya­na, club due­ño de sus de­re­chos. Sin em­bar­go, pe­se a que es un pro­fe­sio­nal y cum­ple siem­pre con sus com­pro­mi­sos, la si­tua­ción de su país no es la más ha­la­ga­do­ra pa­ra su re­gre­so.

En Ve­ne­zue­la fue ase­si­na­do su her­mano Ar­man­do ha­ce 7 años. Ale­jan­dro ama su tie­rra, por eso su­fre por la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca que tie­ne el país ve­cino y la cre­cien­te vio­len­cia. Es cons­cien­te que en la ac­tua­li­dad es muy di­fí­cil la crian­za de sus hi­jos allí.

A co­mien­zos de la ac­tual tem­po­ra­da, su es­po­sa Cris Es­pe­jo le pi­dió que hi­cie­ra to­do lo po­si­ble por que­dar­se en Na­cio­nal, le in­sis­tió en que su fút­bol era lo su­fi­cien­te­men­te bueno pa­ra con­ven­cer al téc­ni­co Juan Carlos Osorio y a los di­rec­ti­vos ver­des de ex­ten­der su con­tra­to.

Ale­jan­dro no so­lo se mo­ti­vó por esas pa­la­bras, sino que to­dos los días ve una son­ri­sa en sus hi­jos Cle­ver­son y Azael cuan­do des­pier­tan to­das las ma­ña­nas en es­ta ciu­dad. Ade­más, lo acom­pa­ña tam­bién su ma­má Rosa, su gran con­fi­den­te y por la que él se des­vi­ve.

Cle­ver­son, de 11 años, es­tá fe­liz en el co­le­gio. To­dos los días le cuen­ta a su ma­má y a su abue­la so­bre sus me­jo­res ami­gos, lo que le en­se­ña­ron sus maes­tros y lo con­ten­to que lo po­ne cre­cer en es­ta tie­rra.

Mien­tras que Azael aca­ba de cum­plir su primer año de vida y Cris es­tá con­ven­ci­da que acá en­cuen­tra un am­bien­te pro­pi­cio pa­ra un me­jor desa­rro­llo. Uno que di­fí­cil­men­te ha­lle hoy en día en Ve­ne­zue­la.

Con ese pe­so so­bre sus hom­bros Ale­jan­dro ini­ció la tem­po­ra­da, pe­ro no le que­dó gran­de la res­pon­sa­bi­li­dad por­que rá­pi­da­men­te se con­vir­tió en la fi­gu­ra ver­do­la­ga.

En 5 par­ti­dos en los que ha par­ti­ci­pa­do anotó 4 go­les y fue pie­za fun­da­men­tal en la fun­ción crea­ti­va.

Cuen­ta que esa fuer­za so­bre­na­tu­ral lle­gó de su her­mano, al que con­si­de­ra su ma­yor án­gel en el cie­lo y por eso se ta­tuó la fra­se en su bra­zo: “Ar­man­do, her­ma­nos por siem­pre”.

“An­tes de los jue­gos le re­zo mu­cho y lo sien­to con­mi­go. Siem­pre es­tá a mi la­do”, di­ce.

To­do iba co­lor de rosa es­te se­mes­tre, pe­ro de nue­vo las le­sio­nes mus­cu­la­res apa­re­cie­ron pa­ra po­ner­le otro obs­tácu­lo en su ob­je­ti­vo de per­ma­ne­cer en la ins­ti­tu­ción an­tio­que­ña. “No cues­tiono las co­sas de Dios, creo que to­do pa­sa por al­gu­na ra­zón. Me po­ne tris­te no siem­pre po­der es­tar en el cien por cien­to de mi con­di­ción fí­si­ca, pe­ro es­pe­re­mos po­der que­dar­me en es­te club por mu­chos años”.

Los afi­cio­na­dos ver­do­la­gas re­co­no­cen su ca­pa­ci­dad téc­ni­ca, pe­ro ya lo cues­tio­nan cons­tan­te­men­te por sus pro­ble­mas fí­si­cos: “jue­ga un par­ti­do bien y se le­sio­na diez”, “ese ju­ga­dor es de vi­drio”, “tan ra­ro, otra vez Gue­rra le­sio­na­do”, son los co­men­ta­rios que se es­cu­chan en el es­ta­dio.

Pa­la­bras que le re­pli­can a su hi­jo Cle­ver­son en el co­le-

“En mi fa­mi­lia ten­go a los crí­ti­cos más du­ros, ellos me re­tan a me­jo­rar y for­ta­le­cen mi men­ta­li­dad”.

gio y que lo po­nen tris­te, pe­ro Ale­jan­dro día a día ha­bla con él, le da a en­ten­der que él es­tá tran­qui­lo y le pi­de que no se de­je ba­jar el áni­mo por es­ta si­tua­ción y los co­men­ta­rios mal in­ten­cio­na­dos.

Su es­po­sa Cris y su ma­má tam­bién su­fren por esos co­men­ta­rios, pe­ro pre­fie­ren ra­ti­fi­car­le su ca­ri­ño y su apo­yo a Ale­jan­dro pa­ra que lo­gre su ob­je­ti­vo, por­que to­da­vía su his­to­ria con Na­cio­nal no se ha es­cri­to del to­do.

Has­ta aho­ra las le­sio­nes han ro­to sus su­pers­ti­cio­nes. Es­ta vez pa­ra su­pe­rar esas do­len­cias no le ha ser­vi­do siem­pre ves­tir­se des­de el la­do de­re­cho, po­ner­se pri­me­ro el gua­yo de ese la­do, las man­gas de las ca­mi­sas, los pan­ta­lo­nes, las ca­ni­lle­ras, las me­dias. Ritual que re­pi­te en ca­da jue­go.

Aho­ra, se en­cuen­tra con la Se­lec­ción ve­ne­zo­la­na, fue con­vo­ca­do pe­se a la úl­ti­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.