Iden­ti­fi­car víc­ti­mas de­mo­ra­ría 4 me­ses

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por DIA­NA CA­RO­LI­NA JI­MÉ­NEZ

La iden­ti­fi­ca­ción com­ple­ta de los restos mor­ta­les del Air­bus A320 que se es­tre­lló en los Alpes el pa­sa­do mar­tes se de­mo­ra­rá en­tre dos y cua­tro me­ses, an­tes de lo cual no se di­fun­di­rán re­sul­ta­dos a las fa­mi­lias. Así lo ex­pli­có ayer el co­ro­nel Fra­nçois Daoust, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Investigación Cri­mi­nal de la Gen­dar­me­ría fran­ce­sa (IRCGN).

Daoust, cu­yo cen­tro ana­li­za las mues­tras re­co­gi­das so­bre el te­rreno y las com­pa­ra con los da­tos fa­ci­li­ta­dos por las fa­mi­lias, sub­ra­yó tam­bién que los ex­per­tos no pue­den ga­ran­ti­zar que se va­ya a po­der iden­ti­fi­car a las 150 víc­ti­mas.

La pri­me­ra ope­ra­ción de re­cu­pe­ra­ción de restos hu­ma­nos en la zo­na don­de ca­yó el apa­ra­to, en los Alpes fran­ce­ses, ter­mi­na­rá a fi­na­les de es­ta se­ma­na, agre­gó el je­fe in­ves­ti­ga­dor.

Las dos se­ma­nas si­guien­tes se de­di­ca­rán a la re­co­gi­da de tro­zos de fu­se­la­je, y las dos pos­te­rio­res se des­ti­na­rán a ras­trear de nue­vo el lu­gar, de unas 2,5 hec­tá­reas de ex­ten­sión, pa­ra lo­ca­li­zar nuevos restos hu­ma­nos que pu­die­ran ha­ber que­da­do ocul­tos ba­jo ese ma­te­rial.

Las mues­tras hu­ma­nas per­ma­ne­cen en el la­bo­ra­to­rio mon­ta­do so­bre el te­rreno en la lo­ca­li­dad de Sey­ne- le­sAl­pes, que en­vía al IRCGN so­la­men­te un pe­que­ño ex­trac­to del que pue­da sa­car­se el ADN co­rres­pon­dien­te.

Cuan­do los ex­per­tos del ins­ti­tu­to dis­po­nen del re­sul­ta­do se lo co­mu­ni­can a sus com­pa­ñe­ros so­bre el te­rreno, pa­ra que jun­ten en un mis­mo sa­co mor­tuo­rio los restos co­rres­pon­dien­tes a esa in­for­ma­ción.

Has­ta el mo­men­to, han po­di­do ana­li­zar un to­tal de 400 mues­tras, con las que se han ais­la­do 78 ADN dis­tin­tos, pre­ci­só el co­ro­nel, quien sub­ra­yó que la iden­ti­fi­ca­ción com­ple­ta de ca­da víc­ti­ma re­quie­re de la com­pa­ra­ción de esos da­tos con los ofre­ci­dos por los fa­mi­lia­res.

Ese úl­ti­mo pro­ce­so, in­di­có, es lar­go y di­fí­cil, por­que de­be jun­tar da­tos mé­di­cos y den­ta­les de la víc­ti­ma, la des­crip­ción que ofrez­ca la fa­mi­lia con par­ti­cu­la­ri­da­des como ta­tua­jes o ci­ca­tri­ces, y el per­fil de ADN de fa­mi­lia­res como pa­dres o hi­jos.

Los in­ves­ti­ga­do­res dis­po­nen has­ta la fe­cha de una trein­te­na de ar­chi­vos “an­te mor­tem” com­ple­tos, y de otros 30 a los que to­da­vía les fal­tan al­gu­nos de esos pun­tos.

En to­tal, en las la­bo­res de re­co­gi­da y aná­li­sis de la in­for­ma­ción an­te­rior y pos­te­rior a la muer­te, se­gún Daoust, tra­ba­jan 79 per­so­nas, sin con­tar a los miem­bros de la Gen­dar­me­ría y de los equi­pos de se­gu­ri­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.