El hac­ker Se­púl­ve­da pi­de aco­ger­se a la JEP, ¿por qué?

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por OL­GA PA­TRI­CIA RENDÓN M.

El abo­ga­do del ca­so se­ña­ló que las fal­tas co­me­ti­das por su de­fen­di­do fue­ron co­ne­xas con el de­li­to po­lí­ti­co.

Ca­da vez au­men­ta más la in­quie­tud acer­ca de qué tan am­plio va a ser el có­di­go que re­gi­rá la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra la Paz. Es­ta vez el re­vue­lo es cau­sa­do por­que el hac­ker An­drés Fer­nan­do Se­púl­ve­da so­li­ci­tó for­mal­men­te aco­ger­se a esa jus­ti­cia, acor­da­da por el Go­bierno y las Farc pa­ra in­ves­ti­gar y san­cio­nar los más gra­ves de­li­tos co­me­ti­dos du­ran­te el con­flic­to ar­ma­do.

Los ana­lis­tas se­ña­la­ron que hay preo­cu­pa­ción acer­ca de qué tan am­plia va­ya a ser es­ta nue­va ju­ris­dic­ción.

Su abo­ga­do, Car­los To­ro, ra­di­có, an­te el Juz­ga­do Ter­ce­ro Pe­nal del Cir­cui­to de Eje­cu­ción de Pe­nas de Iba­gué, una so­li­ci­tud pa­ra que su clien­te sea be­ne­fi­cia­rio de la Ley de Am­nis­tía y que, por tan­to, le sea otor­ga­da la li­ber­tad con­di­cio­nal e in­me­dia­ta. Se­gún To­ro, “los de­li­tos co­me­ti­dos por Se­púl­ve­da fue­ron rea­li­za­dos co­ne­xos con el de­li­to po­lí­ti­co y en re­la­ción con el con­flic­to ar­ma­do co­lom­biano”.

¿De­li­to po­lí­ti­co?

Se­púl­ve­da fue con­de­na­do a 10 años de pri­sión por un juez de Bo­go­tá en abril del 2015, des- pués de ava­lar­se un preacuer­do en el cual acep­ta­ba su res­pon­sa­bi­li­dad en los de­li­tos de es­pio­na­je, con­cier­to pa­ra de­lin­quir agra­va­do, ac­ce­so abu­si­vo a un sis­te­ma in­for­má­ti­co, vio­la­ción de da­tos per­so­na­les y uso de soft­wa­re ma­li­cio­so.

Se­gún el abo­ga­do, su re­pre­sen­ta­do ac­tuó mo­ti­va­do por el “to­tal re­pu­dio” a los diá­lo­gos de paz que se ade­lan­ta­ban en­tre el Go­bierno y la gue­rri­lla de las Farc: “Las con­duc­tas pu­ni­bles que se en­ros­tra­ron a mi de­fen­di­do, fue­ron eje­cu­ta­das, ba­jo el in­flu­jo de la visión po­lí­ti­ca que el se­ñor Se­púl­ve­da Ar­di­la te­nía del con­flic­to ar­ma­do in­terno.

Fren­te a es­to, Da­vid Suá­rez, do­cen­te de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal de Ea­fit, di­jo que la JEP no se pue­de con­ver­tir en una “la­va­do­ra” o “as­pi­ra­do­ra” de to­do ti­po de de­li­tos; “eso se­ría arra­sar y anu­lar a la jus­ti­cia or­di­na­ria; y ese no era el pro­pó­si­to de la JEP. Se su­po­ne que es una jus­ti­cia ex­cep­cio­nal, ex­tra­or­di­na­ria, tran­si­cio­nal pa­ra el fin de un con­flic­to ar­ma­do. No es mul­ti­usos ni pa­ra to­do ti­po de de­li­tos, ni pa­ra to­do ti­po de per­so­nas”.

Tam­bién coin­ci­dió Fran­cis­co Bar­bo­sa, cons­ti­tu­cio­na­lis­ta de la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia, al ex­pli­car que lo del hac­ker es de­li­to co­mún. “Mu­cha gen­te tie­ne de­re­cho a pos­tu­lar­se a la JEP, aho­ra, que los jue­ces de­ter­mi­nen si en­tran o no en­tran es un asun­to que le com­pe­te a ellos, pe­ro, a la luz del Acuer­do, es­tá muy cla­ro que es­ta jus­ti­cia es pa­ra com­ba­tien­tes, pa­ra de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad o, en ca­so de que sean ci­vi­les, de­ben ha­ber par­ti­ci­pa­do o te­ner re­la­ción di­rec­ta con el con­flic­to ar­ma­do”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.