¿Qué apor­tan dos nue­vos ma­gis­tra­dos en la Cor­te?

El má­xi­mo en­te rec­tor de la Cons­ti­tu­ción vuel­ve a es­tar com­ple­to con la elec­ción de Cris­ti­na Par­do y Car­los Ber­nal. ¿Qué trae­rán es­tos dos ju­ris­tas pa­ra el al­to tri­bu­nal?

El Colombiano - - PORTADA - Por JU­LIÁN AMOROCHO BE­CE­RRA

Una ca­ra co­no­ci­da en Pre­si­den­cia, Cris­ti­na Par­do, y un aca­dé­mi­co, Car­los Ber­nal, in­te­gra­rán la Cor­te Constitucional, en re­em­pla­zo de Jor­ge Pre­telt y Ma­ría V. Ca­lle. Así que­da el al­to tri­bu­nal.

“Soy res­pe­tuo­sa de la ju­ris­pru­den­cia de la Cor­te, creo que el tra­ba­jo de la Cor­te ha edu­ca­do a to­do el país”. CRIS­TI­NA PAR­DO Ma­gis­tra­da de la Cor­te Constitucional “Co­sas que he es­cri­to han si­do apli­ca­das en otros paí­ses... es­ta es una opor­tu­ni­dad pa­ra po­ner­las al ser­vi­cio de mi país”. CAR­LOS BER­NAL Ma­gis­tra­do de la Cor­te Constitucional

Cris­ti­na Par­do pa­só los úl­ti­mos seis años la­bo­ran­do como se­cre­ta­ría ju­rí­di­ca de la Pre­si­den­cia, mien­tras tan­to, Car­los Ber­nal desa­rro­lló una fruc­tí­fe­ra ca­rre­ra aca­dé­mi­ca en de­re­cho que lo lle­vó a tra­ba­jar en car­gos do­cen­tes en Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia, In­gla­te­rra y Aus­tra­lia, en­tre otros paí­ses.

Es­tos dos per­fi­les, dis­tan­tes el uno del otro, fue­ron es­co­gi­dos ayer por el Se­na­do como los nue­vos ocu­pan­tes de los es­ca­ños de­ja­dos por Jor­ge Pre­telt y Ma­ría Vic­to­ria Ca­lle en la Cor­te Constitucional, má­xi­mo vi­gi­lan­te de la car­ta mag­na del país.

Los nue­vos ma­gis­tra­dos lle­gan en un mo­men­to en que es­te al­to tri­bu­nal tie­ne un re­to ma­yúscu­lo, con los ojos de to­do el país en­ci­ma, pues se­rá el en­car­ga­do de ve­lar por­que la apli­ca­ción del acuer­do de paz con las Farc no vio­le los lí­mi­tes de la Cons­ti­tu­ción.

“Vie­nen re­tos muy gran­des en ma­te­ria constitucional, por­que son más o me­nos 50 le­yes y 50 de­cre­tos los que ten­drán que re­vi­sar en el mar­co de la im­ple­men­ta­ción del Acuer­do”, ase­gu­ró el abo­ga­do, Juan Ma­nuel Charry, experto en de­re­cho constitucional.

Fren­te a am­bos per­fi­les, ase­gu­ró que Ber­nal “es mu­cho más aca­dé­mi­co y se pue­de es­pe­rar de él avan­ces en el de­re­cho a la igual­dad por­que es muy es­tu­dia­do en es­te te­ma”.

Mien­tras tan­to, fren­te a Par­do, “uno po­dría in­fe­rir una cer­ca­nía al Go­bierno y una de­fen­sa par­ti­cu­lar de la im­ple­men­ta­ción de los acuer­dos de páz, pe­ro, sin em­bar­go, son dos ma- gis­tra­dos que se iden­ti­fi­can con las lí­neas ju­ris­pru­den­cia­les de la Cor­te, en­ton­ces no ha­bría ma­yo­res cam­bios en esa lí­nea”.

Jus­ta­men­te re­sal­tó que por 13 años, Par­do fue ma­gis­tra­da au­xi­liar de es­ta mis­ma en­ti­dad don­de aho­ra ten­drá un asien­to en pro­pie­dad.

A su vez, el di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio Constitucional de la Uni­ver­si­dad Li­bre, Jor­ge Ken­neth Burbano, agre­gó que aho­ra que la Cor­te ya tie­ne a to­dos sus miem­bros en pro­pie­dad, de­be po­ner­se “a tono” con el Acuer­do de Paz, aun­que acla­ró que es­to “no sig­ni­fi­ca que de­be es­tar a fa­vor o en con­tra, sino es­tar aten­ta a ce­ñir­se a la car­ta mag­na y di­ri­gir­se a la bús­que­da de la jus­ti­cia y pro­tec­ción de la Cons­ti­tu­ción” en la im­ple­men­ta­ción.

No obs­tan­te, ase­gu­ró que los per­fi­les aca­dé­mi­cos “son im­por­tan­tes en es­ta ins­tan­cia, por­que al no te­ner in­cli­na­cio­nes po­lí­ti­cas se ga­ran­ti­za ma­yor in­de­pen­den­cia”.

“Los ciu­da­da­nos as­pi­ra­mos que la Cor­te si­ga con­ser­van­do la es­ta­bi­li­dad y re­suel­va va­rios te­mas di­fí­ci­les que se vie­nen pa­ra el país”, con­clu­yó el ju­ris­ta.

Des­pe­jan­do po­lé­mi­cas

Co­no­ci­da su cer­ca­nía al Go­bierno, re­cién se con­fir­mó su elec­ción, Cris­ti­na Par­do ad­mi­tió que en al­gu­nos te­mas re­fe­ren­tes al acuer­do de paz de­be­rá de­cla­rar­se im­pe­di­da, da­do que en su la­bor como se­cre­ta­ria ju­rí­di­ca de Pre­si­den­cia es­tu­vo vin­cu­la­da a te­mas como por ejem­plo el ‘Fast track’.

Pa­ra el ca­so de Car­los Ber­nal, hu­bo cues­tio­na­mien­tos por su con­di­ción de cristiano, lo que le va­lió el apo­yo de la se­na­do­ra li­be­ral, Vi­via­ne Mo­ra­les. Por ello, el nue­vo ma­gis­tra­do sa­lió al pa­so de los co­men­ta­rios: “Yo soy un li­bre pen­sa­dor, es­tu­dié en el Ex­ter­na­do y de­fien­do las li­ber­ta­des... de eso se da­rán cuen­ta en la ju­ris­pru­den­cia. Un juez ha­bla por sus sen­ten­cias”.

Sin em­bar­go, más allá de to­da polémica, se es­pe­ra que es­tos nue­vos ma­gis­tra­dos sean pro­ta­go­nis­tas en la ta­rea de ra­cio­na­li­zar los efec­tos eco­nó­mi­cos de los fa­llos de la Cor­te, da­do que al­gu­nos de es­tos ge­ne­ran cam­bios ad­mi­nis­tra­ti­vos que traen gas­tos no con­tem­pla­dos pa­ra el Es­ta­do.

La fe­cha en que am­bos ocu­pa­rán sus asien­tos en la Cor­te de­pen­de­rá de la agen­da del pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos, que de­be po­se­sio­nar­los. En­tre tan­to, el al­to tri­bu­nal con­ti­núa con sus fun­cio­nes con nor­ma­li­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.