La mu­gre de­te­rio­ra al Polideportivo de En­vi­ga­do

La fal­ta de man­te­ni­mien­to del prin­ci­pal com­ple­jo de­por­ti­vo de En­vi­ga­do alar­ma a sus vi­si­tan­tes.

El Colombiano - - METRO - Por DIE­GO ZAM­BRANO BE­NA­VI­DES

La can­cha del co­li­seo ubi­ca­do al in­te­rior del Polideportivo Sur de En­vi­ga­do es ideal pa­ra ju­gar ba­lon­ces­to o vo­lei­bol. Sin em­bar­go, lo com­pli­ca­do es en­con­trar un si­tio lim­pio en las gra­de­rías pa­ra sen­tar­se a dis­fru­tar ver es­tos de­por­tes, por­que son muy po­cas las que no es­tán lle­nas de ex­cre­men­tos de pa­lo­ma.

Por los rin­co­nes de los pa­si­llos del se­gun­do pi­so, de­trás de las gra­de­rías, hue­le a ori­nes, hay ra­yo­nes en las pa­re­des y en al­gu­nas sa­li­das, las tu­be­rías hu­me­de­cen los mu­ros, que en com­bi­na­ción con el pol­vo, no brin­dan con­di­cio­nes óp­ti­mas pa­ra los de­por­tis­tas y asis­ten­tes a es­te es­ce­na­rio de­por­ti­vo.

A es­ca­sos me­tros a las afue­ras del co­li­seo, los jue­gos in­fan­ti­les no tie­nen me­jor suer­te. To­dos los co­lum­pios es­tán ama­rra­dos de ca­de­nas a los tu­bos de me­tal que los sos­tie­nen, dando cuen­ta del es­ta­do de aban­dono en el que se en­cuen­tran.

Al in­te­rior del co­li­seo, al­gu­nas aca­de­mias de ar­tes mar­cia­les usan los es­pa­cios pa­ra sus en­tre­na­mien­tos. Jo­se Ma­nuel Mon­to­ya, ins­truc­tor de kung fu, di­jo que en enero, lue­go del pe­rio­do de va­ca­cio­nes, la si­tua­ción de su­cie­dad fue tan im­pac­tan­te que de­ci­ció tras­la­dar a su gru­po a otro lu­gar.

“Lla­ma­mos a la ad­mi­nis­tra­ción, pe­ro la res­pues­ta que die­ron fue que la em­pre­sa de aseo aún no re­gre­sa­ba de va­ca­cio­nes”, se­ña­ló Mon­to­ya.

Ade­más, co­men­tó que la si­tua­ción es más com­pli­ca­da lue­go de los con­cier­tos u otros even­tos pa­ra los que se usa el es­ce­na­rio, por­que mu­chos asis­ten­tes de­jan ba­su­ra ti­ra­da o se ori­nan en las pa­re­des.

Al­gu­nos de­por­tis­tas que usan el pa­si­llo del co­li­seo pa­ra tro­tar o ca­mi­nar, ma­ni­fes­ta­ron que en al­gu­nas oca­sio­nes se en­con­tra­ron has­ta con palomas muer­tas mien­tras le da­ban la vuel­ta al es­ce­na­rio.

So­le­dad Zabala, quien asis­tía al co­li­seo al me­nos cua­tro horas a la se­ma­na pa­ra en­tre­nar, afir­mó que aun­que el es­ce­na­rio es ideal pa­ra prac­ti­car de­por­tes, la fal­ta de man­te­ni­mien­to y de aseo po­dría ter­mi­nar per­ju­di­can­do la sa­lud de las per­so­nas. Aña­dió que esa fue una de las ra­zo­nes por las que de­jó de asis­tir a sus cla­ses en es­te lu­gar.

Res­pues­ta del In­der

El In­der de En­vi­ga­do, en­ti­dad en­car­ga­da de ad­mi­nis­trar el Polideportivo Sur, in­for­mó que has­ta el mo­men­to no tie­ne nin­gu­na que­ja ra­di­ca­da en el sis­te­ma, y que re­sol­ver el te­ma de los jue­gos in­fan­ti­les es al­go que to­ma­rá tiem­po.

“Ha­ce dos me­ses se hi­zo la so­li­ci­tud pa­ra ha­cer­les man­te­ni­mien­to, pe­ro como es­tán ubi­ca­dos en la zo­na don­de se cons­trui­ría un com­ple­jo acuá­ti­co, es­ta­mos es­pe­ran­do pa­ra sa­ber dón­de se­rían tras­la­da­dos y rem­pla­zar­los por unos nue­vos”, ase­gu­ró Gu­die­la Res­tre­po Uri­be, ge­ren­te del In­der de En­vi­ga­do.

En cuan­to al pro­ble­ma de las te­la­ra­ñas y la su­cie­dad que se acu­mu­la en el te­cho del co­li­seo, la fun­cio­na­ria ma­ni­fes­tó que es un te­ma pen­dien­te de tra­tar por­que han te­ni­do in­con­ve­nien­tes pa­ra co­ti­zar con al­gu­na em­pre­sa de aseo.

“La en­ti­dad que con­tra­te-

mos de­be te­ner cer­ti­fi­ca­ción de al­tu­ra y la ma­qui­na­ria ne­ce­sa­ria, pe­ro ade­más de­be ajus­tar­se a nues­tro pre­su­pues­to”, di­jo Res­tre­po.

Ade­más, la ge­ren­te se com­pro­me­tió a re­vi­sar el te­ma del aseo y po­ner al tan­to al personal des­ti­na­do pa­ra lim­piar es­te es­ce­na­rio de­por­ti­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.