LA CRI­SIS ES POR LA AVA­RI­CIA CA­PI­TA­LIS­TA, NO POR LAS PO­LÍ­TI­CAS SO­CIA­LIS­TAS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AL­BER­TO ARANGUIBEL Ana­lis­ta po­lí­ti­co ve­ne­zo­lano y mi­li­tan­te cha­vis­ta.

Si al­go ha ge­ne­ra­do ma­les­tar en­tre el pue­blo ve­ne­zo­lano en los úl­ti­mos años, es la in­men­sa li­ber­tad de ac­ción con la que cuen­tan los sec­to­res neo­li­be­ra­les que han ju­ga­do al fra­ca­so y al de­rri­ba­mien­to del pro­yec­to re­vo­lu­cio­na­rio me­dian­te la es­pe­cu­la­ción, la ma­ni­pu­la­ción cam­bia­ria, el aca­pa­ra­mien­to y con­tra­ban­do de pro­duc­tos esen­cia- les y de me­di­ci­nas, que el pue­blo ne­ce­si­ta. La cri­sis no es pro­duc­to de las po­lí­ti­cas so­cia­lis­tas, sino de la ava­ri­cia ca­pi­ta­lis­ta.

El Go­bierno de Ni­co­lás Ma­du­ro ha en­tre­ga­do su ma­yor es­fuer­zo en la lu­cha con­tra las dis­tor­sio­nes que esa ava­ri­cia ca­pi­ta­lis­ta le ge­ne­ra a la eco­no­mía na­cio­nal, pa­ra evi­tar a to­da cos­ta que esa cri­sis arra­se con las gran­des con- quis­tas so­cia­les al­can­za­das du­ran­te el pe­rio­do re­vo­lu­cio­na­rio.

Ve­ne­zue­la ne­ce­si­ta se­guir pro­fun­di­zan­do en la bús­que­da de la jus­ti­cia y la igual­dad so­cial que pro­pu­so Chá­vez, sin la pe­sa­da car­ga de las ré­mo­ras ca­pi­ta­lis­tas. Un nue­vo pro­ce­so Cons­ti­tu­yen­te, ba­sa­do en el Po­der Ori­gi­na­rio ejer­ci­do ple­na­men­te por el pue­blo, no es en for­ma al­gu- na una rec­ti­fi­ca­ción que pon­ga en ries­go los gran­des al­can­ces so­cia­les lo­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción de Ve­ne­zue­la, sino que es un avan­ce ne­ce­sa­rio pa­ra per­mi­tir­le a la mis­ma co­lo­car­se a tono con la nue­va reali­dad so­cial y eco­nó­mi­ca del país, mu­cho más ma­du­ra des­de el pun­to de vis­ta ideo­ló­gi­co e ins­ti­tu­cio­nal que ha­ce 18 años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.