EL AC­TO DE VI­VIR

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN PABLO PI­NE­DA AR­TEA­GA Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na Fa­cul­tad de Com. So­cial, 8° se­mes­tre pi­ne­dajpp13@gmail.com

Reír, llo­rar, can­tar, bai­lar, sal­tar, abra­zar… Esos son ver­bos, y como tal, ac­cio­nes. Son ac­tos que nos ha­cen hu­ma­nos, rea­li­za­dos en mo­men­tos que sen­ten­cian que lo somos. Esas pa­la­bras que ter­mi­nan en r se ajus­tan a los que­re­res, pe­sa­res y sa­be­res nues­tros, a lo que desea­mos y bus­ca­mos, a lo que ne­ce­si­ta­mos con in­ten­si­dad, a lo que re­que­ri­mos se­re­na­men­te. Son le­tras que con­fi­gu­ran vir­tu­des; gra­fos que con­ver­gen en sig­ni­fi­ca­dos me­ri­to­rios. Al fin y al ca­bo, ¿qué se­ría­mos si las pa­la­bras fue­ran so­lo le­tras sin ac­ción?

La muer­te, por su parte, es la ob­vie­dad fi­nal de la vi­da, el ajus­te que el des­tino nos ha­ce a to­dos cuan­do el re­loj ha con­clui­do sus vuel­tas obli­ga­to­rias. La muer­te es tam­bién la esen­cia in­ne­ga­ble de que somos hu­ma­nos, su­mi­dos en un há­li­to de fi­ni­tud que nos ator­men­ta du­ran­te gran parte de nues­tra exis­ten­cia, pe­ro que mar­ca, de igual mo­do, un im­pul­so crea­dor como po­cas co­sas lo per­mi­ten. Somos hu­ma­nos por­que mo­ri­mos, pe­ro lo somos más por el ras­tro que de­ja­mos an­tes de ir­nos.

Du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas la muer­te ha en­lu­ta­do a Co­lom­bia. En Mo­coa más de 300 com­pa­trio­tas fue­ron arras­tra­dos por la na­tu­ra­le­za al cul­men de sus días. Las lá­gri­mas no se hi­cie­ron es­pe­rar: esos de­ce­sos le­ja­nos ca­la­ron pro­fun­do en el sen­ti­mien­to de mi­llo­nes, que han mos­tra­do su so­li­da­ri­dad de to­das las ma­ne­ras, in­clu­so de las más sen­ci­llas y hu­mil­des. Esa ciudad del sur del país nos re­cor­dó su­ce­sos ya vi­vi­dos en tiem­po de ca­len­da­rios an­te­rio­res, nos re­cor­dó la­men­tos y en­se­ñan­zas que ya fue­ron rea­li­za­dos y apren­di­dos.

Sin em­bar­go, ese te­rreno pa­ra mu­chos es­con­di­do, nos avi­só nue­va­men­te que no so­lo hay muer­te en una na­ción que pa­re­ce­ría co­si­da a las lá­gri­mas. Mo­coa nos ha re­ve­la­do que te- ne­mos co­ra­zón y que la vi­da es un bien inalie­na­ble no por las de­cla­ra­cio­nes ju­rí­di­cas, sino por­que es un ob­je­ti­vo por el que lu­cha­mos con ahín­co, con la na­tu­ra­li­dad más en­co­na­da. Los acon­te­ci­mien­tos de es­tas se­ma­nas nos han ha­bla­do, nos han di­cho que la vi­da tam­bién nos ne­ce­si­ta a no­so­tros, que reír, llo­rar, can­tar, bai­lar, sal­tar o abra­zar pue­den ser un res­pi­ro fres­co en cli­mas de hu­mo­res pe­sa­dos, que no so­lo mo­rir nos ha­ce hu­ma­nos, que vi­vir tam­bién lo con­fir­ma

Mo­coa nos ha re­ve­la­do que te­ne­mos co­ra­zón y que la vi­da es un bien inalie­na­ble.

* Ta­ller de Opi­nión es un pro­yec­to de El Co­lom­biano, EA­FIT, U. de A. y UPB que bus­ca abrir un es­pa­cio pa­ra la opi­nión jo­ven. Las ideas ex­pre­sa­das por los co­lum­nis­tas del Ta­ller de Opi­nión son li­bres y de ellas son res­pon­sa­bles sus au­to­res. No com­pro­me­ten el pen­sa­mien­to editorial de El Co­lom­biano, ni las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes vin­cu­la­das con el pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.