¿Cor­ti­na de hu­mo en Ve­ne­zue­la?

El opo­si­tor ve­ne­zo­lano rea­pa­re­ció, por apa­ren­tes pro­ble­mas de sa­lud, en la es­ce­na po­lí­ti­ca de su país jus­to tras la po­lé­mi­ca pro­pues­ta de Cons­ti­tu­yen­te.

El Colombiano - - PORTADA - Por MARÍA VIC­TO­RIA CO­RREA EFE

Tras el ru­mor que se ex­pan­dió por los me­dios de la apa­ren­te gra­ve­dad en la sa­lud del lí­der Leo­pol­do López, la opo­si­ción se frag­men­ta. ¿Mue­ve así el ofi­cia­lis­mo sus fi­chas?

La ima­gen de Li­lian Tin­to­ri llo­ran­do en las puer­tas de la cár­cel mi­li­tar de Ra­mo Ver­de le dio la vuel­ta al con­ti­nen­te. De re­pen­te, la mu­jer fuer­te, ac­ti­vis­ta, que ha­bla du­ro an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que no se de­tie­ne con los ga­ses la­cri­mó­ge­nos; cam­bió y apa­re­ció des­tro­za­da re­cla­man­do ver a su es­po­so, el lí­der po­lí­ti­co Leo­pol­do López, quien, al pa­re­cer, en­tró al hos­pi­tal por in­to­xi­ca­ción.

Tras la es­ce­na de Li­lian y ca­si que al ins­tan­te, el dipu­tado del Par­ti­do So­cia­lis­ta, Dios­da­do Ca­be­llo, en­tre­gó una prue­ba de vi­da del lí­der opo­si­tor, quien en un vi­deo di­ce no en­ten­der “por qué se quie­re dar una fe de vi­da” su­ya.

Las lec­tu­ras de es­te epi­so­dio son di­ver­sas. La más re­cu­rren­te es que Tin­to­ri reac­cio­nó con sen­ti­mien­tos de es­po­sa y tras 30 días de no sa­ber de su pa­re­ja, se acer­có an­gus­tia­ba a bus­car no­ti­cias. Sin em­bar­go, los ana­lis­tas van más allá y plan­tea­ron que la mu­jer no se de­bió des­com­po­ner an­te los me­dios y, por el con­tra­rio, tu­vo que mos­trar for­ta­le­za por una in­for­ma­ción que no se lo­gró con­fir­mar, que fue un ru­mor y que, en con­se­cuen­cia, no era per­ti­nen­te un show me­diá­ti­co .

¿Por qué? Se­gún los ex­per­tos, en me­dio de la con­vul­sión de los días re­cien­tes que de­ja 36 muer­tos en las prin­ci­pa­les ca­lles del país —se­gún el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co—, la opo­si­ción de­bió mos­trar­se fuer­te. Por eso, no se des­car­ta que el ru­mor ha­ya cre­ci­do or­ques­ta­do por el ofi­cia­lis­mo ya que se lo­gró cam­biar el fo­co de aten­ción del lla­ma­do a una Cons­ti­tu­yen­te a la sa­lud de López.

En con­se­cuen­cia, con la ima­gen de Tin­to­ri se evi­den- ció que lo que pa­re­cía una es­tra­te­gia de la mis­ma opo­si­ción pa­ra pre­sio­nar por una vi­si­ta a Leo­pol­do, ter­mi­nó ra­ti­fi­can­do que el go­bierno tie­ne el ti­món y con­tro­la los pa­sos de la opo­si­ción.

Ma­nio­bras políticas

El po­li­tó­lo­go de la Uni­ver­si­dad de la Sa­ba­na, Cris­tian Rojas, fue de los que ad­vir­tió que no es un pan­ta­lla­zo de la opo­si­ción ya que, efec­ti­va­men­te tie­ne sen­ti­do que Tin­to­ri reac­cio­ne con preo­cu­pa­ción. Se­ña­ló que lo que no su­ce­de en un país de­mo­crá­ti­co es que una prue­ba de vi­da (la de Leo­pol­do) se pre­sen­te co­mo un triun­fo po­lí­ti­co, co­mo lo hi­zo el dipu­tado Ca­be­llo, quien “de la na­da, di­jo que a López se le pue­de ex­ten­der la con­de­na”.

Es de ano­tar, que el po­lí­ti­co ofi­cia­lis­ta di­jo, pun­tual­men­te, que Leo­pol­do “es­tá allá en su cue­va, me­ti­do, co­mo de­be ser por los pró­xi­mos 13 años y los que ven­gan des­pués, co­mo de­be ser, por ase­sino”.

La ex­per­ta en mar­ke­ting po­lí­ti­co y cam­pa­ñas elec­to­ra­les ve­ne­zo­la­nas, Ana María Oso­rio, re­la­tó que cuan­do vio la es­ce­na de Tin­to­ri se le eri­zo la piel y no de­jó de pen­sar que la que es­ta­ba ahí re­cla­man­do in­for­ma­ción era la es­po­sa y no la lí­der: “Ob­via­men­te, ella no pier­de su ca­li­dad de ser hu­mano, no po­día­mos pe­dir­le que no sin­tie­ra an­gus­tia. Pe­ro las­ti­mo­sa­men­te al go­bierno le con­ve­nía que ella mos­tra­ra ese ni­vel de preo­cu­pa­ción pa­ra des­pués sa­lir a de­cir que no pa­só na­da y de­jar­la ex­pues­ta. Fue una es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción que de­ja al ciu­da­dano con mu­chas du­das frente al ac­tuar de am­bos sec­to­res”.

Tras cua­tro días de que el te­ma de la Cons­ti­tu­yen­te ocu-

pa­ra to­da la aten­ción na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal y con un Leo­pol­do bas­tan­te des­fi­gu­ra­do de la es­ce­na na­cio­nal, era ne­ce­sa­rio, ex­pli­có Oso­rio, que apa­re­cie­ra no so­lo pa­ra ba­jar la ten­sión sino por­que al go­bierno le con­vie­ne di­vi­dir a los con­tra­dic­to­res.

Des­ta­có que aho­ra nin­gu­na fi­gu­ra opo­si­to­ra sa­le en los me­dios con ac­cio­nes con­tun­den­tes que va­yan más allá de las ma­ni­fes­ta­cio­nes de ca­lle y que por esa ra­zón, no se des­car­ta, tam­po­co que es­ta sea una ju­ga­da de ellos mis­mos pa­ra mos­trar­se en un es­ce­na­rio dis­tin­to al de las úl­ti­mas se­ma­nas. “No hay ra­zón pa­ra que un go­bierno que tie­ne ni­ve­les de po­pu­la­ri­dad del 20 por cien­to se man­ten­ga en el po­der, y lo que ha­ce es ju­gar con las cartas que tie­ne en un es­ce­na­rio en el que la opo­si­ción no tie­ne una lec­tu­ra cer­te­ra de la si­tua­ción po­lí­ti­ca y mu­cho me­nos una es­tra­te­gia pa­ra re­cu­pe­rar el po­der”.

Víctor Mi­ja­res, pro­fe­sor del De­par­ta­men­to de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les de la Fa­cul­tad de Ciencias Políticas de la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, di­jo que tras es­te dra­ma lo que se bus­ca es tra­tar de cam­biar el rum­bo de la dis­cu­sión, al me­nos, en el plano in­ter­na­cio­nal des­de paí­ses co­mo Co­lom­bia y Es­ta­dos Uni­dos. “Lo que pa­sa en Ve­ne­zue­la no es­tá ca­rac­te­ri­za­do por la trans­pa­ren­cia y tie­ne que ver con la au­to­cen­su­ra de los me­dios. El pro­ble­ma de la opo­si­ción es que hay mu­chas opo­si­cio­nes”, se­ña­ló

FO­TO EFE FO­TO

La lí­der Li­lian Tin­to­ri a su lle­ga­da a la cár­cel mi­li­tar en la no­che del miér­co­les, so­li­ci­tan­do in­for­ma­ción de su es­po­so. Leo­pol­do López en la prue­ba de vi­da del go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.