EDI­TO­RIAL

El pro­yec­to de Ley de tie­rras ge­ne­ra se­rias preo­cu­pa­cio­nes so­bre el desa­rro­llo de la pro­pie­dad pri­va­da y la li­bre em­pre­sa en el cam­po. El pro­gre­so ru­ral re­quie­re aca­bar con las in­cer­ti­dum­bres que fre­nan la in­ver­sión.

El Colombiano - - PORTADA - ESTEBAN PARÍS

“El pro­yec­to de Ley de tie­rras ge­ne­ra se­rias preo­cu­pa­cio­nes so­bre el desa­rro­llo de la pro­pie­dad pri­va­da y la li­bre em­pre­sa en el cam­po. El pro­gre­so ru­ral re­quie­re aca­bar con las in­cer­ti­dum­bres que fre­nan la in­ver­sión”.

El Go­bierno Na­cio­nal pre­sen­tó a con­si­de­ra­ción de los di­fe­ren­tes ac­to­res eco­nó­mi­cos y so­cia­les del país el bo­rra­dor del pro­yec­to de Ley so­bre la tie­rra ru­ral.

Con es­te pro­yec­to, que tie­ne por ob­je­to “es­ta­ble­cer el mar­co nor­ma­ti­vo pa­ra la im­ple­men­ta­ción de la po­lí­ti­ca de or­de­na­mien­to so­cial de la pro­pie­dad ru­ral en Co­lom­bia”, se es­tá dan­do cum­pli­mien­to a lo es­ta­ble­ci­do en el Acuer­do de Paz fir­ma­do con las Farc y, en par­ti­cu­lar, se re­fie­re al punto uno de di­cho Acuer­do de­no­mi­na­do la Re­for­ma Ru­ral In­te­gral (RRI).

Pre­ci­sa­men­te, un as­pec­to cru­cial de es­ta Re­for­ma es el te­ma de la tie­rra que, ade­más de ser un asun­to his­tó­ri­ca­men­te sen­si­ble en el país, fue ob­je­to de crí­ti­cas no so­lo des­de que se co­no­cie­ron los pri­me­ros bo­rra­do­res de la RRI sino tam­bién cuan­do se dio a co­no­cer el tex­to del Acuer­do de La Ha­ba­na.

Es­tos re­pa­ros y ob­ser­va­cio­nes per­mi­tie­ron que en el Acuer­do Fi­nal se acla­ra­ran mu­chos as­pec­tos aso­cia­dos con el te­ma de la tie­rra agro­pe­cua­ria y ru­ral y, en par­ti­cu­lar, con la even­tual vul­ne­ra­ción del de­re­cho de pro­pie­dad pri­va­da de la tie­rra y el desa­rro­llo de la li­bre em­pre­sa en el cam­po.

Sin em­bar­go, a juz­gar por las reac­cio­nes ex­pre­sa­das por los prin­ci­pa­les gre­mios agro­pe­cua­rios y agroin­dus­tria­les so­bre el pro­yec­to de Ley de tie­rras (que, en­tre otras co­sas, es­tá en pro­ce­so de so­cia­li­za­ción por par­te del Go­bierno), nue­va­men­te se ge­ne­ran du­das y preo­cu­pa­cio­nes so­bre la le­gi­ti­mi­dad de la pro­pie­dad pri­va­da de la tie­rra ru­ral y el apro­ve­cha­mien­to pro­duc­ti­vo de es­te re­cur­so.

Aun­que en el ar­tícu­lo se­gun­do del pro­yec­to de Ley se de­fi­ne qué se en­tien­de por el or­de­na­mien­to so­cial de la pro­pie­dad ru­ral y se es­ta­ble­ce que es­te “pro­mue­ve la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca de los de­re­chos de uso y pro­pie­dad so­bre la tie­rra”, asun­to es­te que es cru­cial pa­ra el desa­rro­llo de la pro­duc­ción pri­va­da en el cam­po y en par­ti­cu­lar del mer­ca­do de tie­rras ru­ra­les, hay en el ar­ti­cu­la­do otros acá­pi­tes que ge­ne­ran in­quie­tu­des y sus­pi­ca­cias.

En par­ti­cu­lar, preo­cu­pan las con­se­cuen­cias le­ga­les y prác­ti­cas que se pue­den de­ri­var de la apli­ca­ción del prin­ci­pio (con­te­ni­do en el ar­tícu­lo cuar­to) de­no­mi­na­do “In­te­rés Ge­ne­ral” y en el que se se­ña­la que las ac­cio­nes y las nor­mas en lo re­la­cio­na­do con el or­de- na­mien­to so­cial de la pro­pie­dad ru­ral “tie­nen por fi­na­li­dad el bien co­mún” y, por lo tan­to, “el bie­nes­tar co­lec­ti­vo pri­ma so­bre el bie­nes­tar par­ti­cu­lar”.

Se di­ce ade­más que, pa­ra ga­ran­ti­zar el cum­pli­mien­to de es­te prin­ci­pio, se ha­ce “le­gí­ti­ma la apli­ca­ción de me­di­das, in­clu­so so­bre la pro­pie­dad de la tie­rra […] con pleno res­pe­to del or­den cons­ti­tu­cio­nal y le­gal vi­gen­te”.

Aun­que el se­gun­do prin­ci­pio ha­bla de que el desa­rro­llo in­te­gral del cam­po re­quie­re del “ade­cua­do balance en­tre las di­fe­ren­tes for­mas de pro­duc­ción exis­ten­tes” co­mo son la pe­que­ña pro­duc­ción y la co­mer­cial a es­ca­la, es cla­ro que pa­ra ha­cer reali­dad es­te prin­ci­pio se tie­ne que ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca de la pro­pie­dad y la te­nen­cia de la tie­rra.

Mien­tras no ha­ya cla­ri­dad so­bre los de­re­chos de pro­pie­dad y uso de la tie­rra es muy di­fí­cil que flu­ya la in­ver­sión pri­va­da (de pe­que­ños y gran­des agri­cul­to­res), la que cons­ti­tu­ye, en una eco­no­mía de mer­ca­do, el mo­tor del cre­ci­mien­to y el desa­rro­llo ru­ral.

Por tan­to, el Go­bierno y el Con­gre­so le de­ben ase­gu­rar al país que, a tra­vés de la Ley de Tie­rras, efec­ti­va­men­te se pro­mo­ve­rá, a tra­vés de la in­ver­sión pri­va­da, el pro­gre­so ru­ral

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.