Nueva tem­po­ra­da de la se­rie Sen­se8 lle­ga a Net­flix.

Ocho des­co­no­ci­dos, re­si­den­tes en dis­tin­tas par­tes del mun­do, com­par­ten sus men­tes y un enemi­go que po­dría lle­var­los a la lo­cu­ra.

El Colombiano - - PORTADA - Por NEL­SON MAT­TA CO­LO­RA­DO

Pe­lear, amar, go­zar y su­frir en cua­tro con­ti­nen­tes al mis­mo tiem­po es una fan­ta­sía po­si­ble pa­ra los per­so­na­jes de Sen­se8. La se­rie de Net­flix es­tre­na hoy su se­gun­da tem­po­ra­da, que po­drá ser vis­ta en cien paí­ses a tra­vés de in­ter­net. En los nue­vos epi­so­dios, el pú­bli­co co­no­ce­rá más a fon­do los po­de­res que en­tre­la­zan las men­tes de ocho des­co­no­ci­dos, y los al­can­ces de la si­nies­tra or­ga­ni­za­ción que los quie­re ca­zar.

Al­fon­so He­rre­ra y Mi­guel Sil­ves­tre, dos de los pro­ta­go­nis­tas, hablan de sus per­so­na­jes, Her­nan­do y Li­to. ¿Qué pa­sa­rá con la vi­da de es­tos ho­mo­se­xua­les, lue­go de que su no­viaz­go que­dó al des­cu­bier­to en la pri­me­ra tem­po­ra­da?

Ima­gi­ne po­der co­nec­tar­se men­tal­men­te con una per­so­na que vi­va en otra par­te del pla­ne­ta, y com­par­tir con ella las me­mo­rias, los sen­ti­mien­tos, ta­len­tos y frus­tra­cio­nes. ¿A quién es­co­ge­ría?

Es­ta po­si­bi­li­dad es­tá plas­ma­da en la tra­ma de Sen­se8, la po­pu­lar se­rie de cien­cia fic­ción de Net­flix, que hoy es­tre­na su se­gun­da tem­po­ra­da.

El pro­yec­to fue crea­do por las her­ma­nas La­na y Lilly Wa

chows­ki, quie­nes ya ha­bían ex­plo­ta­do el con­cep­to de las men­tes in­ter­co­nec­ta­das con la tri­lo­gía de Ma­trix (1999-2003) y El atlas de las nu­bes (2012).

En Sen­se8, ocho per­so­nas de dis­tin­tos orí­ge­nes (Ale­ma­nia, Is­lan­dia, Áfri­ca, Mé­xi­co, Co­rea del Sur, In­dia y dos de EE.UU.) des­cu­bren que tie­nen la ha­bi­li­dad de co­nec­tar­se men­tal­men­te, lo que las con­vier­te en una co­mu­ni­dad fra­ter­nal, que ter­mi­na lu­chan­do con­tra una vio­len­ta or­ga­ni­za­ción clan­des­ti­na que pre­ten­de arre­ba­tar­les ese don.

El éxi­to del show no so­lo es­tá en su es­pec­ta­cu­lar pro­duc­ción, que in­vier­te cer­ca de 9 mi­llo­nes de dó­la­res por ca­pí­tu­lo, ni en sus gra­tos es­ce­na­rios o se­cuen­cias de ac­ción al es­ti­lo de Holly­wood. Su ver­da­de­ro po­der ya­ce en las te­má­ti­cas, que ex­plo­tan con sen­ti­do crí­ti­co va­rias de las po­lé­mi­cas más ac­tua­les de la so­cie­dad, co­mo la re­li­gión, las dro­gas, el cri­men or­ga­ni­za­do y la di­ver­si­dad se­xual.

EL CO­LOM­BIANO en­tre­vis­tó en Mia­mi, Es­ta­dos Uni­dos, a dos miem­bros del elen­co: el me­xi­cano Al­fon­so He­rre­ra y el es­pa­ñol Mi­guel Án­gel Sil

ves­tre. En la se­rie in­ter­pre­tan a una pa­re­ja de no­vios, com­pues­ta por el pro­fe­sor de ar­tes Her­nan­do de la Fuente (Al­fon­so) y el ac­tor Li­to Ro­drí­guez (Mi­guel Án­gel).

En la tra­ma, Li­to te­me que su ca­rre­ra ac­to­ral se va­ya a pi­que si el pú­bli­co sa­be de su ho­mo­se­xua­li­dad. Al fi­nal de la pri­me­ra tem­po­ra­da, su ro­man­ce con Her­nan­do es des­cu­bier­to, ge­ne­ran­do una cri­sis en la vi­da de los per­so­na­jes. En la se­gun­da tem­po­ra­da ve­re­mos qué ocu­rre con ellos y los de­más “sen­sa­tes”.

¿Qué re­tos vie­nen pa­ra Li­to, aho­ra que to­dos sa­ben que es gay?

Mi­guel: “Le pa­sa­rán co­sas bue­nas y ma­las. Bue­nas, por­que cuan­do al­guien pue­de vi­vir con li­ber­tad sus de­seos, es más fe­liz, no va en con­tra de lo que sien­te; pe­ro tam­bién pa­sa­rán co­sas ne­ga­ti­vas, yo ven­go de un país don­de an­tes ha­bía re­pre­sión con los Lgtbi, en la dic­ta­du­ra es­pa­ño­la, y to­da­vía existe una gran re­pre­sión. Mu­cha gen­te se sen­ti­rá iden­ti­fi­ca­da con lo que van a ver”.

En la pri­me­ra tem­po­ra­da mu­cha gen­te se que­dó en las anéc­do­tas eró­ti­cas, pe­ro la tra­ma va más allá. ¿Cuál es el men­sa­je que es­te show quie­re com­par­tir?

Al­fon­so: “Hoy más que nun­ca ne­ce­si­ta­mos his­to­rias que enal­tez­can y aplau­dan la di­ver­si­dad, y más por la co­yun­tu­ra que es­ta­mos vi­vien­do, cuan­do ideas bas- tan­te ma­ca­bras se es­tán ges­tan­do al­re­de­dor del mun­do y en es­te país (EE.UU.), y creo que es­ta his­to­ria ce­le­bra la di­ver­si­dad sin im­por­tar cuál sea tu gé­ne­ro, ra­za o in­cli­na­ción se­xual. Es­ta his­to­ria es más que ne­ce­sa­ria, plan­tean­do con­tras­tes de las di­fe­ren­tes ciu­da­des y cul­tu­ras, y de có­mo to­dos es­ta­mos in­ter­co­nec­ta­dos”.

¿De qué for­ma se pre­pa­ró en lo ac­to­ral pa­ra ma­ne­jar las es­ce­nas de in­ti­mi­dad con otro hom­bre?

Al­fon­so: “De la mis­ma for­ma en que pue­des abor­dar cual­quier otra es­ce­na, al fi­nal de cuen­tas son dos per­so­nas que se aman pro­fun­da­men­te y na­da más, con na­tu­ra­li­dad, la ban­de­ra de es­ta se­rie es el amor, y hay que tra­tar de plas­mar eso”.

Al prin­ci­pio se vio una re­la­ción muy có­mi­ca, pe­ro lue­go fue evo­lu­cio­nan­do a al­go más se­rio...

Mi­guel: “La­na (Wa­chowsky, la co­di­rec­to­ra) me di­jo que es­tá can­sa­da de que los per­so­na­jes Lgtbi se cuen­ten en ci­ne de una for­ma cli­ché y ator­men­ta­da. Ella no que­ría con­tar el tor­men­to, sino la ce­le­bra­ción, y me di­jo: ‘en al­gún mo­men­to te voy a pe­dir co­sas que aun­que no te sue­nen que son reali­dad, pa­ra mí es una ma­ne­ra de ex­pre­sar mi ar­te, así que en al­gu­nos mo­men­tos que te pa­rez­can muy se­rios, te pe­di­ré que lo ha­gas de for­ma có­mi­ca’. Ella no quie­re ver más per­so­na­jes tor­tu­ra­dos”.

En la se­rie us­ted es un ac­tor que re­pre­sen­ta a otro ac­tor, ¿dis­fru­ta esa si­tua­ción?

Mi­guel: “Pa­ra mí es la par­te más di­ver­ti­da, cuan­do ten­go que ha­cer del ac­tor que ac­túa. Li­to no es un gran ac­tor, es un ac­tor de te­le­no­ve­la, es un po­co so­bre­ac­tua­do. Me la pa­so muy bien ha­cien­do las es­ce­nas don­de Li­to ne­ce­si­ta ayu­dar­les a ellos (los de­más per­so­na­jes) y lo ha­ce ac­tuan­do con in­ten­si­dad, aun­que so­bre­ac­tua­do”. ¿Creen que es po­si­ble una co­ne­xión con otras men­tes co­mo pro­po­ne la se­rie, y con qué men­te qui­sie­ran es­tar in­ter­co­nec­ta­dos? Al­fon­so: “Me gus­ta­ría sa­ber qué es­tá pen­san­do Lio­nel Mes

si cuan­do tie­ne la pe­lo­ta y es­tá fue­ra del área, ¿qué es lo que ha­rá? Aden­trar­me en esa ca­be­za por cin­co se­gun­dos y ver có­mo la va a re­sol­ver. Di­cen que un crack re­quie­re al­gu­nas mi­lé­si­mas de se­gun­do pa­ra de­fi­nir la ju­ga­da, de­ci­dir diez o sie­te ju­ga­das; un jugador pro­me­dio ha­ce tres y un crack ha­ce sie­te. Yo com­par­to la hi­pó­te­sis de es­ta se­rie, de al­gu­na for­ma hay una res­pon­sa­bi­li­dad en tus ac­tos y cuan­do tú los ha­ces re­per­cu­te en tu al­re­de­dor”.

Mi­guel: “Quie­ro pen­sar que sí, y me en­can­ta­ría co­nec­tar­me con Meryl Streep, es bri­llan­te, es­toy enamo­ra­do de ella. Con Phi­lip Sey­mour Hoff­man, Fe­de­ri­co García Lor­ca y Wi­lliam Sha­kes­pea­re. Y yo to­da la vi­da he que­ri­do ser tenista, me gus­ta­ría co­nec­tar­me con Ra­fael Na­dal en la fi­nal de Ro­lland Ga­rros, en un match point. Y ga­nar­lo yo” ■ *Por in­vi­ta­ción de Net­flix.

FO­TO NET­FLIX

FO­TO NET­FLIX

Al­fon­so He­rre­ra (izq.) y Mi­guel Sil­ves­tre, in­ter­pre­tan­do a sus per­so­na­jes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.