El es­cri­tor San­tia­go Ron­ca­glio­lo y su pa­sión por el mie­do.

San­tia­go Ron­ca­glio­lo, en su pa­so por Co­lom­bia, ha­bló de su li­bro La no­che de los al­fi­le­res y de los jó­ve­nes que se acer­can a la lec­tu­ra.

El Colombiano - - PORTADA - Por CLAU­DIA ARAN­GO HOL­GUÍN

Ape­sar de ser un es­cri­tor re­co­no­ci­do, de des­pla­zar­se de fe­ria en fe­ria y de te­ner una vi­da que va en­tre los via­jes, las en­tre­vis­tas y las pre­sen­ta­cio­nes de sus no­ve­las, el pe­ruano San­tia­go Ron­ca­glio­lo sa­ca tiem­po pa­ra es­cri­bir así sea un pá­rra­fo dia­rio. To­do el día pien­sa en re­dac­tar, no im­por­ta si es­tá en un ho­tel, un ae­ro­puer­to o su ca­sa. Es su ofi­cio, su vi­da, su sa­via. Es­tu­vo en la Fil­bo en Bo­go­tá, hablando de su no­ve­la La no­che de los al­fi­le­res.

¿Qué tie­ne el li­bro de su ado­les­cen­cia?

“Cre­cí en esos años en una ciu­dad vio­len­ta, en un co­le­gio de hom­bres, don­de ser di­fe­ren­te te con­ver­tía en víc­ti­ma de aco­so. Los pro­ta­go­nis­tas de es­ta no­ve­la es­tán tra­tan­do de re­ve­lar­se con­tra las co­sas so­bre las cua­les yo nun­ca me re­ve­lé: el aco­so, la pro­fe­so­ra au­to­ri­ta­ria, la ciu­dad lle­na de bom­bas, etc. To­dos es­tán car­ga­dos de ra­bia e in­sa­tis­fac­ción y can­sa­dos de aguan­tar”.

¿De quié­nes tra­ta el li­bro?

“Son cua­tro chi­cos, ca­da uno de ellos con una si­tua­ción fa­mi­liar par­ti­cu­lar, so­bre to­do con fi­gu­ras pa­ter­nas dé­bi­les, frá­gi­les o inexis­ten­tes. Han lle-

ga­do a la edad de ser hom­bres en un mun­do que les exi­ge ser ma­chos y no sa­ben co­mo ha­cer nin­gu­na de las dos co­sas, so­lo se tie­nen unos a otros”.

Pe­ro se ba­só en ami­gos su­yos, ¿ellos le di­je­ron al­go?

“No, no creen que sean ellos. Es par­ti­cu­lar ver co­mo sa­ben quié­nes son los de­más pe­ro in­di­vi­dual­men­te nin­guno cree que sea un per­so­na­je y pre­fie­ro no ex­pli­car­lo pa­ra man­te­ner la amis­tad”.

¿Qué re­la­ción tie­ne con el mie­do?

“Yo cre­cí con mie­do, en una so­cie­dad en la que po­día ex­plo­tar una bom­ba o te po­dían dis­pa­rar. Ha­bía ca­dá­ve­res en la ca­lle. Lo que te­nía que ver con mi vi­da eran los th­ri­ller, las pe­lí­cu­las de zom­bie, ase­si­nos en se­rie, eso sen­tía to­dos los días”.

Una co­sa es ha­ber vi­vi­do con mie­do y otra plas­mar­lo en una no­ve­la...

“Es­cri­bi­mos pa­ra co­mu­ni­car có­mo nos sen­ti­mos, nues­tro vo­ca­bu­la­rio emo­cio­nal es muy re­du­ci­do. Ha­ce­mos his­to­rias pa­ra que el lec­tor vi­va en ellas, vi­va lo que vi­ven los per­so­na­jes y sien­tan lo que sen­ti­mos. En el fon­do to­do li­bro es un gri­to de so­le­dad, un in­ten­to de­ses­pe­ra­do por­que al­guien afue­ra sien­ta lo mis­mo que sien­tes tú y co­mo no bas­ta de­cir ten­go mie­do, creas una his­to­ria pa­ra que él sien­ta el mie­do que sien­tes tú”.

El mie­do es su iden­ti­dad...

“Con el tiem­po me em­pe­zó a gus­tar usar el gé­ne­ro pa­ra ha­cer his­to­rias que no pue­das sol­tar, que es­tés an­gus­tia­do por sa­ber qué pa­sa con los pro­ta­go­nis­tas, que quie­ras se­guir le­yen­do to­do el tiem­po y tam­bién que ha­blen de los gran­des te­mas de la li­te­ra­tu­ra que siem­pre leí, de la so­le­dad de los mo­men­tos his­tó­ri­cos, de los gran­des te­mas hu­ma­nos co­mo la muer­te y el amor”.

¿Có­mo ve a los lec­to­res en Amé­ri­ca La­ti­na?

“En los úl­ti­mos años ha ha­bi­do una re­vo­lu­ción de los lec­to­res que an­tes no ha­bía y em­pie­zan a apa­re­cer aho­ra muy jó­ve­nes. Es­ta es la pri­me­ra ge­ne­ra­ción en la que to­dos han ido al co­le­gio y eso es­tá crean­do po­co a po­co más lec­to­res. Veo en las fe­rias a mu­cha gen­te jo­ven, fres­ca, sin pre­con­cep­tos de lo que de­be­ría leer. Hay de to­dos los te­mas y mu­cha gen­te jo­ven se acer­ca a los gé­ne­ros y por lo tan­to a los li­bros”.

Fal­ta mu­cho pa­ra que se lean más li­bros...

“Lo mas im­por­tan­te en la edu­ca­ción es reivin­di­car la lec­tu­ra co­mo un pla­cer y si los chi­cos dis­fru­tan le­yen­do se con­ver­ti­rá un hábito. La es­cue­la ha ser­vi­do pa­ra que los jó­ve­nes odien los li­bros, les dan a leer co­sas que no en­tien­den y se frus­tran. Ese error crea enemi­gos de los li­bros y no lec­to­res. Na­die tie­ne que ex­pli­car por qué es di­ver­ti­do ver un par­ti­do de fút­bol o te­ner se­xo, lo ha­ces si te gus­ta y con los li­bros hay que es­co­ger las lec­tu­ras que ha­gan dis­fru­tar”

FO­TO COL­PREN­SA

San­tia­go Ron­ca­glio­lo ha es­cri­to li­bros co­mo Abril ro­jo y Tan cer­ca de la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.