“So­mos una so­cie­dad en­fer­ma”

Así lo di­ce Cris­ti­na Pla­zas, di­rec­to­ra del ICBF, en­ti­dad que abrió en tres me­ses 2.413 pro­ce­sos por abu­sos.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por SAN­TIA­GO VA­LEN­ZUE­LA

El cri­men de Sa­ra, una ni­ña de tres años ase­si­na­da y abu­sa­da se­xual­men­te en Ar­me­ro, To­li­ma, fue la úl­ti­ma his­to­ria que con­mo­cio­nó a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. An­tes, la agenda es­ta­ba co­pa­da por el fe­mi­ni­ci­dio de Yu­lia­na, ase­si­na­da y vio­la­da por Ra­fael Uri­be No­gue­ra, hoy con­de­na­do a 51 años y ocho me­ses de pri­sión.

Se pue­den lla­mar Sa­ra, Yu­lia­na, Na­ta­lia o María, pe­ro al fi­nal ellas re­pre­sen­tan uno de los 23 ca­sos de abu­sos con­tra me­no­res de edad que se pre­sen­tan ca­da día en el país, se­gún es­ta­dís­ti­cas del Ins­ti­tu­to Co­lom­biano de Bie­nes­tar Fa­mi­liar (ICBF).

De acuer­do con es­te ins­ti­tu­to, du­ran­te el año 2016 hu­bo 11.000 pro­ce­sos abier­tos por ca­sos de ni­ños y ni­ñas víc­ti­mas de vio­len­cia se­xual. Des­pués de Bo­go­tá, en don­de se re­gis­tra­ron 2.308 pro­ce­sos, es­tán Cun­di­na­mar­ca y An­tio­quia, con 682 y 614 ca­sos res­pec­ti­va­men­te.

En­tre enero y mar­zo de 2017, las ten­den­cias de las ci­fras se sos­tie­nen: van 2.413 pro­ce­sos, de los cua­les Bo­go­tá re­por­tó 506 y An­tio­quia 110. En diá­lo­go con EL CO­LOM­BIANO, la di­rec­to­ra del ICBF, Cris­ti­na Pla­zas, ex­pli­có que el 87 % de los ca­sos ocu­rren en las ca­sas y que, aún más preo­cu­pan­te, en el 95 % de los abu­sos el agre­sor es cer­cano al ni­ño.

Existe la per­cep­ción de que los ca­sos de abu­so se­xual y fe­mi­ni­ci­dio van en au­men­to...

“Las ci­fras se man­tie­nen. Lo cier­to es que es­ta­mos vi­vien­do la mis­ma si­tua­ción del año pa­sa­do y cree­mos que es un pro­ble­ma del país y del mun­do en­te­ro. Es una si­tua­ción que se presenta in­clu­so en los paí­ses desa­rro­lla­dos y la ra­zón es que a los go­ber­nan­tes se les ol­vi­dó in­ver­tir en el nú­cleo de la so­cie­dad, que es la fa­mi­lia. A la so­cie­dad tam­bién se le ol­vi­dó in­ver­tir en la fa­mi­lia”.

¿Es de­cir que Co­lom­bia no in­vier­te lo su­fi­cien­te?

“To­tal­men­te, so­mos una so­cie­dad en­fer­ma. No­so­tros des­de el Go­bierno es­ta­mos tra­ba­jan­do en el componente de fa­mi­lia, de he­cho es prio­ri­ta­rio en to­dos nues­tros pro­gra­mas. Por ejem­plo, en pri­me­ra in­fan­cia es­ta­mos lle­gan­do a dos mi­llo­nes de ni­ños aten­di­dos y en el componente de fa­mi­lias a más de 1.000 co­le­gios pú­bli­cos, don­de es­ta­mos te­nien­do es­cue­las pa­ra que pa­pás, pro­fe­so­res y alum­nos ha­blen un mis­mo idio­ma”.

Us­te­des tie­nen un pre­su­pues­to de cin­co billones de pe­sos anua­les, ¿có­mo se ven re­fle­ja­dos en la aten­ción?

“El ICBF no es el úni­co lla­ma­do a pro­te­ger a los ni­ños, to­da la so­cie­dad de­be ha­cer es­fuer­zos su­fi­cien­tes. Que el año pa­sa­do ha­ya­mos abier­to 48.000 pro­ce­sos de res­ta­ble­ci­mien­to de de­re­chos, de los cua­les, 11.000 co­rres­pon­den a mal­tra­to y 11.000 a vio­len­cia se­xual pues efec­ti­va­men­te de­mues­tra que co­mo so­cie­dad no es­ta­mos ha­cien­do lo su­fi­cien­te. De­be­mos de­jar de pen­sar que el ICBF es el úni­co res­pon­sa­ble de los ni­ños, so­mos to­dos co­mo so­cie­dad los que te­ne­mos que re­do­blar es­fuer­zos”.

Lla­ma la aten­ción que des­pués de Bo­go­tá, en la ma­yo­ría de lis­ta­dos es­té An­tio­quia de se­gun­da por mal­tra­to in­fan­til y abu­so se­xual a me­no­res...

La vio­len­cia se­xual y el mal­tra­to se es­tá dan­do en to­dos los de­par­ta­men­tos y en to­dos los es­tra­tos so­cia­les. El lla­ma­do que es­ta­mos ha­cien­do a to­da la so­cie­dad, in­clu­yen­do a go­ber­na­do­res y al­cal­des, es a for­ta­le­cer la fa­mi­lia. La pri­me­ra ac­tua­ción que te­ne­mos que ha­cer ar­ti­cu­la­da­men­te con las ins­ti­tu­cio­nes es pre­ve­nir el embarazo no pla­nea­do. Nos he­mos pues­to la ca­mi­se­ta pa­ra pre­ve­nir el embarazo en la ado­les­cen­cia pe­ro no el embarazo no pla­nea­do en to­das las eda­des. En el país ne­ce­si­ta­mos ma­más y pa­pás que se con­vier-

tan en pa­dres de fa­mi­lia con la dis­po­si­ción de ha­cer­lo, con la de­ci­són de dar­les a sus hi­jos to­do el amor y ga­ran­ti­zar­les to­dos los de­re­chos a los ni­ños”.

Al fi­jar­nos de nue­vo en el te­ma del pre­su­pues­to se tie­ne que us­te­des de­ben des­ti­nar más de 180 mil mi­llo­nes pa­ra di­se­ñar políticas de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y nu­tri­cio­nal. El año pa­sa­do la cues­tio­na­ron mu­cho por el te­ma de La Gua­ji­ra, aho­ra le pre­gun­tan por la pro­tec­ción fa­mi­liar. ¿Es su­fi­cien­te el per­so­nal, el pre­su­pues­to?

No, no son su­fi­cien­tes y ob­via­men­te ne­ce­si­ta­mos más re­cur­sos. Sin em­bar­go, co­mo di­je, no de­be­mos se­guir pen­san­do que el ICBF es el úni­co en­car­ga­do de pro­te­ger a los ni­ños, el ins­ti­tu­to de­be in­ver­tir más re­cur­sos, es cier­to, pe­ro tam­bién lo de­ben ha­cer las go­ber­na­cio­nes, las al­cal­días, las ins­ti­tu­cio­nes. Los mis­mos me­dios de­be­rían re­fle­xio­nar al res­pec­to. No po­de­mos se­guir te­nien­do co­mo re­fe­ren­te pa­ra los ni­ños al cri­mi­nal de ‘ Po­pe­ye’, al cri­mi­nal de Car­los Cas­ta­ño o al cri­mi­nal de Pablo Es­co­bar. ¿ Por qué no po­si­cio­na­mos co­mo re­fe­ren­tes a las co­lom­bia­nas que es­tán en la Nasa o a las de­por­tis­tas?”.

¿Qué han he­cho us­te­des al res­pec­to?

“He­mos he­cho un lla­ma­do a los ar­tis­tas. Por ejem­plo a Ma­lu­ma, de­cir­le ven­ga us­ted es un can­tan­te ‘chu­rro’, mi­llo­na-

rio y con to­da la in­fluen­cia en las jo­ven­ci­tas, pues ha­ga­mos con esos rit­mos ma­ra­vi­llo­sos un len­gua­je en las can­cio­nes que im­pac­ten de ma­ne­ra po­si­ti­va en los jó­ve­nes”.

En el te­ma de abu­so a me­no­res tam­bién preo­cu­pa el su­bre­gis­tro...

“No­so­tros no so­la­men­te ha­ce­mos un lla­ma­do a to­das las fa­mi­lias, sino a to­da la so­cie­dad. Ve­mos mu­cha gen­te que no de­nun­cia por­que le da ‘pe­re­za’ ese pro­ble­ma, cuan­do la vio­la­ción de los de­re­chos de los ni­ños es una pro­ble­má­ti­ca de to­dos. El lla­ma­do es a que de­nun­cie­mos. En es­ta co­yun­tu­ra tan im­por­tan­te, to­dos es­ta­mos pro­te­gien­do a los ni­ños a tra­vés de las de­nun­cias”.

¿Cuál es su po­si­ción so­bre el au­men­to de pe­nas a vio­la­do­res de ni­ños?

“Soy una con­ven­ci­da de que ne­ce­si­ta­mos la ca­de­na per­pe­tua pa­ra man­dar un men­sa­je cla­ro frente a es­tos ca­sos. La ca­de­na per­pe­tua no va a lo­grar que se aca­be la vio­len­cia con­tra los ni­ños por sí so­la, pe­ro es una de las ac­cio­nes que hay que to­mar. Cree­mos que la ca­de­na per­pe­tua es el cas­ti­go mí­ni­mo que se me­re­ce un vio­la­dor de ni­ños. Es in­creí­ble que les re­ba­jen las pe­nas o que les otor­guen ca­sa por cár­cel. La pe­ti­ción es que le den a esos cri­mi­na­les to­da una vi­da en la cár­cel”.

¿Qué pa­sa con el rol de las co­mi­sa­rías de fa­mi­lia?

“Los al­cal­des tie­nen que for­ta­le­cer­las. Cuan­do no­so­tros lle­ga­mos al ins­ti­tu­to lo que hi­ci­mos fue con­cre­tar equi­pos de de­fen­so­rías de fa­mi­lia y au­men­tar las ca­pa­ci­ta­cio­nes, ha­cer nom­bra­mien­tos se­gún me­ri­to­cra­cia y otor­gar asis­ten­cia téc­ni­ca. He­mos me­jo­ra­do mu­cho pe­ro to­dos los días te­ne­mos que me­jo­rar más. Hay co­mi­sa­rios de fa­mi­lia que son cuo­tas bu­ro­crá­ti­cas y que cam­bian en un lap­so muy cor­to. La in­ver­sión en al­gu­nas co­mi­sa­rías al fi­nal se pier­de. Los al­cal­des tie­nen un rol im­por­tan­te ahí”

FO­TO COL­PREN­SA

Cris­ti­na Pla­zas, di­rec­to­ra del Icbf, fue se­cre­ta­ria pri­va­da de la Pre­si­den­cia con­se­je­ra pa­ra la mu­jer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.