EDI­TO­RIAL

Lo pri­me­ro que re­quie­re la bue­na con­vi­ven­cia es el sen­ti­do cí­vi­co y la con­cien­cia de que hay que cum­plir la ley. Uni­do a ello de­be ir la ac­ción de la au­to­ri­dad. Hoy las vías son la ley de la sel­va.

El Colombiano - - PORTADA - ES­TE­BAN PARÍS

“Lo pri­me­ro que re­quie­re la bue­na con­vi­ven­cia es el sen­ti­do cí­vi­co y la con­cien­cia de que hay que cum­plir la ley. Uni­do a ello de­be ir la ac­ción de la au­to­ri­dad. Hoy las vías son la ley de la sel­va”.

Na­da ilus­tra de una for­ma más cru­da la au­sen­cia de res­pe­to a las le­yes, que los com­por­ta­mien­tos al vo­lan­te de una gran can­ti­dad de mo­to­ci­clis­tas por las vías ur­ba­nas y las ca­rre­te­ras de Co­lom­bia. En An­tio­quia y el área me­tro­po­li­ta­na del Va­lle de Abu­rrá la si­tua­ción lle­ga a ser alarmante.

Y es­ta caó­ti­ca si­tua­ción, que em­peo­ra día a día la ya de por sí com­pli­ca­da e in­ma­ne­ja­ble si­tua­ción de las vías y del trá­fi­co au­to­mo­tor, no en­cuen­tra so­lu­cio­nes via­bles por­que po­lí­ti­ca­men­te nin­gún fun­cio­na­rio se atre­ve a to­mar me­di­das ya que te­me la pro­tes­ta ma­si­va de los mo­to­ci­clis­tas, quie­nes de for­ma abu­si­va pa­re­cie­ran con­si­de­rar que a ellos no se les de­ben apli­car las nor­mas le­ga­les que sí ri­gen pa­ra to­dos los de­más.

Es­ta con­cep­ción de que hay fac­to­res de ex­cep­cio­na­li­dad que les exi­men de los có­di­gos y nor­mas re­gla­men­ta­rias vi­gen­tes, es pro­fun­da­men­te da­ñi­na pa­ra la con­vi­ven­cia so­cial. Mu­chos sec­to­res de mo­to­ci­clis­tas han lo­gra­do im­po­ner la idea de que cual­quier me­di­da co­rrec­ti­va o san­cio­na­to­ria por sus desafue­ros en la vías es una per­se­cu­ción con­tra to­do el colectivo que se mue­ve en mo­to, cuan­do la reali­dad es que es sim­ple apli­ca­ción del prin­ci­pio constitucional de igual­dad an­te la ley. Pe­ro han lo­gra­do ame­dren­tar a las au­to­ri­da­des, que se vol­vie­ron la­xas o di­rec­ta­men­te cie­gas an­te la mag­ni­tud del pro­ble­ma. Un pro­ble­ma ma­yor, pues se tra­ta de un desafío per­ma­nen­te, om­ni­pre­sen­te y a ojos de to­dos: el in­cum­pli­mien­to sis­te­má­ti­co de las nor­mas de trán­si­to.

En una gran zo­na co­n­ur­ba­da co­mo el área me­tro­po­li­ta­na con­duc­to­res y pea­to­nes su­fren el em­ba­te de en­jam­bres de mo­to­ci­clis­tas cu­ya fi­na­li­dad no pa­re­ce ser trans­por­tar­se de ma­ne­ra efi­cien­te sino ga­nar una ca­rre­ra sal­tán­do­se cuan­tas nor­mas cí­vi­cas y de trán­si­to les sea po­si­ble. La cues­tión es que afec­tan in­nu­me­ra­bles de­re­chos de los otros ciu­da­da­nos. Y es­tas mi- les de per­so­nas afec­ta­das se ven iner­mes por com­ple­to, pues la im­pu­ni­dad tam­bién ri­ge pa­ra es­tas ac­cio­nes.

De for­ma cons­tan­te los me­dios ofre­ce­mos da­tos, cifras y es­ta­dís­ti­cas so­bre los ac­ci­den­tes de trán­si­to en los que hay in­vo­lu­cra­dos mo­to­ci­clis­tas. Los cos­tos en vi­das hu­ma­nas, en ho­ras de tra­ba­jo y pro­duc­ti­vi­dad per­di­das son enor­mes. Na­da pa­re­ce con­ven­cer a esos con­duc­to­res pa­ra ob­ser­var una me­jor con­duc­ta y desa­rro­llar ma­yo­res des­tre­zas en la con­duc­ción de sus apa­ra­tos. Ni mu­cho me­nos, que to­men con­cien­cia de que un sen­ti­do del ci­vis­mo y de la con­vi­ven­cia les de­man­da un com­por­ta­mien­to que se ale­je del pro­pio de la ley de la sel­va que es el único que pa­re­cen asu­mir.

En 2016 mu­rie­ron 3.389 mo­to­ci­clis­tas. Ca­si 29.000 re­sul­ta­ron he­ri­dos. No to­dos fue­ron los cau­san­tes del ac­ci­den­te, pe­ro los da­tos de las ase­gu­ra­do­ras arro­jan cifras ele­va­das en cuan­to a res­pon­sa­bi­li­dad por ac­ci­den­tes. Mu­chos no tie­nen el Soat.

Apar­te de ello, el 42,5 % de las mo­tos en el país tie­nen la re­vi­sión téc­ni­co- me­cá­ni­ca ven­ci­da o ni si­quie­ra la han he­cho. Eso en un en­torno na­cio­nal de 7,2 mi­llo­nes de mo­tos cir­cu­lan­do y un es­ti­ma­do de 510.000 más en lo que que­da de año.

Na­da más le­jano al pro­pó­si­to de es­tas lí­neas que es­tig­ma­ti­zar a los mo­to­ci­clis­tas. Sa­be­mos la im­por­tan­cia de es­te vehícu­lo pa­ra mi­les de fa­mi­lias e in­dus­trias. Pe­ro no se pue­de se­guir co­mo si na­da pa­sa­ra en las vías. Es ur­gen­te una ac­ción co­mún, un pac­to pa­ra me­jo­rar el com­por­ta­mien­to de to­dos al con­du­cir

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.