LA EDU­CA­CIÓN SEN­TI­MEN­TAL

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ADRIA­NA COO­PER adrih­coo­per@gmail.com

¿Vi­vien­do en Le­go Land? Hay días en que uno sien­te que la ciu­dad se va pa­re­cien­do a una ver­sión en au­men­to de una cons­truc­ción de Le­go, ese nom­bre con el que se co­no­ce a esas pie­zas plás­ti­cas que les gus­tan tan­to a los ni­ños y con las que se cons­tru­yen edi­fi­cios, jar­di­nes o ani­ma­les. To­do se ve pro­li­jo, colorido y es­té­ti­co pe­ro irreal.

La sen­sa­ción apa­re­ce cuan­do aquel cen­tro co­mer­cial te in­vi­ta a su par­que in­te­rior que con­sis­te en un pi­so cu­bier­to por un ma­te­rial sin­té­ti­co co­lor ver­de, me­sas con man­te­les de cua­dros ro­jos, ár­bo­les y ani­ma­les plás­ti­cos. Trans­mi­te un men­sa­je va­cío por­que ahí no hay esa in­te­rac­ción ne­ce­sa­ria en­tre des­co­no­ci­dos que sí ves en un par­que de ver­dad, no hay ese sen­ti­mien­to que da el ai­re li­bre y tie­ne que ver con con­si­de­rar­se par­te de al­go más am­plio que uno mis­mo.

Esa sen­sa­ción tam­bién apa­re­ce al ver en la vía Las Pal­mas a los jar­di­ne­ros plan­tan­do flo­res o al re­co­no­cer las pan­ta­llas nue­vas que mues­tran la ve­lo­ci­dad de au­to­mó­vi­les. El pai­sa­je es bo­ni­to y se no­ta la in­ver­sión pe­ro se­gui­mos vien­do ac­ci­den­tes dia­rios, va­llas ile­ga­les y ca­mio­nes de hu­mo con­ta­mi­nan­te. ¿Hay gen­te in­ves­ti­gan­do las ra­zo­nes cul­tu­ra­les de­trás de tan­ta im­pru­den­cia y las al­ter­na­ti­vas edu­ca­ti­vas pa­ra com­ba­tir­la?

Aquí ves per­so­nas que pre­go­nan la im­por­tan­cia de lo na­tu­ral y lle­gan a to­mar­se fo­tos en la lle­ga­da de una ma­ra­tón sin ha­ber co­rri­do y con se­ña­les de su pa­so con­ti­nuo por qui­ró­fa­nos y con­sul­to­rios. Su­per­mer­ca­dos que te ven­den bol­sas pa­ra re­ci­clar con fo­tos de ani­ma­les mien­tras tra­mi­tan li­cen­cias pa­ra cons­truir en lu­ga­res don­de se­rá ne­ce­sa­rio ta­lar de­ce­nas de ár­bo­les. ¿Ter­mi­na­re­mos vi­vien­do en Le­go Land, un lu­gar don­de to­do se ve bo­ni­to, re­ple­to, colorido y nue­vo mien­tras el men­sa­je esen­cial va que­dan­do en un se­gun­do plano? Es fuer­te la ciu­dad o per­so­na que no con­cen­tra su po­der en má­qui­nas, múscu­los, ae­ro­na­ves o dis­po­si­ti­vos ex­ter­nos sino en la edu­ca­ción y la ca­pa­ci­dad de en­ten­der a otros y re­sol­ver pro­ble­mas des­de la raíz. Va un pa­so ade­lan­te quien iden­ti­fi­ca pa­tro­nes en sucesos que se re­pi­ten y se nu­tre del en­torno pa­ra ver más allá de un su­ce­so ais­la­do.

“No me con­fun­das con mi edad”: si me pre­gun­tan cuál es la fra­se de la se­ma­na, di­go que es­ta. La pro­nun­ció una pro­fe­so­ra que de­ja­rá las cla­ses an­tes de que em­pie­cen a de­cir­le que sus ideas son un “pro­ble­ma de edad”.

Ella, que lle­va dé­ca­das es­tu­dian­do, en­cuen­tra que ca­da vez es más desafian­te en­se­ñar en Me­de­llín el va­lor de la his­to­ria y la dis­ci­pli­na, en­ten­di­da co­mo la ca­pa­ci­dad de ma­ne­jar el tem­pe­ra­men­to y pu­lir­se has­ta ser la me­jor ver­sión de sí mis­mo.

Se­gún ella, ca­da men­sa­je, con­ver­sa­ción, li­bro y maes­tro cuen­ta. Y agre­ga que la ca­pa­ci­dad de me­mo­ri­zar no es una prác­ti­ca anacró­ni­ca sino una he­rra­mien­ta que uni­da al aná­li­sis, es­ti­mu­la el pen­sa­mien­to y nos co­nec­ta me­jor con otros. Sus pa­la­bras me hi­cie­ron re­cor­dar esa ex­po­si­ción del ar­tis­ta Juan Me­jía que es­tá por es­tos días en el Mu­seo de Ar­te Mo­derno y de la que to­mé el nom­bre pa­ra es­ta co­lum­na por­que se cen­tra en lo vi­tal: en esa edu­ca­ción que se re­ci­be y es la cla­ve de to­do

En la vía Las Pal­mas el pai­sa­je es bo­ni­to, pe­ro se­gui­mos vien­do ac­ci­den­tes dia­rios, va­llas ile­ga­les y ca­mio­nes de hu­mo con­ta­mi­nan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.