VE­NE­ZO­LA­NOS BUS­CAN PRO­TEC­CIÓN

La po­bla­ción que ha in­gre­sa­do es­tá en si­tua­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad. Sa­lud y edu­ca­ción, pri­me­ras ga­ran­tías.

El Colombiano - - PORTADA - Por SAN­TIA­GO VA­LEN­ZUE­LA A.

El Go­bierno de Co­lom­bia de­be aten­der a los ciu­da­da­nos ve­ci­nos que es­tán en el te­rri­to­rio na­cio­nal, no so­lo en bus­ca de tra­ba­jo sino tam­bién de edu­ca­ción y de aten­ción mé­di­ca. No hay cla­ri­dad so­bre cuán­tos son. ¿Cuá­les son las es­tra­te­gias que tie­ne el Es­ta­do pa­ra aten­der­los?

La decisión que pa­re­cía le­ja­na, una po­si­bi­li­dad re­mo­ta en el fu­tu­ro, se con­vir­tió en una cer­te­za: “El Go­bierno de Ve­ne­zue­la nos pu­so el ho­ri­zon­te en la na­riz, so­mos un país que vi­ve del pre­sen­te, no hay po­si­bi­li­da­des de fu­tu­ro. Con es­ta reali­dad, la ma­yo­ría de ve­ne­zo­la­nos es­ta­mos obli­ga­dos a mi­grar”. Con es­tas pa­la­bras, el exem­ba­ja­dor ve­ne­zo­lano Lean­dro Area des­cri­be el mo­men­to his­tó­ri­co por el que pa­sa su país.

Ve­ne­zue­la, que de acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes (OIM), ha si­do his­tó­ri­ca­men­te re­cep­tor de mi­gran­tes, in­clu­yen­do mi­les de co­lom­bia­nos, hoy des­pi­de con más fre­cuen­cia a sus ciu­da­da­nos. De acuer­do con Mi­gra­ción Co­lom­bia, en enero de 2016 in­gre­sa­ron a nues­tro país 22.825 ciu­da­da­nos pro­ve­nien­tes del país ve­cino, mien­tras que en el mis­mo pe­rio­do de 2017 la ci­fra as­cen­dió a 47.094.

La lle­ga­da de mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos ha re­pre­sen­ta­do un re­to pa­ra el Es­ta­do co­lom­biano, pues a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­día en dé­ca­das pa­sa­das, las per­so­nas que es­tán in­gre­san­do son de es­ca­sos re­cur­sos y sue­len lle­gar sin do­cu­men­ta­ción. En su diag­nós­ti­co, Mi­gra­ción Co­lom­bia se­ña­la que so­la­men­te en 2016 fue­ron de­por­ta­dos 1.547 ve­ne­zo­la­nos por in­gre­sar de ma­ne­ra “irre­gu­lar” al país. Otros 733 ciu­da­da­nos fue­ron de­por­ta­dos por en­con­trar­se in­do­cu­men­ta­dos.

Ma­ría Te­re­sa Pa­la­cios, es­pe­cia­lis­ta en De­re­chos Hu­ma­nos de la fa­cul­tad de Ju­ris­pru­den­cia de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, co­no­ce de cer­ca la le- gis­la­ción co­lom­bia­na en ma­te­ria mi­gra­to­ria.

Pe­se a que el país no tie­ne una fuen­te cla­ra pa­ra sa­ber an­te qué ti­po de mi­gran­tes es­ta­mos, Pa­la­cios di­ce que “se pue­de se­ña­lar que exis­ten al­gu­nos per­fi­les co­mo: tra­ba­ja­do­res que bus­can opor­tu­ni­da­des de em­pleo, es­tu­dian­tes que en al­gu­nas uni­ver­si­da­des han lle­ga­do a com­ple­tar y ho­mo­lo­gar sus es­tu­dios, pro­fe­sio­na­les co­mo mé­di­cos y abo­ga­dos, tra­ba­ja­do­ras se­xua­les, gran­des in­ver­sio­nis­tas y mi­cro­em­pre­sa­rios”.

La mi­gra­ción ve­ne­zo­la­na es di­ver­sa. Si bien Mi­gra­ción Co­lom­bia es­ti­ma que cer­ca de 120.000 ve­ne­zo­la­nos vi­ven en el país, es­tu­dios del La­bo­ra­to­rio In­ter­na­cio­nal de Mi­gran­tes de la Uni­ver­si­dad Si­món Bo­lí­var se­ña­lan que fá­cil­men­te pue­den ser más de 900.000 mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos los que ha­bi­tan en Co­lom­bia.

*** Ha­ce tres me­ses, el úni­co her­mano que le que­da­ba a Fer­nan­do Ro­jas en Ve­ne­zue­la par­tió ha­cia Co­lom­bia des­de Bar­qui­si­me­to, ca­pi­tal del es­ta­do de La­ra. De los tres her­ma­nos so­lo que­da él, acom­pa­ña­do por sus pa­dres.

“Son mu­chas las cau­sas por las que sa­len las per­so­nas aquí en Ve­ne­zue­la, pe­ro de fon­do es una so­la: bus­car opor­tu­ni­da­des y me­jor ca­li­dad de vi­da. El úl­ti­mo her­mano que se fue tu­vo un hi­jo con su es­po­sa unos me­ses atrás. En ju­lio del año pa­sa­do las co­sas se pu­sie­ron di­fí­ci­les por­que no le al­can­za­ba el di­ne­ro ni si­quie­ra pa­ra com­prar pa­ña­les, me­di­ca­men­tos o in­clu­so las mis­mas va­cu­nas pa­ra el ni­ño. Al fi­nal tu­vo que des­pren­der­se del ni­ño pa­ra ir a tra­ba­jar en Co­lom­bia”, cuen­ta Fer­nan­do.

Es pro­ba­ble que la fa­mi­lia Ro­jas ter­mi­ne asen­ta­da en Co­lom­bia. A Fer­nan­do no le mo­les­ta­ría vi­vir en Bra­sil, pe­ro no sa­be por­tu­gués. En los otros paí­ses ve­ci­nos, co­mo las Gua­ya­nas, no hay mu­chas po­si­bi­li­da­des de tra­ba­jo. Así, la fron­te­ra con Cú­cu­ta re­sul­ta la sa­li­da más ten­ta­ti­va, la más cer­ca­na.

Pe­se a que la mi­gra­ción de ve­ne­zo­la­nos co­men­zó a ser más evi­den­te en los úl­ti­mos años, los mo­ti­vos y las his­to­rias man­tie­nen una cons­tan­te des­de años atrás. Así lo de­mues­tra el ca­so de Al­ba Pe­rei­ra, hoy re­co­no­ci­da por los ve­ne­zo­la­nos en Bu­ca­ra­man­ga.

La his­to­ria de Al­ba tam­bién se re­mi­te a la ciu­dad de Bar­qui­si­me­to: “Lle­gué a Co­lom­bia en 2004. Tu­ve que de­jar a mi fa­mi­lia por­que me hi­cie­ron una per­se­cu­ción. Te­nía un res­tau­ran­te y du­ran­te un pa­ro pe­tro­le­ro man­da­ron a sa­quear to­dos los ne­go­cios que no eran cha­vis­tas y, cla­ro, el mío se vio afec­ta­do. Apa­re­cí en la lis­ta de res­tau­ran­tes no cha­vis­tas y me to­có sa­lir por­que no te­nía có­mo so­bre­vi­vir”.

So­la cru­zó la fron­te­ra y, es­tan­do en Pam­plo­na (Nor­te de San­tan­der), ex­ten­dió el ma­pa de Co­lom­bia: “Pu­se el de­do y sa­lió Bu­ca­ra­man­ga. Arre­glé mis ma­le­tas, car­ga­das más de ilu­sio­nes y de es­pe­ran­zas que de otra co­sa y me ra­di­qué allá”. Al­ba no tu­vo pro­ble­ma pa­ra ac­ce­der a la ciu­da­da­nía co­lom­bia­na, tam­po­co pa­ra ob­te­ner ser­vi­cios de sa­lud.

Con al­gu­nos en­se­res, Al­ba co­men­zó a tra­ba­jar ven­dien­do co­mi­da ve­ne­zo­la­na. Po­co a po­co, el voz a voz fue cre­cien­do y los mi­gran­tes que lle­ga­ban a Bu­ca­ra­man­ga la vi­si­ta­ban, no so­lo por su co­mi­da, sino por los con­se­jos que les po­día dar pa­ra vi­vir en Co­lom­bia; có­mo sa­car la cé­du­la, có­mo pe­dir una ci­ta mé­di­ca.

“Me vi­si­tan mu­cho por­que las co­sas se han pues­to muy di­fí­ci­les. An­tes era más fá­cil ac­ce­der a los pa­pe­les, aho­ra hay una can­ti­dad de do­cu- men­tos que pi­de el Go­bierno. Por ejem­plo, to­ca lle­var la par­ti­da de na­ci­mien­to ve­ne­zo­la­na apos­ti­lla­da y le­ga­li­za­da. Ese trá­mi­te pue­de de­mo­rar­se me­ses”, cuen­ta Al­ba.

Se­gún Mi­gra­ción Co­lom­bia, en lo co­rri­do de 2017 in­gre­sa­ron 236.426 ve­ne­zo­la­nos, de los cua­les cer­ca de 34.000 per­ma­ne­cen en te­rri­to­rio co­lom­biano. La ma­yo­ría de mi­gran­tes lle­gan a Cú­cu­ta, Bo­go­tá, Ipia­les y Medellín.

Lla­ma la aten­ción que, por ejem­plo, en 2012 in­gre­sa­ran 15.736 ve­ne­zo­la­nos a Medellín y en 2016 un to­tal de 27.810 . Tam­bién re­sul­ta sor­pre­si­vo, por ejem­plo, que en Bo­go­tá la mi­gra­ción de ve­ne­zo­la­nos pa­só de 127.389 en 2012 a 162.460 en 2016. Va­le la pe­na de­cir que no to­dos los mi­gran­tes que in­gre­sa­ron se que­da­ron a vi­vir en la ciu­da­des.

En los es­tu­dios que hi­zo Mi­gra­ción Co­lom­bia apa­re­ce que en 2016 un to­tal de 10.094 ve­ne­zo­la­nos lle­ga­ron a Co­lom­bia con in­te­rés de per­ma­ne­cer co­mo re­si­den­tes, mien­tras que en 2015, por ejem­plo, se re­por­ta­ron 7.830 re­si­den­tes de Ve­ne­zue­la, mien­tras en 2014 fue­ron cer­ca de 6.350.

¿Có­mo reac­cio­nar?

El pa­sa­do 6 de fe­bre­ro, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal emi­tió una sen­ten­cia exi­gién­do­le al Es­ta­do pro­tec­ción pa­ra las tra­ba­ja­do­ras se­xua­les pro­ve­nien­tes de Ve­ne­zue­la. La Cor­te fa­lló a fa­vor de Nelcy Es­pe­ran­za Del­ga

do, quien pro­mo­vió una ac­ción de tu­te­la a fa­vor de las tra­ba­ja­do­ras de una ta­ber­na en Chi­ná­co­ta (Nor­te de San­tan­der).

Con po­nen­cia del ma­gis­tra­do Jor­ge Iván Pa­la­cio, la Cor­te se­ña­ló que “si­tua­cio­nes par­ti­cu­la­res de ca­rác­ter so­cio­eco­nó­mi­co son las que se­gu­ra­men­te han lle­va­do a es­tas mu­je­res ve­ne­zo­la­nas a mi­grar ha­cia Co­lom­bia pa­ra rea­li­zar es­ta cla­se de ac­ti­vi­da­des”.

Ade­más de or­de­nar la pro­tec­ción de las tra­ba­ja­do­ras ve­ne­zo­la­nas, la Cor­te le pi­dió al Go­bierno abs­te­ner­se de ha­cer de­por­ta­cio­nes ma­si­vas , co­mo su­ce­dió el año pa­sa­do: “No es per­mi­si­ble, ni acep­ta­ble, ba­jo los pa­rá­me­tros del De­re­cho In­ter­na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos, que se ha­gan de­por­ta­cio­nes ma­si­vas. El Es­ta­do co­lom­biano no pue­de des­co­no­cer las nor­mas in­ter­na­cio­na­les en ma­te­ria de pro­tec­ción de mi­gran­tes”.

Cum­plien­do con la sen­ten­cia, el Go­bierno ha to­ma­do al­gu­nas me­di­das. El Mi­nis­te­rio de Sa­lud, por ejem­plo, emi­tió un de­cre­to que obli­ga a los hos­pi­ta­les a brin­dar aten­ción mé­di­ca a los mi­gran­tes. Pa­ra que los hos­pi­ta­les pú­bli­cos cuen­ten con ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te, el Mi­nis­te­rio de Sa­lud les en­tre­ga­rá 10 mil mi­llo­nes de pe­sos de una sub­cuen­ta del Fosy­ga.

“En el año 2016 se aten­die­ron 2.600 pa­cien­tes ve­ne­zo­la­nos, el cos­to de esas aten­cio­nes es­tu­vo cer­cano a los 2.500 mi­llo­nes de pe­sos. En el año 2017, lle­va­mos 1.000 aten­cio­nes”, ex­pli­có el mi­nis­tro de Sa­lud, Ale­jan­dro Ga­vi­ria.

Si­guien­do es­ta lí­nea, la can­ci­ller Ma­ría Án­ge­la Hol­guín anun­ció que “en el te­ma de edu­ca­ción, los ve­ne­zo­la­nos pue­den ma­tri­cu­lar­se sin la ne­ce­si­dad de te­ner nin­gún ti­po de re­gis­tro”. Eso sí, fue cla­ra en que pa­ra tra­ba­jar se ne­ce­si­tan re­qui­si­tos: “Lle­va­mos 500 em­pre­sas san­cio­na­das que han em­plea­do a ve­ne­zo­la­nos sin pa­pe­les y que por eso mis­mo les pa­gan ci­fras irri­so­rias y no res­pon­den por la se­gu­ri­dad so­cial, na­da”.

Las me­di­das de edu­ca­ción y sa­lud han si­do bien re­ci­bi­das por la co­mu­ni­dad ve­ne­zo­la­na. Sin em­bar­go, co­mo lo ad­vier­te la pro­fe­so­ra Ma­ría Te­re­sa Pa­la­cios, el pre­si­den­te Juan Ma­nuel

San­tos tie­ne un di­le­ma : “El Go­bierno de Ve­ne­zue­la po­dría con­si­de­rar que re­ci­bir a sus na­cio­na­les y dar­les pro­tec­ción po­dría ser una pro­vo­ca­ción de par­te del go­bierno de Co­lom­bia, que estaría des­co­no­cien­do el gran apor­te de Ve­ne­zue­la pa­ra la con­se­cu­ción de nues­tro acuer­do de paz. Por otra par­te, la opo­si­ción po­dría ver­lo con bue­nos ojos y co­mo ac­tos de so­li­da­ri­dad”.

En la his­to­ria de la re­la­ción en­tre Co­lom­bia y Ve­ne­zue­la se ha des­ta­ca­do el in­ter­cam­bio co­mer­cial. Por es­ta ra­zón, co­mo lo ex­pli­ca­ba la pro­fe­so­ra Pa­la­cios, la mi­gra­ción ve­ne­zo- la­na en dé­ca­das pa­sa­das se ca­rac­te­ri­za­ba por la lle­ga­da de em­pre­sa­rios e in­ver­sio­nis­tas.

En diá­lo­go con EL CO­LOM­BIANO, Ger­mán Uma­ña Men­do

za, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Cá­ma­ra Co­lom­bo Ve­ne­zo­la­na ex­pli­ca que, en efec­to, el co­mer­cio bi­na­cio­nal ha de­caí­do: “El prin­ci­pal des­tino de los pro­duc­tos in­dus­tria­les, de va­lor agre­ga­do, era el ve­cino país. Au­to­par­tes y vehícu­los, pe­tro­quí­mi­ca y quí­mi­ca, tex­ti­les y cal­za­dos fue­ron al­gu­nos de los sec­to­res más be­ne­fi­cia­dos de es­te co­mer­cio. De es­ta ma­ne­ra, en el 2007 Co­lom­bia lle­gó a ex­por­tar más de US$6.000 a Ve­ne­zue­la, y les com­prá­ba­mos apro­xi­ma­da­men­te US$2.000 mi­llo­nes”.

Sin em­bar­go, la cri­sis po­lí­ti­ca, en­tre otros mo­ti­vos, gol­peó drás­ti­ca­men­te al co­mer­cio. Así lo ex­pli­ca Uma­ña: “Mien­tras que en el 2015 ex­por­ta­mos US$1.060 mi­llo­nes, en el 2016 ca­yó has­ta US$614 mi­llo­nes, un 42% me­nos”. En el trans­cur­so de 2017, cuen­ta el di­rec­tor, las ex­por­ta­cio­nes si­guen dis­mi­nu­yen­do. “Pa­ra el pe­rio­do enero- fe­bre­ro, la caí­da fue de 78%, al pa­sar de 173 mi­llo­nes en el 2016 a US$38 mi­llo­nes”.

An­te es­te pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co, cien­tos de mi­gran­tes ve­ne­zo­la­nos de sec­to­res vul­ne­ra­bles han lle­ga­do a Co­lom­bia. Un ejem­plo de es­ta mi­gra­ción es el ca­so de las tra­ba­ja­do­ras se­xua­les, que se han lo­ca­li­za­do prin­ci­pal­men­te en las ciu­da­des de fron­te­ra y en Bo­go­tá

ILUSTRACIÓN ELE­NA OS­PI­NA

Fuen­te: Mi­gra­ción Co­lom­bia y Cá­ma­ra de Co­mer­cio Co­lom­bo Ve­ne­zo­la­na. Fo­to: Col­pren­sa. In­fo­gra­fía: EL CO­LOM­BIANO © 2017. PA (N3)

FO­TO CORTESÍA

Al­ba Pe­rei­ra, mi­gran­te ve­ne­zo­la­na, es co­no­ci­da en Bu­ca­ra­man­ga por su res­tau­ran­te “Sa­bor Aquí”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.