“Las em­pre­sas del país se de­ben sa­cu­dir”

A pro­pó­si­to de la pu­bli­ca­ción de su pri­mer li­bro, Car­los Raúl Ye­pes re­fle­xio­na so­bre el país.

El Colombiano - - PORTADA - Por JUAN FER­NAN­DO RO­JAS T.

Así lo afir­ma Car­los Raúl Ye­pes, ex­pre­si­den­te de Ban­co­lom­bia. A un año de su re­ti­ro es­cri­bió el li­bro Por otro ca­mino: de re­gre­so a lo hu­mano. Ha­bló con EL CO­LOM­BIANO so­bre esa re­fle­xión de 232 pá­gi­nas.

Lle­gó su turno de ha­blar.

Car­los Raúl Ye­pes se ubi­có al fren­te de más de 600 em­pre­sa­rios y lí­de­res gre­mia­les del país, que tam­bién fue­ron a es­cu­char los ar­gu­men­tos del fis­cal Nés­tor

Hum­ber­to Mar­tí­nez, al pro­cu­ra­dor Fer­nan­do Carrillo, en­tre otros al­tos fun­cio­na­rios, el 2 de mar­zo pa­sa­do, en la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Bo­go­tá.

El ex­pre­si­den­te de Ban­co­lom­bia de­jó de la­do el tí­pi­co dis­cur­so y se li­mi­tó a re­pa­sar apar­tes de un Có­di­go de Con­duc­ta de una em­pre­sa. Le pa­re­ció uno de los me­jo­res que ha­bía co­no­ci­do en su vi­da y se iden­ti­fi­ca­ba ple­na­men­te.

En esa ho­ja de ru­ta éti­ca, dis­po­ni­ble en in­ter­net, se lee: “Los In­te­gran­tes de la Or­ga­ni­za­ción pac­tan sus ac­cio­nes y sus víncu­los en el Prin­ci­pio de la Con­fian­za en el Ser Hu­mano, en su po­ten­cial y en sus ga­nas de desa­rro­llar­se. To­dos los In­te­gran­tes cuen­tan con la res­pon­sa­bi­li­dad de ejer­cer sus obli­ga­cio­nes y di­ri­gir los ne­go­cios de la Or­ga­ni­za­ción con trans­pa­ren­cia y den­tro del es­tric­to cum­pli­mien­to de la ley, en lo que res­pec­ta a los de­re­chos hu­ma­nos, el me­dio am­bien­te y los prin­ci­pios y li­nea­mien­tos de la Or­ga­ni­za­ción”.

Por la for­ma, se tra­ta de un có­di­go de al­tos es­tán­da­res que re­fle­ja el rol desea­ble de una em­pre­sa en cual­quier so­cie­dad. Sin em­bar­go, al tér­mino de su in­ter­ven­ción, Ye­pes acla­ró a su aten­to au­di­to­rio que se tra­ta­ba del Có­di­go de Con­duc­ta de la mul­ti­na­cio­nal bra­si­le­ña Ode­brecht. Es­ta es la pro­ta­go­nis­ta de uno de los ma­yo­res es­cán­da­los de co­rrup­ción de la his­to­ria en paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, in­clui­da Co­lom­bia.

“¿El pro­ble­ma es de có­di­gos o com­por­ta­mien­tos? Es un te­ma de cohe­ren­cia, y no so­lo de una em­pre­sa, sino de ca­da per­so­na, de la so­cie­dad mis­ma”, ase­gu­ra Ye­pes, al con­cluir la anéc­do­ta que tra­jo a cuen­to du­ran­te la con­ver­sa­ción que sos­tu­vo con EL CO­LOM­BIANO, el mar­tes pa­sa­do.

Sen­ta­do en una me­ce­do­ra en el es­tu­dio de su ca­sa, Ye­pes tra­jo a co­la­ción va­rias re­fle­xio­nes, a pro­pó­si­to de su pri­mer li­bro, Por otro ca­mino: de re­gre­so a lo hu­mano, que lan­za­rá es­ta tar­de en la Fe­ria del Li­bro de Bo­go­tá (Fil­Bo 2017) y edi­tó Pen­guin Ran­dom House (ver En un mi­nu­to). A par­tir de su ex­pe­rien­cia, plan­tea re­fle­xio­nes que se ajus­tan a la per­so­na, la fa­mi­lia, las or­ga­ni­za- cio­nes y al país (ver cla­ves).

Ya sin los afa­nes y la cor­ba­ta de sus tiem­pos de ban­que­ro, pe­ro con la mis­ma cer­ca­nía y sen­ci­llez que lo dis­tin­guie­ron co­mo trans­for­ma­dor de las ló­gi­cas de las entidades fi­nan­cie­ras, Ye­pes afi­ló sus re­fle­xio­nes so­bre la ne­ce­si­dad de que las em­pre­sas del país, gran­des o pe­que­ñas, en­tien­dan que pri­me­ro que la pla­ta y la ren­ta­bi­li­dad es­tán las per­so­nas: “so­lo sien­do me­jo­res per­so­nas, se pue­den te­ner me­jo­res or­ga­ni­za­cio­nes y una me­jor so­cie­dad”, ase­gu­ra.

En ese en­ten­di­do, se pre­gun­ta por qué al­gu­nos con­si­de­ran más im­por­tan­te cuán­tas ga­nan­cias dio X o Y com­pa­ñía, y no có­mo ob­tu­vo ese re­sul­ta­do. Tam­bién cues­tio­na que se ha­ble de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial, cuan­do ca­da or­ga­ni­za­ción de­be­ría es­tar res­pon­dien­do una so­la pre­gun­ta: ¿có­mo le res­pon­do a la so­cie­dad?

Por eso ase­gu­ra que lle­gó la ho­ra de que “las em­pre­sas se sa­cu­dan”, pa­ra alla­nar ese otro ca­mino ha­cia un me­jor fu­tu­ro co­mún.

¿La hu­ma­ni­za­ción de las em­pre­sas es asun­to de dis­po­si­cio­nes más que de te­ner las con­di­cio­nes?

“Se tra­ta de en­ten­der de que ca­da miem­bro de una or­ga­ni­za­ción se le­van­ta to­dos los días no a tra­ba­jar, sino a vi­vir. En­ton­ces, ¿por qué no ha­cer que esa vi­da sea bue­na pa­ra to­dos? Sin du­da, pa­re­ce que es­ta­mos an­te una fuer­za cen­trí­fu­ga que

es­tu­vie­ra ale­jan­do lo hu­mano de las co­sas más sen­ci­llas de la vi­da. Leí una fra­se que me mar­có: ‘mu­chas ve­ces lo que me­nos ha­ce­mos los hu­ma­nos es ser hu­ma­nos’. Se nos ol­vi­da que so­mos se­res co­lec­ti­vos y fru­to de las re­la­cio­nes. Así que es muy fá­cil ha­blar de cohe­ren­cia, in­clu­sión, cer­ca­nía, res­pe­to, pe­ro lo di­fí­cil es dar­les con­te­ni­do a esas pa­la­bras”.

Pe­ro la cons­tan­te es ver em­pre­sas en­fo­ca­das en ha­cer di­ne­ro, dar ren­ta­bi­li­dad. No son un cen­tro de for­ma­ción de me­jo­res per­so­nas.

“La obli­ga­ción de ha­cer una em­pre­sa ren­ta­ble no ha cam­bia­do, y lo ad­vier­to en el li­bro, lo que ha cam­bia­do es el con­cep­to de ren­ta­bi­li­dad, que no so­lo es dar uti­li­da­des. Eso se re­de­fi­ne cuan­do el em­pre­sa­rio se res­pon­da pre­gun­tas co­mo ¿qué es un buen ne­go­cio? Sin du­da, no es aquel en que so­lo ga­na la em­pre­sa, sino el ma­yor nú­me­ro de per­so­nas po­si­ble. Hay que pa­sar de las uti­li­da­des al va­lor com­par­ti­do”.

¿Cuál es el ne­go­cio de­trás del va­lor com­par­ti­do?

“Mi ne­go­cio en el ban­co no era pres­tar pla­ta, eso lo ha­cen to­dos los ban­cos. El gran ne­go­cio era que nos pu­dié­ra­mos co­nec­tar con la so­cie­dad y me­jo­rar­le la vi­da a las per­so­nas. Las em­pre­sas que so­lo se de­di­can a acu­mu­lar ca­pi­tal pa­ra sus ac­cio­nis­tas, que so­lo se en­fo­can en ha­cer pla­ta, es­tán lla­ma­das a des­apa­re­cer.

¿A qué se re­fie­re?

“Lo que da per­du­ra­bi­li­dad a las em­pre­sas es lo que de­man­da la so­cie­dad: ya se da por des­con­ta­do que los pro­duc­tos o ser­vi­cios tie­nen que ser de ca­li­dad, que de­ben ge­ne­rar uti­li­dad, y la so­cie­dad ya no se per­do­na hoy una fal­ta éti­ca a una em­pre­sa. Cuan­do las em­pre­sas com­pren­den eso, hay un cam­bio de cul­tu­ra, de men­ta­li­dad, que vie­ne de la mano de la elec­ción de un sis­te­ma de va­lo­res, que mar­can una éti­ca y, por en­de,

“En el dic­cio­na­rio de cual­quier per­so­na de­be­rían es­tar dos pa­la­bras ge­nui­nas: cohe­ren­cia y res­pe­to”.

las de­ci­sio­nes de to­dos”.

¿Por dón­de em­pe­zar ese cam­bio de pa­ra­dig­ma?

“Creo que las em­pre­sas de­ben sa­cu­dir­se y de­jar atrás esa con­cep­ción de que so­lo desem­pe­ñan un rol eco­nó­mi­co pa­ra que le va­ya bien so­lo a la mis­ma em­pre­sa y a sus ac­cio­nis­tas. De­ben te­ner cla­ro que tam­bién son ac­to­res so­cia­les fren­te a to­dos los gru­pos con que se re­la­cio­nan, des­de los so­cios, has­ta las co­mu­ni­da­des de sus en­tor­nos”.

Us­ted afir­ma en el li­bro: “uno no de­be to­mar en la vi­da las de­ci­sio­nes fá­ci­les, sino las co­rrec­tas, que mu­chas ve­ces las más di­fí­ci­les”. ¿Eso qué in­di­ca a la em­pre­sa que no ha pues­to lo hu­mano en el cen­tro de sus ac­tua­cio­nes?

“Una em­pre­sa se pue­de en­con­trar an­te un buen ne­go­cio por ha­cer, ob­via­men­te le­ga­les. Pues aho­ra no se tra­ta de apro­ve­char­los so­lo pen­san­do en la ren­ta­bi­li­dad, sino tam­bién en los im­pac­tos so­cia­les y am­bien­ta­les que pue­den te­ner. En una em­pre­sa se pue­de dar el ca­so de te­ner que re­ti­rar em­plea­dos, pe­ro esa no de­be ser la pri­me­ra decisión, sino pen­sar bien có­mo y por qué vincularon a esas per­so­nas. Así que las em­pre­sas de­ben ser muy cons­cien­tes de su rol en una so­cie­dad, y eso pa­sa por to­mar las de­ci­sio­nes co­rrec­tas. En el fon­do, una em­pre­sa tie­ne que cons­truir men­sa­jes pa­ra me­jo­rar la so­cie­dad y apli­car­los, no que­dar­se a mi­tad del ca­mino. Sus ac­tua­cio­nes de­ben apun­tar a lo­grar efec­tos po­si­ti­vos en la so­cie­dad”.

Pe­ro us­ted di­ce tam­bién en li­bro que Co­lom­bia tie­ne una so­cie­dad en­fer­ma, in­do­len­te y lle­na de omi­sio­nes, ¿có­mo que­rer lo me­jor pa­ra una so­cie­dad así?

“Re­to­mo una fra­se que me im­pac­tó y leí por ahí: ‘¿có­mo que­rer cons­truir un país di­fe­ren­te con una so­cie­dad in­di­fe­ren­te? Y aña­do otra del

Da­lai La­ma: ‘ uno de los gran­des pro­ble­mas es el des­co­no­ci­mien­to de la in­jus­ti­cia so­cial y eso cau­sa in­di­fe­ren­cia’. So­lo su­pe­rare­mos la in­di­fe­ren­cia cuan­do re­co- noz­ca­mos que lo que cau­sa do­lor a los de­más tam­bién me pu­do ocu­rrir a mí”.

¿Cuan­do eso pa­se po­dre­mos de­cir que hay paz?

“Pa­ra cons­truir paz hay que em­pe­zar por es­tar en paz con uno mis­mo. Cuan­do uno ve to­das esas pug­nas par­ti­dis­tas creo que hay mu­chos en el país que no tie­nen paz in­te­rior y quie­ren que to­dos los de­más vi­van con el mis­mo desa­so­sie­go. Por eso es­toy con­ven­ci­do que más que un pro­ce­so de paz, lo que ne­ce­si­ta­mos es un pro­ce­so de re­con­ci­lia­ción, des­de la nor­mas bá­si­cas de con­vi­ven­cia, que im­pli­ca cons­truir res­pe­to y con­fian­za. Cuan­do se res­pe­ta la hon­ra de las per­so­nas, no se ha­bla mal de ellas, cuan­do se res­pe­ta la pro­pie­dad del otro, pues no se ro­ba. Igual con la con­fian­za: en­tre más se tie­ne, me­jo­res son los re­sul­ta-

dos, en to­do, en las em­pre­sas, en las fa­mi­lias, en una ne­go­cia­ción con un ac­tor ar­ma­do”.

¿Có­mo cons­truir me­jo­res acuer­dos?

“Dar una re­ce­ta es sim­plis­ta e idea­lis­ta. Pe­ro si se pro­po­nen cam­bios des­de el he­cho de re­co­no­cer­nos co­mo una so­la na­ción, las co­sas se­rían di­fe­ren­tes. Creo, co­mo de­cía Ál­va­ro Gó­mez

Hur­ta­do, que se de­be te­ner un acuer­do so­bre lo fun­da­men­tal y eso hay que de­fi­nir­lo y es­ta­mos en un mo­men­to pro­pi­cio pa­ra cons­truir so­bre ba­ses só­li­das. Más que cul­ti­var una vi­sión pe­si­mis­ta, de­be­mos re­co­no­cer las di­fi­cul­ta­des co­mo país, to­man­do las de­ci­sio­nes co­rrec­tas. Es­ta es una so­cie­dad en que una par­te de ella in­sul­ta, gri­ta, pe­lea, guar­da ren­cor, mien­te, pe­ro tam­bién hay otra par­te que es se­re­na, que es­cu­cha, que ha­bla de in­te­gri­dad y res­pe­to por los de­más. De­be­mos sa­lir de la idea de cla­si­fi­car pa­ra des­ca­li­fi­car y re­co­no­cer­nos más co­mo se­res co­lec­ti­vos, no so­lo in­di­vi­dua­les”

“Si una em­pre­sa no tie­ne una es­ca­la de va­lo­res de­fi­ni­da en cla­ve de la so­cie­dad en que se desa­rro­lla, es cues­tión de años que des­apa­rez­ca”. “Yo no in­ven­té na­da en Ban­co­lom­bia, so­lo cum­plí con el cla­ro man­da­to que me dio la jun­ta, pe­ro lo eje­cu­té por otro ca­mino”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.