San­tos ha te­ni­do 59 mi­nis­tros en seis años. ¿Es­to qué sig­ni­fi­ca?

Con la re­nun­cia de Cla­ra Ló­pez em­pie­za el que se­ría el úl­ti­mo re­me­zón del ga­bi­ne­te. ¿Afec­ta es­to la ges­tión? ¿Es una fa­lla?

El Colombiano - - PORTADA - Por ÓS­CAR AN­DRÉS SÁNCHEZ Á.

Un año des­pués de ser ele­gi­do pre­si­den­te, Juan Ma­nuel San­tos reali­zó el pri­mer re­le­vo en su ga­bi­ne­te y re­vi­vió tres mi­nis­te­rios que fu­sio­nó su an­te­ce­sor, Ál­va­ro Uri­be, ba­jo la con­sig­na de re­du­cir la bu­ro­cra­cia.

Fue­ron se­pa­ra­dos los mi­nis­te­rios de In­te­rior y de Jus­ti­cia, Pro­tec­ción So­cial (en Sa­lud y Tra­ba­jo) y el de Am­bien­te y Vi­vien­da. El fin era aten­der me­jor es­tos sec­to­res.

Uri­be, en 13 car­te­ras, tu­vo 37 mi­nis­tros en ocho años. San­tos, en 16 mi­nis­te­rios ha nom­bra­do 59 en seis años y nue­ve me­ses. La úl­ti­ma en sa­lir fue Cla­ra Ló­pez, del Min­tra­ba­jo. Ha­ce dos me­ses, Jor­ge Eduar­do Lon­do­ño re­nun­ció al Min­jus­ti­cia y es­te mes po­drían dar­se, por lo me­nos, otros tres re­le­vos. So­lo dos de sus mi­nis­tras lo acom­pa­ñan des­de 2010: Ma­ría Án­ge­la Hol­guín (Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res) y Ma­ria­na Gar­cés (Cul­tu­ra). Ha te­ni­do cin­co mi­nis­tros del In­te­rior, Am­bien­te y de Trans­por­te, seis de Jus­ti­cia y sie­te de Mi­nas.

El tram­po­lín po­lí­ti­co

Se­gún Jai­me Al­ber­to Ca­rrión, do­cen­te de Par­ti­dos Po­lí­ti­cos de la U. Na­cio­nal, no es­tá bien la al­ta ro­ta­ción en las car­te­ras, y me­nos si en lu­gar de rea­li­zar ajus­tes al go­bierno son de­ja­das pa­ra pro­ta­go­ni­zar as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas de cor­te elec­to­ral. Agre­gó que un go­bierno res­pon­sa­ble de­be­ría ubi­car per­so­nas que pue­dan ga­ran­ti­zar su per­ma­nen­cia du­ran­te los cua­tro años, pa­ra que al­can­cen los in­di­ca­do­res del plan de desa­rro­llo.

Ca­rrión pre­ci­só que San- tos ha re­vi­vi­do un es­ti­lo de re­le­vo orien­ta­do por la en­tre­ga de bu­ro­cra­cia a los par­ti­dos, pe­ro tam­bién por una ne­ce­si­dad de ge­ne­rar re­pre­sen­ta­ti­vi­dad re­gio­nal, en cla­ve de vo­to y apo­yo de con­gre­sis­tas. “Es­to se evi­den­cia con la can­ti­dad de mi­nis­tros de cor­te po­lí­ti­co que han va­ria­do y la per­ma­nen­cia de al­gu­nos téc­ni­cos de cer­ca­nía per­so­nal y fa­mi­liar”.

Ins­ti­tu­cio­nes o per­so­nas

Juan Cris­tó­bal Res­tre­po, di­rec­tor de la Maes­tría en Go­bierno de la U. Ja­ve­ria­na, afir­mó que los re­le­vos mi­nis­te­ria­les son nor­ma­les y or­di­na­rios en un sis­te­ma presidencial, y en mu­chas oca­sio­nes se aplau­de el cam­bio de un mal mi­nis­tro y se pi­de la con­ti­nui­dad de uno bueno.

“Uri­be, pa­ra dar­le con­ti­nui­dad a po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les, hi­zo me­nos cam­bios, y en al­gu­nas car­te­ras le dio re­sul­ta­do. San­tos ac­túa ba­jo la pre­mi­sa de que no son las fi­gu­ras sino las ins­ti­tu­cio­nes las im­por­tan­tes, aun­que los cam­bios afec­tan la ges­tión y la go­ber­na­bi­li­dad”.

Jor­ge Co­ro­nel, coor­di­na­dor de la Maes­tría en Go­bierno de la U. de Medellín, ma­ni­fes­tó que lo im­por­tan­te no es la fre­cuen­cia de los cam­bios sino la eje­cu­ción. “Pu­do no ha­ber cam­bia­do mi­nis­tros y ha­ber eje­cu­ta­do mu­cho o po­co”.

Pa­ra con­cluir, Ol­mer Mu­ñoz, do­cen­te de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la U. Bo­li­va­ria­na, sos­tu­vo que la ma­ne­ra de en­ten­der es­tos can­jes obe­de­ce no so­lo al des­gas­te de quien lo ocu­pa, sino a la in­efi­cien­cia de al­gu­nos. “La ro­ta­ción tam­bién res­pon­de a que el pre­si­den­te no asu­me res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta, sino que la me­dia­ti­za a tra­vés de sus mi­nis­tros”.

Ries­go en ges­tión

Es­ta al­ta ro­ta­ción, en voz de Ca­mi­lo An­drés Ta­ma­yo, doc­tor en Cien­cias Po­lí­ti­cas de la U. de Hud­ders­field (Reino Uni­do) y do­cen­te de la U. Ea­fit, mues­tra que San­tos ha si­do pre­so de las alian­zas con va­rios par­ti­dos pa­ra go­ber­nar, lo que “ge­ne­ra pro­ble­mas de eje­cu­ción de po­lí­ti­cas de lar­go alien­to que ne­ce­si­ta el país y pri­vi­le­gia el cálcu­lo po­lí­ti­co”.

El con­sul­tor po­lí­ti­co Mi­guel Jaramillo afir­mó que Lo ideal es lo­grar que exis­tan po­lí­ti­cas de Es­ta­do di­fe­ren­cia­les de las po­lí­ti­cas de go­bierno, pa­ra que los mi­nis­tros tra­ba­jen por unas me­tas su­pe­rio­res que su­pe­ran la co­yun­tu­ra. “La pre­va­len­cia del eje­cu­ti­vo so­bre los de­más ra­mas del po­der en Co­lom­bia de­man­da ro­les mi­nis­te­ria­les de una du­ra­ción ma­yor, con el ob­je­ti­vo de al­can­zar y apli­car las po­lí­ti­cas pú­bli­cas pro­pues­tas”.

Pa­ra Adol­fo Ma­ya, coor­di­na­dor de la Maes­tría en Go­bierno de Ea­fit, es­te fe­nó­meno no es ex­clu­si­vo de San­tos, sino que es un asun­to es­truc­tu­ral del sis­te­ma, don­de los mi­nis­tros cam­bian al vai­vén de la co­rre­la­ción de fuer­zas en co­yun­tu­ras cor­tas y no en pers­pec­ti­va de lar­ga du­ra­ción. “Los mi­nis­tros no ges­tio­nan po­lí­ti­cas de es­ta­do sino pro­gra­mas de go­bierno, y eso ha­ce que ha­ya ines­ta­bi­li­dad”

ILUSTRACIÓN ARCHIVO EMERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.