290 AÑOS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JOR­GE GIRALDO RA­MÍ­REZ ca­lia@une.net.co

A los cua­ren­ta años de vi­da es­te hom­bre del si­glo XVIII pre­sen­tó al pú­bli­co una de sus tan­tí­si­mas obras y, qui­zás, la más im­por­tan­te que pro­du­jo. Te­nía en­ton­ces –con­si­de­ran­do la ex­pec­ta­ti­va de vi­da– el equi­va­len­te a 70 años de edad de hoy. To­da una vi­da de­di­ca­do a un ofi­cio, apren­di­do en la fa­mi­lia pa­ter­na y com­par­ti­do con sus hi­jos. Un ofi­cio fa­ti­go­so, co­ti­diano, so­me­ti­do a la pre­sión de los je­fes po­lí­ti­cos o ecle­siás­ti­cos, a las an­gus­tias del tiem­po que opri­me con la de­man­da de un pro­duc­to se­ma­nal, de en­tre­gas es­pe­cia­les se­gún la épo­ca del año; se­ma­na tras se­ma­na y año tras año, in­ten­tan­do tras­mi­tir al­go nue­vo so­bre un ca­len­da­rio len­to y re­pe­ti­ti­vo. To­da una vi­da la­bo­ral lu­chan­do por al­gu­na au­to­no­mía en el tra­ba­jo y re­mu­ne­ra­cio­nes más ade­cua­das, cam­bio de em­pre­sas y ciu­da­des pa­ra en- con­trar un lu­gar pro­pio y agra­da­ble. En lar­gos pa­sa­jes su bio­gra­fía pue­de ser la de un ar­te­sano no­ta­ble o un tra­ba­ja­dor he­roi­co de aque­llos que se exal­ta­ron tan­to en el si­glo XX.

El co­mien­zo de la ta­rea pa­re­ce mo­des­to. Se ba­sa en un frag­men­to muy bre­ve y tos­co de una obra an­ti­gua, re­vi­sa­da en co­mún con un co­la­bo­ra­dor ha­bi­tual. Y se tra­ba­jó con­vo­can­do a ella la ex­pe­rien­cia y el ba­ga­je per­so­nal, en la téc­ni­ca y la ex­pre­si­vi­dad, y su épo­ca to­da, es­pi­ri­tual y se­cu­lar. Co­mo to­do ho­mo fa­ber se­rio y res­pon­sa­ble bus­ca el me­jor re­sul­ta­do po­si­ble en to­do lo que ha­ce. Pe­ro las di­men­sio­nes y las exi­gen­cias prác­ti­cas pa­ra su rea­li­za­ción des­bor­dan cual­quier sen­ti­do de la eco­no­mía y desafían el jui­cio de los aus­pi­cia­do­res y los es­pec­ta­do­res. La ex­pu­so cua­tro ve­ces en el cuar­to de si­glo que le que­dó de vi­da has­ta que, cien años des­pués de la pri­me­ra, fue res­ca­ta­da en un ac­to de va­len­tía.

En un tiem­po en el cual el sen­ti­do de lo más, de lo su­pe­rior, se ha per­di­do y el mé­ri­to se ha di­ver­si­fi­ca­do y mul­ti­pli­ca­do has­ta de­ve­nir tri­vial ha­bría que po­der ala­bar lo su­bli­me to­da­vía, así es­té fue­ra de lu­gar. Una per­so­na- li­dad arri­ban­do al es­cep­ti­cis­mo –co­mo la mía– pue­de ha­cer una ex­cep­ción pa­ra ase­gu­rar la cús­pi­de de lo su­bli­me a “La pa­sión se­gún san Ma­teo”. No al­can­za la ima­gi­na­ción pa­ra su­po­ner que un hom­bre tan ocu­pa­do y cons­tre­ñi­do co­mo cual­quier ser hu­mano que tra­ba­ja y ape­nas so­bre­vi­ve pu­die­ra rea­li­zar una obra se­me­jan­te. Es co­mo si nos di­je­ran, y tu­vié­ra­mos que creer­lo, que una so­la per­so­na cons­tru­yó la mu­ra­lla chi­na. Al­go tu­vo que in­tuir Johann Se­bas

tian Bach (1685-1750) du­ran­te su ela­bo­ra­ción pa­ra es­cri­bir­la en tin­ta ro­ja a di­fe­ren­cia de sus de­más obras en se­pia. Pue­de de­cir­se con Emil Cio­ran (1911-1995), en una de las ver­sio­nes de un afo­ris­mo afor­tu­na­do, que “cuan­do es­cu­cháis a Bach, veis na­cer a Dios” (De lá­gri­mas y san­tos). Y pue­de dár­se­le una vuel­ta, ¿si no apre­ciáis a Bach, creéis en Dios? Y otras más

No al­can­za la ima­gi­na­ción pa­ra su­po­ner que un hom­bre tan ocu­pa­do co­mo cual­quier ser hu­mano que ape­nas so­bre­vi­ve, pu­die­ra rea­li­zar una obra se­me­jan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.