Y QUIÉN EDU­CA SO­BRE TIE­RRAS?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RICARDO LOZANO es­tra­te­gias­so­cia­les@yahoo.com

¿Có­mo se les lla­ma a las tie­rras que con­ser­van sus bos­ques pa­ra que la eco­no­mía crez­ca sos­te­ni­ble­men­te y los co­lom­bia­nos sa­tis­fa­gan las ne­ce­si­da­des más bá­si­cas co­mo los ali­men­tos, sa­lud, ener­gía, in­dus­tria, em­pleo y agua po­ta­ble ? ¿Ocio­sas o pro­duc­ti­vas?

¿Có­mo va­mos a ga­ran­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad de los te­rre­nos bal­díos que su­mi­nis­tran los más va­lio­sos ser­vi­cios al cre­ci­mien­to del país? ¿Y que no ter­mi­nen co­mo han ter­mi­na­do la ma­yo­ría de tie­rras que han si­do mal usa­das? Ac­tual­men­te, más del 50 % del te­rri­to­rio na­cio­nal, in­clui­das las tie­rras de­di­ca­das a la agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría, es­tán en es­ta­do crí­ti­co de ero­sión, y los pe­rió­di­cos ya co­mien­zan a lle­nar sus pá­gi­nas con imá­ge­nes de ta­las in­con­tro­la­das de bos­ques na­tu­ra­les y des­truc­ción de sue­los pro­duc­ti­vos en áreas cu­ya vo­ca­ción era fo­res­tal pro­tec­to­ra y aho­ra co­rren el mis­mo tris­te des­tino.

¿Có­mo va­mos a ga­ran­ti­zar el cau­dal mí­ni­mo en una cuen­ca fren­te a la cre­cien­te de­man­da por cre­ci­mien­to de la po­bla­ción y de la eco­no­mía na­cio­nal don­de se es­pe­ra que pa­ra los pró­xi­mos 10 años el sec­tor agrí­co­la in­cre­men­te en un 43 % las hec­tá­reas sem­bra­das, la de­man­da de agua por par­te del sec­tor pro­duc­ti­vo au­men­te en un 65 %, y la de­man­da eléc­tri­ca crez­ca un 51 %?

A los nue­vos pro­pie­ta­rios ¿quién los es­tá ca­pa­ci­tan­do y for­man­do pa­ra que no se co­me­tan los mis­mos erro­res de con­ver­tir­las en tie­rras no pro­duc­ti­vas?

Re­cor­de­mos que 19 áreas fo­res­ta­les del sis­te­ma de par­ques na­cio­na­les na­tu­ra­les su­mi­nis­tran el agua que de­man­da­mos 25 mi­llo­nes de per­so­nas y apor­tan al me­nos US$ 491 mi­llo­nes por adi­cio­na­li­dad hí­dri­ca al ser­vi­cio de agua po­ta­ble. Las ciu­da­des más be­ne­fi­cia­das por te­ner tie­rras fo­res­ta­les son Bo­go­tá, Ca­li, Bu­ca­ra­man­ga, Medellín, Cú­cu­ta, Ma­ni­za­les, Pe­rei­ra, Ar­me­nia, Vi­lla­vi­cen­cio, Nei­va, Iba­gué, Va­lle­du­par, y de­más acue­duc­tos mu­ni­ci­pa­les y ru­ra­les del país. ¿Qué tan­to es­ta­mos re­co­no­cien­do es­te ser­vi­cio de cui­dar y pre­ser­var es­tra­té­gi­ca­men­te los sue­los y bos­ques aguas arri­ba de las bo­ca­to­mas?

Los dis­tri­tos de rie­go que se be­ne­fi­cian con agua pro­ve­nien­te de las cuen­cas pro­te­gi­das cer­ca­nas o den­tro del sis­te­ma de par­ques na­cio­na­les na­tu­ra­les -SPNN- re­pre­sen­tan al me­nos 152.286 hec­tá­reas y unas 25.857 fa­mi­lias be­ne­fi­cia­das, y se es­ti­ma que es­tas áreas apor­tan al me­nos US$ 884 mi­llo­nes por adi­cio­na­li­dad hí­dri­ca en el sec­tor agrí­co­la.

El 100 % de las cuen­cas que abas­te­cen el 75 % del Sis­te­ma Ener­gé­ti­co Na­cio­nal son áreas fo­res­ta­les no pro­duc­ti­vas pa­ra la agri­cul­tu­ra, pe­ro sí pro­duc­ti­vas pa­ra el desa­rro­llo de Co­lom­bia. El 50 % de la ener­gía hi­dro­eléc­tri­ca que se pro­du­ce en el país uti­li­za agua que pro­vie­ne de par­ques na­cio­na­les que apor­tan al me­nos US$ 502 mi­llo­nes por adi­cio­na­li­dad hí­dri­ca en el sec­tor ener­gé­ti­co.

Y pa­ra­dó­ji­ca­men­te, se si­guen de­fo­res­tan­do 140 mil ha/año, prin­ci­pal­men­te por ac­ti­vi­da­des no for­ma­les de mi­ne­ría ile­gal, cul­ti­vos ilí­ci­tos y con­tra­ban­do ile­gal de ma­de­ra na­tu­ral.

Más del 50 % de las tie­rras en Co­lom­bia es­tán con ero­sión. Más del 60 % del de­par­ta­men­to del Ce­sar se es­tá con­vir­tien­do en el de­sier­to ex­ten­di­do de La Gua­ji­ra. Sin ol­vi­dar a los de­par­ta­men­tos del Mag­da­le­na, Cór­do­ba, Su­cre, San­tan­der, Nor­te de San­tan­der, los Lla­nos Orien­ta­les, Hui­la, To­li­ma, Cau­ca, Na­ri­ño, Bo­ya­cá y Cun­di­na­mar­ca. To­das ellas al­gún día fue­ron tie­rras fo­res­ta­les pro­duc­ti­vas. Hoy día su ma­yor apor­te es are­na.

¿Qué en­ten­de­rá un juez por tie­rras ocio­sas o no pro­duc­ti­vas? La res­pues­ta no pue­de de­jar­se al li­bre al­be­drío, se tie­ne que de­fi­nir y con­tex­tua­li­zar. La pro­duc­ti­vi­dad no con­sis­te so­lo en la ex­plo­ta­ción agrí­co­la o ga­na­de­ra, tam­bién lo es la pre­ser­va­ción de las fuen­tes de agua y la ge­ne­ra­ción de bie­nes y ser­vi­cios de los eco­sis­te­mas co­mo la cap­tu­ra de los ga­ses efec­to in­ver­na­de­ro - GEI-, es­tos úl­ti­mos a tra­vés del man­te­ni­mien­to de los bos­ques.

Sus be­ne­fi­cia­rios no son so­lo los due­ños de las tie­rras, son tam­bién un nú­me­ro ili­mi­ta­do de per­so­nas, y por ello se de­ben con­cre­tar las es­truc­tu­ras de be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos y las res­pec­ti­vas con­di­cio­nes pa­ra los pro­pie­ta­rios de esas tie­rras.

Los bos­ques “ocio­sos” o “im­pro­duc­ti­vos” son tam­bién una ben­di­ción

Ac­tual­men­te, más del 50 % del te­rri­to­rio na­cio­nal, in­clui­das las tie­rras de­di­ca­das a la agri­cul­tu­ra y ga­na­de­ría, es­tán en es­ta­do crí­ti­co de ero­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.