LA CA­RRE­RA POR LA EDU­CA­CIÓN

El Colombiano - - OPINIÓN - Por IVÁN DU­QUE MÁR­QUEZ re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Na­die dis­cu­te que la edu­ca­ción es el as­pec­to fun­da­men­tal y cru­cial pa­ra la mo­vi­li­dad so­cial. La edu­ca­ción nos da las ha­bi­li­da­des, la pre­pa­ra­ción, las he­rra- mien­tas pa­ra ade­cuar el co­no­ci­mien­to ha­cia el ca­pi­tal hu­mano. Pe­ro el país tie­ne que re­fle­xio­nar so­bre si la edu­ca­ción es­tá sien­do un ver­da­de­ro vehícu­lo pa­ra la mo­vi­li­dad so­cial. Pa­ra ello es in­tere­san­te ver la edu­ca­ción co­mo una ca­rre­ra, don­de te­ne­mos en un ca­rril a un ni­ño de al­tos in­gre­sos, y en otro, a un ni­ño de una fa­mi­lia de in­gre­sos vul­ne­ra­bles.

El ni­ño de al­tos in­gre­sos tie­ne más tiem­po de lac­tan­cia ex­clu­si­va y op­ti­ma nu­tri­ción du­ran­te los pri­me­ros años de vi­da, re­ci­be to­dos los mi­cro­nu­trien­tes. Va a un prees­co­lar, don­de tie­ne una for­ma­ción psi­co­so­cial, psi­coa­fec­ti­va, psi­co­mo­triz y una ma­yor ca­pa­ci­dad de apren­der pa­la­bras, de ex­pre­sar sen­ti­mien­tos y de for­ta­le­cer la cor­te­za pre­fron­tal del ce­re­bro. Lle­ga a un co­le­gio don­de re­ci­be for­ma­ción en una jor­na­da com­ple­ta en la que com­bi­na las cien­cias, las ma­te­má­ti­cas y el len­gua­je con la for­ma­ción di­gi­tal, la de­por­ti­va y la cul­tu­ral. Des­pués lle­ga a la uni­ver­si­dad, con ba­ja po­si­bi­li­dad de de­ser­tar.

En el otro ca­rril, el ni­ño vul­ne­ra­ble tie­ne dé­fi­cits nu­tri­cio­na­les, la ma­má tie­ne me­nor tiem­po pa­ra lac­tan­cia ex­clu­si­va, tie­ne ac­ce­so li­mi­ta­do a la pro­teí­na y la gran ma­yo­ría no va a prees­co­lar. Pa­sa los pri­me­ros tres o cua­tro años de vi­da ba­jo el cui­da­do de un fa­mi­liar, uno de sus pa­dres o un ve­cino. En el co­le­gio re­ci­be me­dia jor­na­da, y no tie­ne la ca­pa­ci­dad de di­ver­si­fi­car su for­ma­ción, en­tre otras co­sas por­que el ma­yor dé­fi­cit de in­fra­es­truc­tu­ra de­por­ti­va y cul­tu­ral lo tie­nen los co­le­gios pú­bli­cos. Si lo­gra in­gre­sar a la uni­ver­si­dad tie­ne una al­ta po­si­bi­li­dad de de­ser­tar. Ca­si cin­co de ca­da diez es­tu­dian­tes vul­ne­ra­bles que lo­gran lle­gar a ella de­ser­tan, por­que no tie­nen los me­dios pa­ra cu­brir­la.

¿Qué te­ne­mos que ha­cer có­mo país? Pri­me­ro, una gran cam­pa­ña de nu­tri­ción y otra muy agre­si­va pa­ra am­pliar la co­ber­tu­ra prees­co­lar, pa­ra que to­dos los ni­ños ac­ce­dan a bue­nos pro­fe­so­res, bue­nos co­no­ci­mien­tos y bue­nas he­rra­mien­tas. Es­te es un desafío gran­de por­que los pro­fe­so­res de prees­co­lar ca­si nun­ca es­tán en el es­ca­la­fón do­cen­te, son los de me­nos años de es­co­la­ri­dad y los de peor re­mu­ne­ra­ción. Tam­bién de­be­mos com­ple­men­tar es­to con la jor­na­da úni­ca, con do­ble ali­men­ta­ción y una re­vi­sión cu- rri­cu­lar que pon­ga en el mis­mo plano la edu­ca­ción de­por­ti­va, cul­tu­ral y tec­no­ló­gi­ca con las otras áreas del co­no­ci­mien­to.

En los úl­ti­mos tres años de co­le­gio, al igual que la for­ma­ción aca­dé­mi­ca bá­si­ca, de­be­mos brin­dar edu­ca­ción pa­ra el em­pleo. Cuan­do se gra­dúen, de­ben te­ner en una mano el di­plo­ma de ba­chi­ller, y en la otra el de téc­ni­cos o tec­nó­lo­gos. Y pa­ra que lle­guen a la uni­ver­si­dad y per­ma­nez­can en ella se re­quie­ren me­ca­nis­mos de aho­rro pro­gra­ma­do y fon­dos que sean fi­nan­cia­dos en par­te con re­cur­sos de las re­ga­lías.

La edu­ca­ción es el pre­sen­te y el fu­tu­ro del país. De ella de­pen­de que Co­lom­bia es­té pre­pa­ra­da pa­ra en­fren­tar los re­tos de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial. Pa­ra lo­grar­lo te­ne­mos que ha­cer que la ca­rre­ra de la edu­ca­ción no sea de­sigual, pa­ra que los más vul­ne­ra­bles no ter­mi­nen con­de­na­dos a la po­bre­za des­de el mo­men­to en el que na­cen

“Te­ne­mos que ha­cer que la ca­rre­ra de la edu­ca­ción no sea de­sigual, pa­ra que los más vul­ne­ra­bles no ter­mi­nen con­de­na­dos a la po­bre­za des­de que na­cen”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.