En la ciu­dad se es­tu­dian más de 300 ce­re­bros

El Gru­po de Neu­ro­cien­cias de An­tio­quia pre­ser­va ce­re­bros pa­ra des­en­tra­ñar sus se­cre­tos.

El Colombiano - - TENDENCIAS | SALUD - Por HE­LE­NA COR­TÉS GÓ­MEZ

¿Al­gu­na vez pien­sa en có­mo ex­pe­ri­men­ta­mos el mun­do que nos ro­dea? ¿Có­mo sa­be­mos que un li­món es ver­de y con for­ma de pe­lo­ta de fút­bol en mi­nia­tu­ra? El ce­re­bro es un sis­te­ma in­creí­ble­men­te com­ple­jo y efi­cien­te de al­ma­ce­na­mien­to de in­for­ma­ción, que es res­pon­sa­ble de to­do lo que sa­be­mos y sen­ti­mos hoy, así co­mo las co­sas que co­no­ce­mos, pe­ro no sa­be­mos que sa­be­mos.

¿Se ima­gi­na un lu­gar en el que los ce­re­bros es­tán guar­da­dos, es­pe­ran­do que los es­tu­dien? ¿Un ban­co de ce­re­bros, or­ga­ni­za­dos en con­ge­la­do­res nu­me­ra­dos? Exis­te, en Medellín, y es el úni­co en el país.

El neu­ro­ban­co del Gru­po de Neu­ro­cien­cias de An­tio­quia na­ció en 1995 co­mo re­sul­ta­do na­tu­ral de las in­ves­ti­ga­cio­nes que rea­li­za­ban neu­ro­cien­tí­fi­cos de la re­gión. An­drés Vi­lle­gas, mé­di­co y doc­tor en neu­ro­cien­cias, tra­ba­ja allí ca­si des­de que co­men­zó, ha­ce vein­te años. “La do­na­ción del pri­mer ca­so no fue pla­nea­da. En aque­lla épo­ca el doc­tor Fran­cis­co Lo­pe­ra, la psi­có­lo­ga Lu­cía Ma­dri­gal y el neu­ro­pa­tó­lo­go Juan Car­los Aran­go es­ta­ban ha­cien­do es­tu­dios so­bre los gru­pos fa­mi­lia­res con alz­hei­mer, ya que el diag­nós­ti­co de la en­fer­me­dad se ha­ce por es­tu­dio del te­ji­do. Con el tiem­po apa­re­cie­ron más fa­mi­lias y se ani­ma­ron a do­nar”.

El uso de te­ji­do ce­re­bral hu­mano ha lle­va­do a mu­chos des­cu­bri­mien­tos im­por­tan­tes, que aho­ra se usan pa­ra ayu­dar a pre­ve­nir, diag­nos­ti­car y tra­tar tras­tor­nos neu­ro­ló­gi­cos.

El mé­to­do del ban­co de ce­re­bros per­mi­te que uno so­lo de es­tos pue­da apor­tar a cien­tos de es­tu­dios cien­tí­fi­cos. Se­gún Vi­lle­gas no se pue­de con­ta­bi­li­zar el nú­me­ro de in­ves­ti­ga­cio­nes que es­te cen­tro ha so­por­ta­do. “Se han he­cho cien­tos de es­tu­dios… en es­te mo­men­to se es­tán en­vian­do cua­tro in­ves­ti­ga­cio­nes a con­vo­ca­to­rias de Col­cien­cias y ca­da pro­yec­to pro­du­ci­rá fru­tos de for­ma in­de­pen­dien­te. Uno de los lo­gros más gran­des que ha te­ni­do es ca­rac­te­ri­zar la po­bla­ción de alz­hei­mer pre­coz en An- tio­quia”. Las mues­tras con las que cuen­ta es­te es­pa­cio se han usa­do pa­ra ade­lan­tar in­ves­ti­ga­cio­nes acer­ca de en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas ca­da vez más di­ver­sas. Las mu­ta­cio­nes que se co­no­cen en la ac­tua­li­dad gra­cias a es­te y otros la­bo­ra­to­rios de in­ves­ti­ga­ción en el mun­do son más de 250.

El úni­co ban­co de da­tos del país no só­lo le sir­ve a in­ves­ti­ga­do­res lo­ca­les, sino a otros que es­tán en Fran­cia, Ale­ma­nia, In­gla­te­rra, Es­pa­ña, Es­ta­dos Uni­dos y Ar­gen­ti­na. El neu­ro­ban­co tra­ba­ja en es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con otros de ce­re­bros, ca­da uno de los cua­les tie­ne su pro­pio en­fo­que.

“Hay frag­men­tos de es­tos ce­re­bros que man­da­mos a Ale­ma­nia pa­ra es­tu­dios co­la­bo­ra­ti­vos con la Uni­ver­si­dad de Ham­bur­go”, cuen­ta Vi­lle­gas.

El ce­re­bro

He­mos apren­di­do más so­bre el ce­re­bro en la úl­ti­ma dé­ca­da que en los úl­ti­mos cin­co mil años. Hay tan­ta in­for­ma­ción so­bre él que se nos ol­vi­da que du­ran­te bue­na par­te de la his­to­ria no su­pi­mos có­mo fun­cio­na­ba, ni si­quie­ra qué era. En la An­ti­güe­dad, los mé­di­cos creían que el ce­re­bro es­ta­ba com­pues­to de fle­ma. Aris­tó­te­les lo con­si­de­ra­ba una es­pe­cie de ne­ve­ra, ca­paz de con­tra­rres­tar el ca­lor del co­ra­zón.

El ser hu­mano es el úni­co ma­mí­fe­ro que usa el ce­re­bro pa­ra es­tu­diar­se a sí mis­mo. Se­gún di­jo Matt­hew Glas­ser, au­tor es­ta­dou­ni­den­se de la des­crip­ción re­cien­te de las 97 re­gio­nes del ce­re­bro que no se co­no­cían o se co­no­cían po­co, “la for­ma co­mo fun­cio­na es­tá ín­ti­ma­men­te co­rre­la­cio­na­do con su es­truc­tu­ra, con su hard­wa­re, por de­cir­lo de al­gu­na for­ma. Es­to sig­ni­fi­ca que si quie­res sa­ber qué es lo que el ce­re­bro pue­de ha­cer, hay que en­ten­der có­mo es­tá or­ga­ni­za­do y ´ca­blea­do´”.

A me­di­da que los hu­ma­nos he­mos evo­lu­cio­na­do, es­te ha du­pli­ca­do su ta­ma­ño pe­san­do un ki­lo y me­dio en pro­me­dio. Se­gún los neu­ro­cien­tí­fi­cos, con­su­me el 20 % de to­do el com­bus­ti­ble que re­ci­be el cuer­po y ge­ne­ra la

ener­gía su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner un bom­bi­llo pren­di­do.

Con el fin de com­pren­der es­te enig­má­ti­co ór­gano hu­mano así co­mo los fac­to­res que desatan sus en­fer­me­da­des, cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia han per­fec­cio­na­do téc­ni­cas que per­mi­ten una pre­ser­va­ción del te­ji­do más ade­cua­da pa­ra ha­cer aná­li­sis ge­né­ti­cos y ce­lu­la­res. Pa­ra eso sir­ve el neu­ro­ban­co.

Có­mo fun­cio­na

Cuan­do hay una do­na­ción, cuen­ta el coor­di­na­dor del Gru­po de Neu­ro­cien­cias de An­tio­quia, Fran­cis­co Lo­pe­ra, el pri­mer día guar­dan el he­mis­fe­rio de­re­cho en una ne­ve­ra, a me­nos de 80 gra­dos, y el he­mis­fe­rio iz­quier­do en otra con for­mal­dehí­do, una sus­tan­cia quí­mi­ca. Al día si­guien­te cam­bian de he­mis­fe­rio. Ca­da ne­ve­ra va­le

cin­cuen­ta mi­llo­nes de pe­sos.

Lo ade­cua­do es que, con unos días de an­ti­ci­pa­ción, un in­ves­ti­ga­dor so­li­ci­te al ban­co de ce­re­bros un te­ji­do de una de las 24 re­gio­nes dis­tin­tas que ex­trae el Gru­po de Neu­ro­cien­cias de An­tio­quia ape­ga­do a es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les, se­gún cuen­ta Vi­lle­gas.

Ca­da uno de los con­te­ne­do­res de ce­re­bros es­tán vin­cu­la­dos a una ba­se de da­tos que con­tie­ne la in­for­ma­ción clí­ni­ca y pa­to­ló­gi­ca en ca­da ór­gano. La so­li­ci­tud del in­ves­ti­ga­dor de­be ve­nir con un con­jun­to de coor­de­na­das que di­ri­ge a un téc­ni­co en el ban­co de ce­re­bros a un con­ge­la­dor en par­ti­cu­lar, que es­tá nu­me­ra­do por es­tan­tes, bas­ti­do­res, co­lum­nas y ca­jas que se di­vi­den en fi­las y co­lum­nas nu­me­ra­das.

Quié­nes pue­den do­nar

El neu­ro­ban­co ga­ran­ti­za la pro­tec­ción de la pri­va­ci­dad

y los de­seos de los do­nan­tes. To­do in­tere­sa­do en do­nar su ce­re­bro o el de un fa­mi­liar pue­de con­tac­tar con el Gru­po de Neu­ro­cien­cias de An­tio­quia.

Y no se pre­ser­van ce­re­bros de per­so­nas que es­tu­vie­ron en­fer­mas, el ban­co ne­ce­si­ta ce­re­bros sa­nos. Al com­pa­rar­los, los neu­ro­cien­tí­fi­cos pue­den ver sus de­fec­tos; de he­cho, em­pie­zan a identificar di­fe­ren­cias en­tre la es­truc­tu­ra de un ce­re­bro co­rrien­te y el de otro aque­ja­do por tras­tor­nos co­mo la es­qui­zo­fre­nia, el au­tis­mo o la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer

ILUSTRACIÓN SSTOCK FO­TO JU­LIO HE­RRE­RA

El neu­ro­ban­co no ha si­do so­lo una co­lec­ción de ce­re­bros, in-clu so an­tes de eso se re­que­ría la to­ma de mues­tras de san­gre pa­ra la ob­ten­ción de ADN. Se ubi­ca en el edi­fi­cio SIU de la Uni-ve rsi­dad de An­tio­quia. En la fo­to, An­drés Vi-lleg as, neu­ro­cien­tí­fic o.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.