X500 de Juan An­drés Aran­go: en­ca­jar, ma­du­rar y re­sis­tir

El Colombiano - - TENDENCIAS - OSWALDO OSO­RIO Crí­ti­co de ci­ne

Tres his­to­rias se­pa­ra­das en sus ar­gu­men­tos, con­ta­das de for­ma al­ter­na­da, pe­ro que tie­nen en co­mún a unos per­so­na­jes, su con­di­ción y cir­cuns­tan­cias. El di­rec­tor co­lom­biano Juan

An­drés Aran­go ubi­ca es­tas his­to­rias en Ciu­dad de Mé­xi­co, Bue­na­ven­tu­ra y Mon­treal, tres ciu­da­des que no po­dían ser más di­fe­ren­tes en­tre sí, pe­ro que ter­mi­nan sien­do uni­ver­sos si­mi­la­res pa­ra es­tos tres jó­ve­nes que se en­fren­tan ca­da uno a sus res­pec­ti­vos con­tex­tos, arro­jan­do co­mo re­sul­ta­do un re­la­to du­ro y re­fle­xi­vo so­bre la iden­ti­dad, el sen­ti­do de per­te­nen­cia y la tran­si­ción de la ju­ven­tud a la adul­tez. La his­to­ria de David es la de un jo­ven cam­pe­sino de as­cen­den­cia in­dí­ge­na que via­ja a Ciu­dad de Mé­xi­co lue­go de la muer­te de su pa­dre. El cho­que con la gran ur­be es ro­tun­do, in­clu­so se en­fren­ta a dos mun­dos muy dis­tin­tos, el de sus ami­gos pun­ke­ros y el de las pan­di­llas del ba­rrio don­de se alo­ja. En­tre­tan­to, Alex re­gre­sa a Bue­na­ven­tu­ra des­pués de ha­ber­se ido co­mo po­li­zón a Es­ta­dos Uni­dos, y aun­que lo que quie­re es ser pes­ca­dor, en el ca­mino de con­se­guir un mo­tor ter­mi­na tra­ba­jan­do co­mo sol­da­do pa­ra la ma­fia lo­cal. Mien­tras que en Mon­treal se en­cuen­tra Ma­ría, quien lle­ga de Fi­li­pi­nas tras la muer­te de su ma­dre, y a pe­sar de que su abue­la le tie­ne un fu­tu­ro pla­nea­do, ella op­ta por la re­bel­día pro­pia de una ado­les­cen­te con­fun­di­da. La pe­lí­cu­la bien pu­do ser tres cor­tos con­ta­dos uno tras otro, pe­ro se de­ci­de por un re­la­to al­terno al cual ese tren­za­do de las his­to­rias le otor­ga una uni­dad de­fi­ni­da por la aso­cia­ción di­rec­ta que se ha­ce de las dis­tin­tas cir­cuns­tan­cias y de­ci­sio­nes de es­tos jó­ve­nes. A dos de ellos, a los hom­bres, la fal­ta de opor­tu­ni­da­des de su en­torno los arrin­co­na ha­cia la mar­gi­na­li­dad y la vio­len­cia. Y aun­que sus cir­cuns­tan­cias ini­cia­les son muy pa­re­ci­das, sus his­to­rias pre­sen­tan dos al­ter­na­ti­vas muy di­fe­ren­tes de acuer­do con sus de­ci­sio­nes. En cuan­to a ella, si bien no tie­ne los pro­ble­mas de un con- tex­to ter­cer­mun­dis­ta y mar­gi­nal, su mar­gi­na­li­dad se da por vía de la edad y de su con­di­ción de in­mi­gran­te, pe­ro so­bre to­do, y es­te es el ele­men­to que más los une y los de­ter­mi­na a los tres, por la au­sen­cia de sus pa­dres. Ese des­am­pa­ro afec­ti­vo, esa fal­ta de re­fe­ren­tes, que no quie­ren re­co­no­cer co­mo tal, pe­ro que los amar­ga y los en­du­re­ce, es el mó­vil de mu­chas de sus de­ci­sio­nes, pa­ra bien y pa­ra mal: pa­ra bus­car con una nue­va iden­ti­dad a una nue­va fa­mi­lia, co­mo David; pa­ra sa­cri­fi­car­se y con­ver­tir­se pa­ra su her­mano el pa­dre que él no tu­vo, co­mo Alex; o pa­ra oca­sio­nar una pe­que­ña ca­tás­tro­fe y for­zar el re- gre­so a la tie­rra de su ma­dre, co­mo Ma­ría. Co­mo ocu­rrió con La Pla­ya D.C. (2012), es­te jo­ven di­rec­tor co­lom­biano de­mues­tra aquí gran cla­ri­dad y sen­si­bi­li­dad pa­ra dar cuen­ta de un uni­ver­so ad­ver­so des­de el pun­to de vis­ta de unos jó­ve­nes que tie­nen que em­pe­zar a to­mar de­ci­sio­nes cru­cia­les en su vi­da, y con ello de­fi­nir de una vez por to­das lo que van a ser el res­to de su exis­ten­cia. Es­to lo ha­ce des­de un só­li­do tra­ba­jo con ac­to­res na­tu­ra­les y una sol­tu­ra y es­pon­ta­nei­dad en la pues­ta en es­ce­na que no por su vo­ca­ción rea­lis­ta es­tá exen­ta de mu­chos mo­men­tos de be­lle­za estética.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.