El ca­tá­lo­go de flo­ra del Abu­rrá tie­ne ya 284 es­pe­cies

Un U tra­ba­jo de más m de 12 años que q mues­tra y des­cri­bed las es­pe­cies e exis­ten­tes e en es­ta e re­gión.

El Colombiano - - PORTADA - Por RAMIRO VELÁSQUEZ GÓ­MEZ

Lo que era una ac­ti­vi­dad aca­dé­mi­ca, 12 años des­pués se con­vir­tió en el Ca­tá­lo­go Vir­tual de Flo­ra del Va­lle de Abu­rrá.

Na­ció co­mo un her­ba­rio vir­tual pe­ro ese es­fuer­zo sos­te­ni­do mues­tra hoy 284 es­pe­cies, en su gran ma­yo­ría ár­bo­les y ar­bus­tos de las áreas ur­ba­nas del Abu­rrá.

Ali­men­ta­do al co­mien­zo por el gru­po de pro­fun­di­za­ción en bio­di­ver­si­dad de es­tu­dian­tes de In­ge­nie­ría Am­bien­tal de la Es­cue­la de In­ge­nie­ría tie­ne hoy el apo­yo del pro­gra­ma de Bio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad CES.

Se bus­ca­ba, cuen­ta la pro­fe­so­ra e in­ves­ti­ga­do­ra Ma­ría

del Pilar Arro­ya­ve Ma­ya, quien ha es­ta­do fren­te al proyecto con otros do­cen­tes, ha si­do mos­trar to­da esa di­ver­si­dad.

En el si­tio web se en­cuen­tran las es­pe­cies que han in­clui­do, con su fi­cha. Y las fotos de sus par­tes, des­de el ta­llo a las ho­jas, flo­res y fru­tos, que van agre­gan­do de a po­co.

Es una guía pa­ra cual­quier per­so­na que quie­ra co­no­cer más la flo­ra nues­tra o de­ci­dir so­bre al­gu­na.

No ha si­do fá­cil, di­ce la pro­fe­so­ra. De al­gu­nas no se tie­ne in­for­ma­ción su­fi­cien­te en­ton­ces hay que es­pe­rar que flo­rez­can o den fru­to.

Los es­tu­dian­tes in­tere­sa­dos en el te­ma que es­ta­ban en el gru­po to­ma­ban las fotos e iban su­man­do re­gis­tros.

Ese her­ba­rio ini­cial so­lo te­nía fotos de las es­pe­cies y de sus par­tes, no la fi­cha téc­ni­ca que hoy acom­pa­ña a ca­da una.

“En 2014 co­men­za­mos a con­sul­tar otra in­for­ma­ción, co­mo ori­gen, al­tu­ra, diá­me­tro a la al­tu­ra del pe­cho, co­pa, lon­ge­vi­dad”.

Aho­ra tie­nen ade­más as­pec­tos eco­ló­gi­cos y se­gui­rán in­clu­yen­do to­da la in­for­ma­ción po­si­ble.

“De mu­chas no se sa­ben dis­tin­tos as­pec­tos, por ejem­plo cuá­les son sus po­li­ni­za­do­res, có­mo se dis­per­san. Es­to se cons­ti­tu­ye en un lla­ma­do pa­ra lle­nar esos va­cíos en el co­no­ci­mien­to”, ex­pre­sa la in­ves­ti­ga­do­ra.

Se busca in­cluir lo bá­si­co, co­mo las ca­rac­te­rís­ti­cas mor­fo­ló­gi­cas y las eco­ló­gi­cas: tem­pe­ra­tu­ra, pre­ci­pi­ta­ción, re­la­ción de fau­na. Asi­mis­mo, pa­ra qué es­tá re­co­men­da­da la es­pe­cie, si es pa­ra sem­brar en se­pa­ra­do­res, en par­ques, en re­ti­ros de que­bra­das.

Y de­ta­lles im­por­tan­tes co­mo el olor de las flo­res, por­que no to­das son agra­da­bles al ol­fa­to y eso in­flu­ye pa­ra su siem­bra en el lu­gar in­di­ca­do.

Tam­bién có­mo es el fru­to, por­que si es gran­de y pe­sa­do el ár­bol no pue­de es­tar en lu­ga­res por don­de tran­si­ten per­so­nas y vehícu­los. O si las ho­jas tie­nen es­pi­nas, que es otro con­di­cio­nan­te pa­ra ele­gir el si­tio de siem­bra.

To­do es­to es­tá en las fi- chas que des­cri­ben los ár­bo­les y ar­bus­tos de la re­gión.

¿Có­mo es?

Es­ta obra en cons­truc­ción per­ma­nen­te, por­que la vir­tua­li­dad lo per­mi­te, des­ta­ca la pro­fe­so­ra Ma­ría Ele­na Gutiérrez, coau­to­ra, se pue­de con­sul­tar en in­ter­net co­mo ca­tá­lo­go de flo­ra del Va­lle de Abu­rrá.

Es de fá­cil con­sul­ta. Al en­trar se en­cuen­tra un se­lec­tor de es­pe­cies, que al des­ple­gar­se pre­sen­ta las es­pe­cies por nom­bre cien­tí­fi­co, en or­den al­fa­bé­ti­co. Pe­ro tam­bién es­tá la pes­ta­ña pa­ra con­sul­tar por el nom­bre co­mún.

Al abrir por una u otra op­ción se des­plie­ga la es­pe­cie con sus fotos (si las tie­ne, o las que ten­ga) y la in­for­ma­ción de la que se dis­po­ne.

Un ca­so: el cám­bu­lo, tan fo­to­gé­ni­co y com­par­ti­do en re­des so­cia­les en es­te co­mien­zo del año.

Es una es­pe­cie na­ti­va, de la fa­mi­lia Fa­ba­ceae, de has­ta 35 me­tros de al­tu­ra y 100 cen­tí­me­tros de diá­me­tro, co­pa am­plia y oval, cre­ci­mien­to rá­pi­do y al­ta atrac­ción de fau­na. Es po­li­ni­za­do por aves e in­sec­tos.

De flo­res car­no­sas y fru­to en le­gum­bre, re­quie­re ilu­mi­na­ción y hu­me­dad. Es de raí­ces fuer­tes y ex­ten­di­das por

lo que no se de­be sem­brar cer­ca a edi­fi­cios.

La fi­cha con­tie­ne otros da­tos que per­mi­ten ha­cer­se una idea de la es­pe­cie y co­no­cer­la me­jor. In­clu­so se pue­den fil­trar con ba­se en 16 ca­rac­te­rís­ti­cas has­ta aho­ra.

“La he­rra­mien­ta de bús­que­da avan­za­da “Se­lec­tor de es­pe­cies” per­mi­te en­con­trar aque­llas que cum­plen con cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas de­fi­ni­das por el usua­rio, ta­les co­mo el ta­ma­ño, la am­pli­tud y for­ma de co­pa, el co­lor de las flo­res, las li­mi­ta­cio­nes y los re­que­ri­mien­tos am­bien­ta­les. Es­to fa­ci­li­ta la se­lec­ción de las más apro­pia­das pa­ra es­ta­ble­cer en los di­fe­ren­tes ti­pos de es­pa­cios ver­des ur­ba­nos”, ex­pli­ca Ma­ría del Pilar.

Las pro­pie­da­des me­di­ci­na­les que pue­den te­ner al­gu­nas no se in­clu­yen pues­to que se re­quie­ren mu­chos es­tu­dios pa­ra co­rro­bo­rar ese uso y por eso pre­fie­ren omi­tir­las.

Otra de las fa­ci­li­da­des es que la flo­ra se pue­de con­sul­tar ade­más por las fa­mi­lias.

El si­tio web in­clu­ye un glo­sa­rio ex­ten­so de los tér­mi­nos usa­dos en la des­crip­ción de la flo­ra in­clui­da, que orien­ta al vi­si­tan­te so­bre la des­crip­ción de dis­tin­tos com­po­nen­tes de mo­do que en­tien­da to­do lo que se di­ce de ca­da una.

El tra­ba­jo

La pro­fe­so­ra Ma­ría del Pilar afir­ma que “es un de­lei­te ver los ár­bo­les. Es­ta es una pa­sión por los ár­bo­les”, por eso el tra­ba­jo no pe­sa y tam­po­co se ha pa­ra­do.

Con el apo­yo del CES des­de 2014 y un proyecto de in­ves­ti­ga­ción con Col­cien­cias so­bre los ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos en el Va­lle de Abu­rrá, han po­di­do agre­gar más in­for­ma­ción.

La pro­fe­so­ra Ma­ría Ele­na re­sal­ta que al mos­trar los ár­bo­les sir­ve pa­ra com­bi­nar es­pe­cies por sus co­lo­res. De he­cho algunos ar­qui­tec­tos lo con­sul­tan con ese fin.

Tam­bién un es­tu­dian­te de In­ge­nie­ría de Sis­te­mas apo­ya la obra.

Se sa­be que en el Abu­rrá hay más de 600 es­pe­cies de ár­bo­les y ar­bus­tos, pe­ro las 284 del ca­tá­lo­go son una bue­na mues­tra de lo que exis­te, de las más co­no­ci­das y po­co a po­co se com­ple­ta­rá.

“Cuan­do se tie­nen las ca­rac­te­rís­ti­cas com­ple­tas de una, se agre­ga”.

La iden­ti­fi­ca­ción en ge­ne­ral ha si­do fá­cil, pe­ro en algunos ca­sos han te­ni­do que re­cu­rrir a ex­per­tos, co­mo los pro­fe­so­res acom­pa­ñan­tes por par­te del CES.

No se pien­sa ex­ten­der a zo­nas ru­ra­les por­que se­ría una in­ves­ti­ga­ción dis­pen­dio­sa que re­que­ri­ría más re­cur­sos de to­da cla­se. Se ha pre­ten­di­do “mos­trar la gran di­ver­si­dad de es­pe­cies, mu­chas ame­na­za­das, co­mo el abar­co o el ce­dro”, di­ce Ma­ría del Pilar.

La ten­den­cia que se te­nía en la re­gión me­tro­po­li­ta­na, de un ma­yor nú­me­ro de es­pe­cies in­tro­du­ci­das se re­vier­te.

Ma­ría Ele­na afir­ma que por el in­cen­ti­vo pa­ra sem­brar­las en­tran más y ven­drán otras de dis­tin­tas re­gio­nes que se aco­mo­dan al cli­ma y las ca­rac­te­rís­ti­cas del Abu­rrá.

Bos­que ur­bano

Si bien se in­clu­yen unas po­cas es­pe­cies ar­bó­reas de los al­re­de­do­res de la se­de de la Es­cue­la en el al­to de Las Pal­mas, en el ca­tá­lo­go co­men­za­rán a in­cluir pron­to las her­bá­ceas.

“Por­que es bos­que ur­ba-

no y es­te tie­ne ese com­po­nen­te: ar­bó­reo, her­bá­ceas, epí­fi­tas y otras”, di­cen.

Es un bos­que con di­fe­ren­tes es­tra­tos, ca­da uno de ellos con un ser­vi­cio a la fau­na aso­cia­da.

La iden­ti­fi­ca­ción de her­bá­ceas no es sen­ci­lla, pe­ro creen que es ne­ce­sa­rio in­cluir­las.

Así, el ca­tá­lo­go, que si­gue sien­do una ac­ti­vi­dad con­ti­nua del se­mi­lle­ro de in­ves­ti­ga­ción so­bre bio­di­ver­si­dad, se for­ta­le­ce­rá más.

Un tra­ba­jo que les ha per­mi­ti­do, ade­más, co­no­cer me­jor la dis­tri­bu­ción de la flo­ra en es­ta re­gión. Mu­cha más va­rie­dad, por ejem­plo, en El Po­bla­do que en la Zo­na No­ro­rien­tal de Me­de­llín.

Y re­afir­ma la ne­ce­si­dad de con­tar con par­ques cer­ca a las ca­sas, da­do el pa­pel be­né­fi­co de los ár­bo­les, por don­de se les mi­re.

“Los ár­bo­les ayu­dan a la sa­lud fí­si­ca y men­tal del ser hu­mano. El ver­de da tran­qui­li­dad”, ex­pre­sa la pro­fe­so­ra Ma­ría del Pilar.

Aquel her­ba­rio, que en su mo­men­to (2005) me­re­ció un re­co­no­ci­mien­to del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción, se ha trans­for­ma­do. Es un li­bro abier­to en in­ter­net al ser­vi­cio de los ha­bi­tan­tes del Abu­rrá.

Es­tos que con fre­cuen­cia ad­vier­ten so­bre una u otra es­pe­cie pa­ra in­cluir o que ex­pre­san sus pre­gun­tas pa­ra pro­fun­di­zar en es­te com­po­nen­te esen­cial de la re­gión me­tro­po­li­ta­na, ese ver­de que tan­to se an­sía.

El su­ri­bio (que ilus­tra es­ta pá­gi­na), es na­ti­vo, vi­ve más de 60 años, sir­ve ali­men­to a la fau­na y su am­plia co­pa brin­da som­bra...

Mu­cho pa­ra co­no­cer

FOTOS COR­TE­SÍA CA­TÁ­LO­GO VIR­TUAL

Arri­ba flo­res del su­ri­bio (Zy­gia lon­gi­fo­lia); de­re­cha arri­ba, cor­te­za del ébano (Cae­sal­pi­nia ebano) y flo­res del ba­la de ca­ñón; acá, el cám­bu­lo (Eryth­ri­na poep­pi­gia­na).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.