RE­CO­MEN­DA­CIO­NES PA­RA LA PO­LÍ­TI­CA RU­RAL

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RA­FAEL AUBAD rau­bad@proantioquia.org.co

Un gru­po de aca­dé­mi­cos, em­pre­sa­rios y ex­per­tos, reuni­dos re­cien­te­men­te en una me­sa ru­ral que pro­mo­vi­mos Proantioquia y Ea­fit, ra­ti­fi­có que gran par­te del fu­tu­ro y el pro­gre­so del país es­tá en el cam­po. Pe­ro so­lo se lo­gra si las nor­mas y la in­ver­sión pú­bli­ca, son es­tra­té­gi­cas en tér­mi­nos de desa­rro­llo pro­duc­ti­vo.

Ea­fit es­ti­ma que si el 72 % de la in­ver­sión pú­bli­ca del pos­con­flic­to va a la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal pro­duc­ti­vo agrí­co­la, se du­pli­ca­ría la pro­duc­ti­vi­dad del sec­tor en cin­co años. Se re­fie­re prin­ci­pal­men­te a in­ver­sión en vías, riego, asis­ten­cia téc­ni­ca y edu­ca­ción per­ti­nen­te. Tal con­tex­to se­ría el de­to­nan­te de ma­yor in­ver­sión pri­va­da, am­plia­ción de la fron­te­ra agrí­co­la y el em­pleo; círcu­lo vir­tuo­so pa­ra un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial y de lar­go pla­zo.

Pe­ro es ne­ce­sa­rio que otras po­lí­ti­cas va­yan en sin­cro­nía con el desa­rro­llo de tal con­tex­to. Es im­pe­rio­so que quie­nes tra­ba­jan hoy el cam­po con éxi­to, in­di­vi­dual, co­lec­ti­va­men­te o en arre­glos agroin­dus­tria­les, sien­tan que son ac­to­res fun­da­men­ta­les y que to­dos ca­ben, con la de­bi­da se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, en la Ley de Tie­rras. En el proyecto de ley “Por el cual se adop­tan dis­po­si­cio­nes de Or­de­na­mien­to Social de la Pro­pie­dad y Tie­rras Ru­ra­les y se dic­tan otras dis­po­si­cio­nes”, la men­ción a la pro­duc­ti­vi­dad de la tie­rra es ca­si inexis­ten­te. Y, en con­se­cuen­cia, sus dis­po­si­cio­nes no re­fle­jan cla­ra­men­te las di­ná­mi­cas pro­duc­ti­vas de to­dos los ac­to­res que hoy son pilar fun­da­men­tal del desa­rro­llo agrí­co­la.

Otra ta­rea crí­ti­ca y con gran­des efec­tos in­me­dia­tos, es la for­ma­li­za­ción de la pro­pie­dad ru­ral. Sie­te mi­llo­nes de hec­tá­reas es la me­ta pro­pues­ta; no al­can­za­ble sin un pro­ce­so dis­rup­ti­vo. ¡ En­tre 2012 y 2014, de 36 mil so­li­ci­tu­des de for­ma­li­za­ción, so­lo se en­tre­ga­ron 801 tí­tu­los! ¿ Por qué no una alian­za del Go­bierno con las uni­ver­si­da­des, pa­ra que es­tu­dian­tes de de­re­cho, uti­li­zan­do las nue­vas tec­no­lo­gías di­gi­ta­les, va­yan a los te­rri­to­rios y con­sig­nen to­da la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria pa­ra to­mar de­ci­sio­nes rá­pi­das y acer­ta­das?

Co­mo par­te de los com­pro­mi­sos del po­sa­cuer­do, du­ran­te los pró­xi­mos 15 años el Go­bierno en­tre­ga­ría 200 mil hec­tá­reas anua­les a cam­pe­si­nos sin tie­rra. La can­ti­dad que po­dría es­tar dis­po­ni­ble pa­ra es­tos pro­pó­si­tos aún es in­cier­ta; no exis­te un cen­so apro­pia­do ni da­tos cla­ros so­bre la si­tua­ción de ca­da pre­dio; a lo que se su­ma el uso de de­li­mi­ta­cio­nes ob­so­le­tas por cuen­ta de una car­to­gra­fía desac­tua­li­za- da. Aquí tam­bién se su­gie­ren me­di­das dis­rup­ti­vas: al­ter­na­ti­vas tec­no­ló­gi­cas de ba­jo cos­to pa­ra lle­var a ca­bo el pro­ce­so de de­li­mi­ta­ción y for­ma­li­za­ción de los pre­dios ru­ra­les. Hay muy bue­nas prác­ti­cas en los paí­ses afri­ca­nos. ¿Por qué no for­mar es­tu­dian­tes ru­ra­les, de los úl­ti­mos años de ba­chi­lle­ra­to, en las téc­ni­cas fun­da­men­ta­les de la to­po­gra­fía y di­gi­ta­les, e in­cor­po­rar­los a los cen­sos ca­tas­tra­les?

Con­si­de­ran­do ade­más la po­si­ble in­ten­si­fi­ca­ción de los con­flic­tos in­he­ren­tes a la trans­for­ma­ción social que se es­pe­ra en nues­tro cam­po, re­sul­ta im­pe­ra­ti­vo do­tar la ju­ris­dic­ción agra­ria de fa­cul­ta­des pa­ra el ar­bi­tra­je de pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la ru­ra­li­dad en su con­jun­to. Se re­quie­re un per­so­nal res­pon­sa­ble y ca­pa­ci­ta­do pa­ra afron­tar ta­les si­tua­cio­nes con ga­ran­tía de im­par­cia­li­dad.

Es­ta­mos a tiem­po pa­ra que el Go­bierno exa­mi­ne es­tas re­co­men­da­cio­nes y otras más que sa­lie­ron de la me­sa ru­ral co­men­ta­da, (tex­to com­ple­to en www.proantioquia.org.co), pues sin lu­gar a du­das, en un te­ma tan com­ple­jo los erro­res se pa­gan muy ca­ro

Re­sul­ta im­pe­ra­ti­vo do­tar la ju­ris­dic­ción agra­ria de fa­cul­ta­des pa­ra el ar­bi­tra­je de pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la ru­ra­li­dad en su con­jun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.