LA ILU­SIÓN DE PERDURAR

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RI­CAR­DO ME­JÍA CANO www.ri­car­do­me­jia­cano.com

El de­seo del ser hu­mano a per­pe­tuar­se se re­mon­ta a nues­tros orí­ge­nes. El ar­te y la literatura son bue­nos ejem­plos de có­mo el hom­bre ha que­ri­do de­jar obras que le tras­cien­dan.

En el mun­do em­pre­sa­rial no son po­cos los ca­sos en que los eje­cu­ti­vos se an­clan a sus car­gos. Es la ma­ne­ra erró­nea de que­rer in­mor­ta­li­zar­se. Ol­vi­dan que de­trás vie­ne gen­te me­jor y con ga­nas, a quie­nes se les de­be abrir el ca­mino. Se quie­ren per­pe­tuar en vi­da y con fre­cuen­cia ter­mi­nan ma­tan­do las em­pre­sas. En el ca­so de las em­pre­sas fa­mi­lia­res es peor: el hi­jo de 50 años, des­pués de 25 en la com­pa­ñía, va don­de el pa­dre, quien tie­ne 75, y le pre­gun­ta “Pa­dre ¿Por qué no pla­nea­mos la su­ce­sión?”. El pa­dre le res­pon­de, “hi­jo, vas muy bien, pe­ro aún tie­nes mu­cho por apren­der”. Lue­go mue­re el pa­dre y mue­re la com­pa­ñía.

Sin em­bar­go na­die tie­ne me­jo­res opor­tu­ni­da­des de de­jar un le­ga­do que los due­ños de las em­pre­sas fa­mi­lia­res. In­quie­to con es­te y otros te­mas en­tre­vis­té al pro­fe­sor Er­nes­to Po­za.

Un fac­tor cla­ve pa­ra la con­ti­nui­dad del le­ga­do fa­mi­liar es crear en los he­re­de­ros una ilu­sión, un com­pro­mi­so: có­mo el desa­rro­llo del ne­go­cio fa­mi­liar, ade­más de me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de la fa­mi­lia, de los em­plea­dos y clien­tes de la em­pre­sa, pue­de y de­be con­tri­buir al pro­gre­so de la so­cie­dad. Igual­men­te en­se­ñar­les que cuan­do asu­man su rol de ac­cio­nis­tas, de­be­rán plas­mar esa ilu­sión en una es­tra­te­gia, en cu­yo desa­rro­llo de­be­rán par­ti­ci­par la( s) fa­mi­lia( s), la jun­ta di­rec­ti­va y el equi­po de ge­ren­cia. Es­to en palabras sue­na fá­cil, pe­ro ¿Có­mo se lo­gra en la prác­ti­ca?, le pre­gun­té al re­nom­bra­do pro­fe­sor. Re­su­mo su res­pues­ta: Sa

muel C. John­son, una vez gra­dua­do co­mo in­ge­nie­ro quí­mi­co, in­gre­só a tra­ba­jar con su pa­dre en los años 50 del si­glo pa­sa­do co­mo Di­rec­tor de Nue­vos Pro­duc­tos. Su pa­dre le mo­ti­vó mu­cho a in­no­var. Un buen día Sa­muel le pre­sen­tó a su pa­dre un por­ta­fo­lio de in­sec­ti­ci­das en ae­ro­sol. Su pa­dre asom­bra­do le di­jo, “¡Pe­ro la nues­tra es una com­pa­ñía de ce­ras pa­ra pi­sos!”. Sa­muel no se des­ani­mó y des­pués de mu­cho tra­ba­jo le in­cor­po­ró a los in­sec­ti­ci­das al­go de ce­ra, con lo cual me­jo­ró la es­ta­bi­li­dad del pro­duc­to y fue mo­ti­vo pa­ra que su pa­dre apo­ya­ra el proyecto. Una com­pa­ñía que só­lo ha­cia ce­ras pa­ra pi­sos, in­cor­po­ró nue­vos pro­duc­tos con mar­cas co­mo Bay­gon, Raid, OFF, etc. La em­pre­sa, “SC John­son, a Fa­mily Com­pany”, fun­da­da en 1886, se ha con­ver­ti­do en una mul­ti­na­cio­nal de más de US$ 10.000 mi­llo­nes de fac­tu­ra­ción anual, con presencia en más de 70 paí­ses, gra­cias a que ca­da ge­ne­ra­ción ha sem­bra­do en la si­guien­te amor por la in­no­va­ción y por pro­bar co­sas nue­vas y el com­pro­mi­so de con­so­li­dar una em­pre­sa que­ri­da por sus con­su­mi­do­res y preo­cu­pa­da por el bie­nes­tar de la so­cie­dad. Se tra­ta de una fa­mi­lia or­gu­llo­sa de su le­ga­do.

El pro­fe­sor Po­za es fun­da­dor de la Fa­cul­tad de Em­pren­di­mien­to y de Em­pre­sas fa­mi­lia­res de la Uni­ver­si­dad de Thun­der­bird, Ari­zo­na. Sus tra­ba­jos han si­do pre­sen­ta­dos en el New York Ti­mes, Wall Street Jor­nal, Bu­si­ness Week, etc. Ha si­do ase­sor de va­rias de las 500 de em­pre­sas de For­tu­ne y de al­gu­nas de las más gran­des de La­ti­noa­mé­ri­ca. Es miem­bro fun­da­dor del Fa­mily Firm Ins­ti­tu­te, Ins­ti­tu­to que le otor­gó el Pre­mio Ri­chard Beck­hard Prac­ti­ce en 1996. Es re­co­no­ci­do co­mo uno de los más pres­ti­gio­sos con­sul­to­res en el mun­do de em­pre­sas fa­mi­lia­res y la 4ta edi­ción de su li­bro Fa­mily

bu­si­ness, es de lec­tu­ra obli­ga­da pa­ra to­dos aque­llos que quie­ran apren­der có­mo ha­cer que sus em­pre­sas per­du­ren. Tam­bién lo pue­den apren­der vien­do el vi­deo de la en­tre­vis­ta en www. ri­car­do­me­jia­cano.com

En el mun­do em­pre­sa­rial no son po­cos los ca­sos en que los eje­cu­ti­vos se an­clan a sus car­gos. Es la ma­ne­ra erró­nea de que­rer in­mor­ta­li­zar­se. Ol­vi­dan que de­trás vie­ne gen­te me­jor y con ga­nas, a quie­nes se les de­be abrir el ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.