EL NEOFASCISMO ES­TÁ AL ACECHO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN JO­SÉ GAR­CÍA POSADA juan­jogp@une.net.co

Creo que to­da­vía es­tán a tiem­po las uni­ver­si­da­des pa­ra po­ner por obra una es­tra­te­gia pre­ven­ti­va con­tra la ame­na­za neo­fas­cis­ta, to­ta­li­ta­ria y de pen­sa­mien­to úni­co. Es una co­rrien­te que es­tá al acecho. La ne­ga­ción de la crí­ti­ca, de la cultura de la dis­cor­dan­cia y de la con­tro­ver­sia ci­vi­li­za­da es­tá emer­gien­do con sig­nos in­quie­tan­tes en el mun­do uni­ver­si­ta­rio, tan­to en Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos co­mo en La­ti­noa­mé­ri­ca y, por su­pues­to, en el país nues­tro.

Se di­rá que la uni­ver­si­dad es tra­sun­to de la reali­dad social. Es cier­to en par­te, pe­ro no tie­ne por qué acep­tar­se co­mo ar­gu­men­to pa­ra aco­ger las ten­den­cias más des­truc­ti­vas de la so­cie­dad abier­ta co­mo si se tra­ta­ra de fe­nó­me­nos inevi­ta­bles y obli­ga­to­rios. Si en el es­ce­na­rio social apa­re­cen se­ña­les de in­to­le­ran­cia, ra­di­ca­li­za­ción, ne­ga­ción de las ideas con­tra­rias e im­po­si­ción des­de las al­tas es­fe- ras del Es­ta­do de un ré­gi­men que re­du­ce al mí­ni­mo las ga­ran­tías a la opo­si­ción, lo mis­mo no tie­ne por qué su­ce­der en el en­torno uni­ver­si­ta­rio, don­de se pre­su­me que de­ben pri­mar el plu­ra­lis­mo, el diá­lo­go cons­truc­ti­vo de sa­be­res y el res­pe­to a la di­fe­ren­cia. La uni­ver­si­dad de­be ser, por su pro­pia na­tu­ra­le­za, mo­tor del cam­bio y trans­for­ma­do­ra del es­ta­do de co­sas.

Se ha­bla de pro­fe­so­res ve­ta­dos por­que no com­par­ten las orien­ta­cio­nes ideo­ló­gi­cas o po­lí­ti­cas de sec­to­res pre­do­mi­nan­tes en las co­mu­ni­da­des aca­dé­mi­cas. Del ma­to­neo so­la­pa­do ha ido pa­sán­do­se a la apli­ca­ción de san­cio­nes ex­tra­aca­dé­mi­cas y ar­bi­tra­rias, al mar­gen de las nor­mas le­ga­les y es­ta­tu­ta­rias y, cla­ro es­tá, por en­ci­ma de cri­te­rios y prin­ci­pios de éti­ca uni­ver­si­ta­ria. El co­le­ga­je se man­da al sa­na­le­jo, cuan­do de­be­ría ser la re­gla áu­rea de las re­la­cio­nes en­tre in­te­lec­tua­les dig­nos de ser­lo. Se ha­bla de si­tua­cio­nes que me­re­cen in­ves­ti­ga­ción se­ria y se­ve­ra en las cua­les se aco­rra­la de tal mo­do al con­tra­dic­tor (por la so­la evi­den­cia de que no es­tá de acuer­do con al­gu­na idea y tie­ne el va­lor ci­vil de ex­pre­sar­la en for- ma res­pe­tuo­sa y sin abu­sar de la li­ber­tad de cá­te­dra) que se le des­acre­di­ta an­te sus alum­nos, se le nin­gu­nea me­dian­te la re­duc­ción de la car­ga do­cen­te y se le apli­can cas­ti­gos tan ar­cai­cos co­mo el ex­tra­ña­mien­to, sin fórmula de jui­cio y sin se­guir el de­bi­do pro­ce­so.

El fas­cis­mo no es de iz­quier­da ni de de­re­cha. Es una ter­ce­ra vía con­ta­mi­na­da por el es­pí­ri­tu to­ta­li­ta­rio. Ta­po­na las po­si­bi­li­da­des de pen­sar dis­tin­to y los mo­dos de ex­pre­sión y di­fu­sión del pen­sa­mien­to. Ese neofascismo so­bre­vi­nien­te es un vi­rus que pue­de cau­sar es­tra­gos en la edu­ca­ción su­pe­rior. De­be­ría de­ba­tir­se cuan­to an­tes en las co­mu­ni­da­des aca­dé­mi­cas. De lo con­tra­rio, lle­ga­rá el día en que el mie­do, la su­mi­sión, la mor­da­za y la in­to­le­ran­cia man­den la pa­ra­da en una cla­se in­te­lec­tual llamada a re­sis­tir, pen­sar dis­tin­to y ha­cer va­ler el de­re­cho a du­dar y pre­gun­tar

La ame­na­za neo­fas­cis­ta, to­ta­li­ta­ria y de pen­sa­mien­to úni­co es una co­rrien­te que es­tá al acecho. Las las uni­ver­si­da­des to­da­vía es­tán a tiem­po pa­ra po­ner por obra una es­tra­te­gia pre­ven­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.