MASCOTAS HUMANIZADAS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JU­LIA­NA GÓ­MEZ RES­TRE­PO Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na Fa­cul­tad de Com. Social, 7° se­mes­tre ju­lia­na.go­mez­res@upb.edu.co

El pro­ble­ma ra­di­ca en que nues­tra so­cie­dad mo­der­na hu­ma­ni­za tan­to a los ani­ma­les, que in­clu­so le due­le más que ase­si­nen a un pe­rri­to que a una per­so­na.

Te­ner mascotas es al­go muy co­mún hoy en día y ca­da vez son más las fa­mi­lias que se de­can­tan por te­ner un ani­mal do­més­ti­co en sus ho­ga­res. Se­gún un ar­tícu­lo de El Es­pec­ta­dor pu­bli­ca­do en ju­nio de 2016, “Fe­nal­co en­con­tró que más de la ter­ce­ra par­te de los ho­ga­res co­lom­bia­nos ha op­ta­do por in­cluir en sus nú­cleos fa­mi­lia­res a una mas­co­ta, lo que in­di­ca que apro­xi­ma­da­men­te 1 de ca­da 3 fa­mi­lias po­seen al­gu­na, sea un pe­rro, ga­to, aves o pe­ces”. Las cau­sas son ob­vias: el gus­to por los ani­ma­les, te­ner una com­pa­ñía, ne­ce­si­dad de afec­to, etc; pe­ro el pe­li­gro es­tá cuan­do se trans­gre­den es­tas mo­ti­va­cio­nes y las mascotas pa­san de ser una com­pa­ñía a con­si­de­rar­se par­te de la fa­mi­lia. El sa­cer­do­te Wil­son Lo­pe­ra, en la ce­re­mo­nia del Jue­ves San­to, ex­po­nía lo que aho­ra es un he­cho, las per­so­nas en vez de te­ner hi­jos o una pa­re­ja, pre­fie­ren las mascotas, pues es­tas “no me van a aban­do­nar, ni a he­rir mis sen­ti­mien­tos”, mo­di­fi­can­do la na­tu­ra­le­za ani­mal de es­tos se­res, to­tal­men­te ins­tin­ti­va e irra­cio­nal, ad­ju­di­cán­do­les ca­rac­te­rís­ti­cas hu­ma­nas que lle­gan a ex­tre­mos cuan­do en una fa­mi­lia el amor de una ma­dre por sus hi­jos es igual a la que tie­ne por su mas­co­ta, que en ese ca­so no es llamada por lo que es, sino que es un “hi­jo” más. Cé­sar Mi­llán, ex­per­to en ca­ni­nos, afir­mó en una en­tre­vis­ta con la re­vis­ta me­xi­ca­na Con­te­ni­do, que “no se es­tán te­nien­do en cuen­ta las ne­ce­si­da­des del ani­mal. El ser hu­mano se ha en­fo­ca­do en ser pro­fe­sio­nal y no en te­ner fa­mi­lia. Por eso quie­ren lle­nar ese va­cío con los ani­ma­les. Pe­ro los ani­ma­les se sien­ten in­com­ple­tos por­que no son se­res hu­ma­nos y tie­nen otras ne­ce­si­da­des fí­si­cas y psi­co­ló­gi­cas”. Así, el pro­ble­ma no es­tá en te­ner mascotas y brin­dar­les nues­tro afec­to, “pues al igual que no­so­tros, son cria­tu­ras crea­das por Dios”, re­fle­xio­na­ba el pa­dre Lo­pe­ra, el pro­ble­ma ra­di­ca en que nues­tra so­cie­dad mo­der­na hu­ma­ni­za tan­to a los ani­ma­les, que in­clu­so le due­le más que ase­si­nen a un pe­rri­to que a una per­so­na; ar­gu­men­tan­do que el pe­rri­to era un ser in­de­fen­so y la per­so­na no

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.