El equi­po bra­si­le­ño Cha­pe­co­en­se es­tá en ca­sa

Alan Rus­chel, otro de los so­bre­vi­vien­tes del Cha­pe­co­en­se, na­rra lo que sig­ni­fi­ca vol­ver a Co­lom­bia.

El Colombiano - - PORTADA - Por JOHN ERIC GÓ­MEZ MARÍN

El con­jun­to ate­rri­zó ayer en el ae­ro­puer­to de Rio­ne­gro pa­ra en­fren­tar la fi­nal de la Re­co­pa y avi­vó el ca­ri­ño de los an­tio­que­ños. Ca­si seis me­ses des­pués de la tra­ge­dia aé­rea del 28 de no­viem­bre de 2016, el re­no­va­do club lle­gó a Me­de­llín pa­ra en­fren­tar a Atlé­ti­co Nacional. En­tre ellos, los so­bre­vi­vien­tes Jack­son Foll­man y Alan Rus­hel. Así fue el re­ci­bi­mien­to y así son las mues­tras de afec­to.

El so­bre­vi­vien­te que lle­gó al hos­pi­tal pi­dien­do que por fa­vor no fue­ran a bo­tar su ar­go­lla de ma­tri­mo­nio y pre­gun­tan­do por su es­po­sa Aman­da, es­tá de re­gre­so en An­tio­quia, pe­ro lo más im­pre­sio­nan­te es que en 20 días es­ta­rá lis­to pa­ra dispu­tar un par­ti­do ofi­cial con Cha­pe­co­en­se des­pués de su­pe­rar una com­pre­sión en la ti­bia y otra ab­do­mi­nal, ade­más de una frac­tu­ra de la dé­ci­ma vér­te­bra de su co­lum­na. Co­mo él mis­mo di­ce, es un mi­la­gro de Dios.

El la­te­ral Alan Rus­chel arri­bó ayer a la ciu­dad en com­pa­ñía de Jack­son Foll­mann y He­lio Ne­to, los otros fut­bo­lis­tas so­bre­vi­vien­tes. Ellos lle­ga­ron acom­pa­ña­dos de sus fa­mi­lias. Rus­chel, an­tes de ini­ciar el via­je des­de Bra­sil, con­ver­só con EL CO­LOM­BIANO.

¿Có­mo se sien­te des­pués de es­tos me­ses?

“Fe­liz y agra­de­ci­do por es­tar vi­vo, ca­mi­nar y es­tar en­tre­nan­do de nue­vo con el equi­po. Con la sen­sa­ción y la tris­te­za de ha­ber per­di­do mu­chos ami­gos, pe­ro con el agra­de­ci­mien­to tam­bién por la so­li­da­ri­dad de la gen­te de Co­lom­bia y de nues­tra ciu­dad Cha­pe­có”.

¿Sien­te mie­do por vol­ver a mon­tar­se en un avión?

“Más que mie­do, hay an­sie­dad por lle­gar pron­to, pe­ro es­toy siem­pre en las ma­nos de Dios y así co­mo él me dio la po­si­bi­li­dad de se­guir vi­vo, de es­tar jun­to a mi fa­mi­lia y de te­ner la opor­tu­ni­dad de con­ti­nuar con mi ca­rre­ra, se­rá él quien nos si­ga pro­te­gien­do”.

Así co­mo su com­pa­ñe­ro Foll­mann, ¿us­ted va a bus­car a las per­so­nas que le sal­va­ron la vi­da?

“Cuan­do re­gre­sé a Bra­sil hi­ce una pro­me­sa y era que mi es­po­sa co­no­cie­ra a los mé­di­cos y las en­fer­me­ras que hi­cie­ron po­si­ble es­te mi­la­gro, así que voy a pa­gar mi pro­me­sa”.

Su es­po­sa se hi­zo fa­mo­sa des­pués de que us­ted pi­die- ra en el hos­pi­tal que no fue­ran a ex­tra­viar su ar­go­lla de ma­tri­mo­nio...

“Ella fue el mo­tor de mi re­cu­pe­ra­ción. Re­cuer­do que cuan­do sa­lí del hos­pi­tal ha­bía per­di­do 9 ki­los en 16 días y ella, aún hoy, es el sos­tén pa­ra po­der vol­ver a re­cu­pe­rar­me por com­ple­to”.

¿En­ton­ces ya es­tá bien fí­si­ca­men­te?

“Los mé­di­cos di­cen que la re­cu­pe­ra­ción ha si­do mi­la­gro­sa, ya es­toy en­tre­nan­do a la par de mis com­pa­ñe­ros y en unos 20 días es­pe­ro po­der ju­gar de nue­vo un par­ti­do ofi­cial. Pa­re­ce in­creí­ble, pe­ro es cier­to”.

¿Y si­co­ló­gi­ca­men­te?

“No ha si­do fá­cil, aún re­cuer­do a to­dos mis ami­gos y las co­sas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.