Sus mas­co­tas tam­bién su­fren due­los. Ma­né­je­los.

Las mas­co­tas, hoy más ape­ga­das a sus en­tor­nos, su­fren va­cíos que hay que tra­tar cuan­do al­guien o al­go se va.

El Colombiano - - PORTADA - CLAU­DIA ARAN­GO HOL­GUÍN

Daisy, una pe­rra de ra­za french pood­le me­dia­na, tem­bló to­da la no­che en la que su due­ña, Aí­da, tu­vo un ac­ci­den­te de trán­si­to. No dur­mió. A la ma­ña­na si­guien­te lle­gó la no­ti­cia de su muer­te y en­tre los so­llo­zos de los fa­mi­lia­res que que­da­ron en ca­sa, la mas­co­ta se me­tió de­ba­jo de la ca­ma de la mu­jer que vi­vía pen­dien­te de su bie­nes­tar y que ya no vol­ve­ría a ver.

Allí, es­con­di­da, pa­só su due­lo: no sa­lió por unos 15 días. Los de­más ha­bi­tan­tes de la ca­sa la lla­ma­ron con mi­mos y ca­ri­ño y al ver que no res­pon­día, le acer­ca­ron ali­men­to y agua. Po­co los pro­bó. A las dos se­ma­nas sa­lió y si­guió su vi­da con nor­ma­li­dad. Ale­jan­dra Me­jía, ve­te­ri­na­ria del CES y etó­lo­ga de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za en Es­pa­ña, ex­pli­ca que es­te tema de los due­los y el ma­ne­jo de las au­sen­cias es muy co­mún en las mas­co­tas y que pue­den con­tro­lar­se si se les da el ma­ne­jo ade­cua­do. “Tan­to pe­rros y ga­tos pue­den de­pri­mir­se y vi­vir un due­lo por au­sen­cias dia­rias: la muer­te de otra mas­co­ta, cuan­do la fa­mi­lia se va de via­je o in­clu­so cuan­do hay una mudanza”. Hi­pe­ra­pe­go es el nom­bre que le da An

drés Mau­ri­cio Valencia, etó­lo­go de la mis­ma uni­ver­si­dad y tam­bién zoo­tec­nis­ta y adies­tra­dor, a la cau­sa de tan­tos pe­rros y ga­tos de­pri­mi­dos por au­sen­cia. Aun­que es­tos úl­ti­mos son más in­de­pen­dien­tes no fal­ta el due­ño que los vi­va abra­zan­do y car­gan­do to­do el tiem­po y ge­ne­re de­pen­den­cia, pe­ro “en es­pe­cial son los pe­rros quie­nes más de­mues­tran el dolor de la au­sen­cia, da­ñan ob­je­tos, aú­llan, la­dran, ha­cen sus ne­ce­si­da­des por to­da la ca­sa y en el peor de los ca­sos, to­do es­to a la vez”.

Los es­pe­cia­lis­tas con­sul­ta­dos re­co­mien­dan no so­bre­pro­te­ger a las mas­co­tas pa­ra no ge­ne­rar en ellos es­tos mo­de­los de com­por­ta­mien­to que les ha­cen da­ño. Si ya su ca­so no tie­ne re­me­dio y tan­to el pe­rro o el ga­to son los con­sen­ti­dos de la ca­sa, atien­da los si­guien­tes con­se­jos de acuer­do a ca­da si­tua­ción.

No ol­vi­de que, en ca­sos ex­tre­mos, de­be acu­dir al ve­te­ri­na­rio y a etó­lo­gos pro­fe­sio­na­les que pue­dan ayu­dar­le a ami­no­rar los pro­ble­mas que ge­ne­ran las au­sen­cias en sus mas­co­tas

ILUS­TRA­CIÓN ELENA OS­PI­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.