Intercambio con Bo­ko ali­via vi­das, mas no da sa­li­das

Ex­per­tos ven la ac­ción de los te­rro­ris­tas obli­ga­da por la pre­sión ex­ter­na y re­ve­ses en el fren­te de ba­ta­lla.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por DA­NIEL ARMIROLA R.

Una mez­cla de opi­nio­nes di­ver­sas sus­ci­tó en Ni­ge­ria, oc­ci­den­te de Áfri­ca, la li­be­ra­ción de 82 ni­ñas por par­te de Bo­ko Ha­ram, gru­po te­rro­ris­ta que las ha­bía se­cues­tra­do en la zo­na de Chi­bok ha­ce 3 años. Con lo del sá­ba­do, que­dan 113 ni­ñas por res­ca­tar de las 276 que fue­ron rap­ta­das el 14 de abril de 2014.

El go­bierno de Muham­ma­du Buha­ri man­tu­vo una lar­ga ne­go­cia­ción con los yiha­dis­tas pa­ra per­mi­tir que de­ce­nas de fa­mi­lias pu­die­ran ver de re- gre­so a sus hi­jas. A cam­bio de eso, li­be­ró a cin­co te­rro­ris­tas que te­nía en­car­ce­la­dos.

¿Es po­si­ti­vo es­te intercambio o se­rá con­tra­pro­du­cen­te a lar­go pla­zo? En diá­lo­go con EL CO­LOM­BIANO, dis­tin­tos ex­per­tos die­ron su opi­nión: “Se tra­ta de un ges­to con el que los alia­dos sa­la­fis­tas del yiha­dis­mo es­pe­ran ablan­dar a Do­nald Trump. No es ca­sua­li­dad que el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos se ha­ya in­ten­ta­do acer­car du­ran­te la cam­pa­ña al man­da­ta­rio ru­so, Vla­di­mir Pu­tin. Bus­ca una alian­za mun­dial con­tra el te­rro­ris­mo. Ni

tam­po­co es coin­ci­den­cia que es­ta ac­ción ocu­rra en los días pre­vios a su vi­si­ta a Me­dio Orien­te pa­ra con­for­mar esa alian­za in­ter­na­cio­nal. Creo que in­ten­tan ablan­dar­lo, pe­ro de cual­quier for­ma es­te he­cho no so­lu­cio­na na­da del gra­ve con­flic­to en Ni­ge­ria”, con­si­de­ró el imam Ju­lián Za­pa­ta, co­fun­da­dor del Cen­tro Cul­tu­ral Is­lá­mi­co.

John Ma­ru­lan­da, con­sul­tor in­ter­na­cio­nal en se­gu­ri­dad y de­fen­sa, y autor del li­bro “Yihad en La­ti­noa­mé­ri­ca” (Can­gre­jo Edi­to­res, 2017), coin­ci­dió con la idea de que el con­flic­to no ve­rá na­da nue­vo:

“Es pro­ba­ble que an­te una pre­sión militar muy fuer­te el gru­po se vie­ra abo­ca­do a la li­be­ra­ción de tan­tas mu­je­res, muy di­fí­ci­les de man­te­ner.

Pe­ro Bo­ko Ha­ram va a se­guir con sus ac­ti­vi­da­des te­rro­ris­tas en el nor­te de Ni­ge­ria, mu­cho más aho­ra que otras ban­das si­mi­la­res, co­mo Al Qae­da y el Es­ta­do Is­lá­mi­co, han per­di­do te­rreno en esas zo­nas”.

¿Qué di­ce la opo­si­ción?

El Par­ti­do De­mo­crá­ti­co del Pue­blo (PDP) ce­le­bró el he­cho de te­ner a las ni­ñas de vuel­ta, pe­ro su reac­ción tam­bién fue crí­ti­ca: “ce­le­bra­mos la li­be­ra­ción. Su se­cues­tro du­ran­te tres años ha si­do un he­cho que no so­lo le tra­jo dolor a sus fa­mi­lias sino a to­do un país. Pe­ro lo que nos preo­cu­pa es el pre­cio pa­ga­do. Las ni­ñas fue­ron li­be­ra­das en intercambio por te­rro­ris­tas del Bo­ko Ha­ram. Es un pre­cio muy al­to a pa­gar”, di­jo en co­mu­ni­ca­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.