EX­HU­MA­CIÓN

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN DA­VID RA­MÍ­REZ CO­RREA juan­da­ra­mi­rez@gmail.com

Cuan­do las Farc lan­za­ron un ci­lin­dro bom­ba que dio blan­co en el úni­co si­tio don­de la co­mu­ni­dad po­día sen­tir­se se­gu­ra -la ca­pi­lla de San Pa­blo Após­tol del mu­ni­ci­pio Bo­ja­yá, Cho­có- se con­fi­gu­ró la ma­yor de­mos­tra­ción de irra­cio­na­li­dad en la his­to­ria del ab­sur­do con­flic­to del país.

El pa­sa­do 2 de ma­yo se cum­plie­ron 15 años de ese do­lo­ro­so mo­men­to en el que ni Dios pu­do proteger a sus fie­les de la bar­ba­rie de la gue­rri­lla y es­te año su con­me­mo­ra­ción fue ra­ra, pues se su­po­ne que es­ta­mos en una eta­pa de paz, en la que to­do ha­cia de­lan­te pin­ta muy bo­ni­to, co­sa que no fue así pa­ra aque­llos que ca­ye­ron esa tar­de de un jue­ves.

En di­ciem­bre de 2015, las Farc pi­die­ron per­dón por ha­ber ti­ra­do ese ci­lin­dro. Na­die po­drá com­pro­bar si fue un ac­to de con­tri­ción real o un con­di­cio­na­mien­to den­tro del pro­ce­so de Paz con el Go­bierno. Lo cier­to es que por cul­pa de su fal­ta de ra­cio­ci­nio cam­bia­ron la vi­da de to­da una co­mu­ni­dad. A los bo­ja­ya­cen­ses los ma­ta­ron, los des­pla­za­ron y los hi­cie­ron per­der sus per­te­nen­cias ma­te­ria­les y sen­ti­men­ta­les, pe­ro so­bre to­do los de­ja­ron con la hue­lla in­de­le­ble de la vio­len­cia en sus cuer­pos, men­tes, co­ra­zo­nes y al­mas.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, hay al­go bo­ni­to y es­pe­ran­za­dor en to­do es­to. La co­mu­ni­dad lle­gó a un ni­vel de tras­cen­den­cia hu­ma­na in­creí­ble­men­te di­fí­cil de des­cri­bir. La unión de su gen­te ha si­do tan fuer­te que son ejem­plo de có­mo so­bre­lle­var un ab­sur­do y su­pe­rar el dolor. Esa ca­pa­ci­dad de re­cor­dar a sus muer­tos, llo­rar­los con sus tra­di­cio­nes an­ces­tra­les y su­pe­rar la ine­fi­cien­cia del es­ta­do que les ha pues­to tra­ba tras tra­ba en su me­re­ci­do pro­ce­so de re­co­no­ci­mien­to y re­pa­ra­ción co­mo víc­ti­mas, es en­vi­dia­ble. La se­ma­na pa­sa­da y por pe­ti­ción de la co­mu­ni­dad, co­men­zó la ex­hu­ma­ción de los cuer­pos que en ese mo­men­to tu­vie­ron que ser en­te­rra­dos en fo­sas co­mu­nes. Si bien se­rá do­lo­ro­so, ser­vi­rá pa­ra avan­zar más en la sa­na­ción y ha­cer po­si­ble un due­lo com­ple­to. Aho­ra po­drán se- pul­tar a sus muer­tos con los ho­no­res que se me­re­cen.

Pe­ro co­mo en es­te país apren­der es co­sa de bu­rros, la zo­zo­bra es­tá cer­ni­da de nue­vo so­bre el Cho­có en­te­ro. Mien­tras la co­mu­ni­dad man­tie­ne vi­va la me­mo­ria y pe­re­gri­na pa­ra re­cor­dar a sus muer­tos con la fi­gu­ra del ‘Cris­to mu­ti­la­do” -un sím­bo­lo que que­dó de las rui­nas de la igle­sia- el Eln y las au­to­de­fen­sas Gai­ta­nis­tas co­ci­nan un am­bien­te pe­li­gro­so, gra­cias a su sed de po­der que se tra­du­ce en mi­ne­ría ile­gal, ex­tor­sión y cul­ti­vos ilí­ci­tos, en­tre otros.

Los cons­tan­tes en­fren­ta­mien­tos, los ase­si­na­tos de cam­pe­si­nos, los se­cues­tros y las po­bla­cio­nes si­tia­das bajo el control de es­tos gru­pos al mar­gen de la ley, son ob­vias ra­zo­nes pa­ra creer que al­go peor po­dría ve­nir. La De­fen­so­ría del Pue­blo ya lo ad­vir­tió, así co­mo ha­ce quin­ce años tam­bién se sem­bra­ron aler­tas tem­pra­nas que fue­ron ig­no­ra­das. “Es tan evi­den­te lo que pa­sa que no se en­tien­de por qué no se ha­ce na­da”, di­jo en días pa­sa­dos el pa­dre An­tún

Ra­mos, quien aquel fa­tí­di­co día tra­tó de po­ner bajo el abri­go de Dios a las per­so­nas en la igle­sia. “Ay, Dios, ¿quién sa­be qué ven­drá?”, po­drían en­to­nar las can­tao­ras de Bo­ja­yá.

Así es­tá el asun­to: del dolor que cau­sa exal­tar la me­mo­ria pa­ra no ol­vi­dar, a vi­vir con el ries­go de re­pe­tir. Oja­lá no es­te­mos ex­hu­man­do un nue­vo ca­pí­tu­lo de vio­len­cia en el país co­mo ese que se es­cri­bió ha­ce un tiem­po lla­ma­do ma­sa­cre de Bo­ja­yá. Ese que nun­ca pe­ro nun­ca, se nos po­drá ol­vi­dar

Oja­lá no es­te­mos ex­hu­man­do un nue­vo ca­pí­tu­lo de vio­len­cia en el país co­mo ese de Bo­ja­yá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.