No más chi­me­neas ro­dan­tes

La ciu­dad tie­ne su­fi­cien­te­men­te diag­nos­ti­ca­das las fuen­tes de con­ta­mi­na­ción del ai­re, el re­to es­tá en que los con­tro­les a las mis­mas sean efectivos y los in­frac­to­res mo­di­fi­quen su con­duc­ta.

El Colombiano - - OPINIÓN - ES­TE­BAN PARÍS

Tan gra­ve co­mo la den­sa ca­pa con­ta­mi­nan­te, ge­ne­ra­da por las de­no­mi­na­das “chi­me­neas ro­dan­tes” y otras fuen­tes de par­tí­cu­las, que im­pi­den ver las mon­ta­ñas y bo­rran el ho­ri­zon­te en el Va­lle de Abu­rrá, re­sul­tan los ma­les que es­tas cau­san a la sa­lud, en es­pe­cial por su gran com­po­si­ción can­ce­rí­ge­na.

El pro­ble­ma en Me­de­llín se ha­ce más crí­ti­co de­bi­do a su al­to ni­vel de ur­ba­nis­mo (98 %), la gran con­cen­tra­ción de vehícu­los (1.200.000) y su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca en un va­lle don­de el ai­re di­fí­cil­men­te cir­cu­la y las par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes pue­den que­dar días sus­pen­di­das en el ai­re, lo que mul­ti­pli­ca su ame­na­za pa­ra la sa­lud pú­bli­ca.

En un reportaje pu­bli­ca­do ayer por EL CO­LOM­BIANO, bajo el tí­tu­lo “Par­tí­cu­la en el Ai­re del Abu­rrá es 53,4 por cien­to can­ce­rí­ge­na”, que re­co­ge va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes ade­lan­ta­das por cen­tros cien­tí­fi­cos de las más pres­ti­gio­sas uni­ver­si­da­des de la re­gión y ava­la­das por la Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal de EE. UU., prin­ci­pal au­to­ri­dad glo­bal en la ma­te­ria, se vuel­ve a aler­tar so­bre la com­ple­ji­dad del pro­ble­ma y la ne­ce­si­dad de que se adop­ten me­di­das de fon­do pa­ra evi­tar que el fe­nó­meno crez­ca más.

Si bien son va­rias las fuen­tes que en­ve­ne­nan o en­ra­re- cen el ai­re de la ciu­dad, co­mo las cal­de­ras de car­bón, fue­loil, las in­dus­trias, las can­te­ras e in­clu­so las can­chas de fútbol de are­ni­lla, en­tre otras, el agen­te que más pe­li­gro re­vis­te pa­ra la sa­lud es el ho­llín o car­bono ne­gro, que pro­vie­ne de las emi­sio­nes di­rec­tas vehi­cu­la­res, con su apor­te a la par­tí­cu­la res­pi­ra­ble del 53,4 por cien­to de ele­men­tos can­ce­rí­ge­nos, co­mo lo prue­ba una in- ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por el Gru­po de Hi­gie­ne y Ges­tión Am­bien­tal, del Po­li­téc­ni­co Co­lom­biano Jai­me Isa­za Ca­da­vid, que des­ci­fró su com­po­si­ción, to­das sus fuen­tes de emi­sión y el por­cen­ta­je de con­ta­mi­na­ción de las mis­mas.

Otro ele­men­to cla­ve den­tro de las in­ves­ti­ga­cio­nes fue des­cu­brir la par­tí­cu­la PM2.5 mi­cras, que se ge­ne­ra por mo­to­res que uti­li­zan el dié­sel co­mo com­bus- ti­ble, ya que su com­po­si­ción can­ce­rí­ge­na es del 91,2 por cien­to, bur­la cual­quier fil­tro que uti­li­cen las per­so­nas y se alo­ja di­rec­ta­men­te en el pul­món.

In­clu­so, los ga­ses que ge­ne­ran los mo­to­res dié­sel pro­vo­can cán­cer en los se­res hu­ma­nos y per­te­ne­cen a la mis­ma ca­te­go­ría de pro­duc­tos po­ten­cial­men­te le­ta­les co­mo el as­bes­to, el ar­sé­ni­co y el gas mos­ta­za, aler­tó la Or­ga­ni­za- ción Mun­dial de la Sa­lud y ciu­da­des co­mo París, ca­pi­tal de Francia, prohi­bi­rán que a par­tir de 2020 nin­gún vehícu­lo dié­sel cir­cu­le por su te­rri­to­rio.

Aun­que la pre­sen­cia de ta­les par­tí­cu­las en el ai­re no quie­re de­cir que las per­so­nas van a em­pe­zar a mo­rir­se de cán­cer, sí es una aler­ta im­por­tan­te pa­ra que las au­to­ri­da­des del or­den nacional, de­par­ta­men­tal y lo­cal, em­pre­sas, trans­por­ta­do­res y ciu­da­da­nía en ge­ne­ral adop­ten sus pro­pias me­di­das y lle­guen a unos acuer­dos y pro­to­co­los de fon­do en pro de la ca­li­dad del ai­re, por­que se tra­ta de sal­var vi­das.

Ha­ce ape­nas una se­ma­na el De­par­ta­men­to Nacional de Pla­nea­ción pre­sen­tó el re­sul­ta­do de una in­ves­ti­ga­ción en la que de­nun­cia que en Me­de­llín, en los úl­ti­mos dos años, al me­nos, 1.013 per­so­nas mu­rie­ron por ma­les re­la­cio­na­dos con la con­ta­mi­na­ción del ai­re, con­vir­tién­do­se en la re­gión con ma­yor nú­me­ro de muer­tos por es­ta cau­sa en el país, se­gui­da por Bo­go­tá.

Si bien los apor­tes cien­tí­fi­cos son cla­ve pa­ra plan­tear los pro­ble­mas que afec­tan al me­dio am­bien­te y con­tri­buir a sus so­lu­cio­nes, co­mo afir­ma el No­bel de Quí­mi­ca Ma­rio Mo­li­na, la so­lu­ción de los mis­mos co­rres­pon­de a la so­cie­dad

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.