CUES­TIÓN DE ARRU­GAS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por HUM­BER­TO MON­TE­RO hmon­te­ro@la­ra­zon.es

Hay per­so­nas an­ta­gó­ni­cas que, pe­se a to­do, es­tán con­de­na­das a en­ten­der­se. Por­que aun­que el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos,

Do­nald Trump, apo­yó a la can­di­da­ta equi­vo­ca­da en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fran­ce­sas, la na­cio­na­lis­ta eu­ro­fó­bi­ca Ma­ri­ne

Le Pen, ten­drá que des­pa­char con el cen­tris­ta eu­ro­fó­ri­co

Em­ma­nuel Ma­cron. El úni­co ne­xo en co­mún en­tre am­bos man­da­ta­rios es su nu­la ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca. De he­cho, el mo­vi­mien­to que ha res­pal­da­do la can­di­da­tu­ra de Ma­cron –¡En Mar­che!, res­pon­dien­do a sus ini­cia­les– aca­ba de cum­plir so­lo un año y ten­drá que tra­ba­jar muy du­ro pa­ra lo­grar los su­fi­cien­tes dipu­tados en las le­gis­la­ti­vas que es­tán al caer si no quie­re go­ber­nar en cons­tan­te ne­go­cia­ción con otras fuer­zas po­lí­ti­cas. Las pre­si­den­cia­les fran­ce­sas me han pi­lla­do en Lon­dres, vi­si­tan­do a unos ami- gos fran­ce­ses que, aún te­nien­do cla­ro a quien no que­rían en El Elí­seo, des­con­fia­ban de Ma­cron, can­di­da­to de “los fran­ce­ses que no vi­vi­mos en Francia”. Aun­que Ma­cron ha re­co­gi­do en las ur­nas to­do el mie­do a Le Pen, no de­be­ría con­fiar­se de­ma­sia­do. Cier­to es que ni a de­re­cha ni a iz­quier­da pa­re­ce ha­ber ri­val, pe­ro los fran­ce­ses han enviado va­rios men­sa­jes que no con­vie­ne ol­vi­dar. El más no­to­rio es el fuer­te res­pal­do a la Unión Eu­ro­pea. Ya sin el freno bri­tá­ni­co, Francia es­tá dis­pues­ta a li­de­rar el re­lan­za­mien­to po­lí­ti­co eu­ro­peo que ha pro­me­ti­do Ma­cron. La idea es que en cin­co años la UE ten­ga una en­ti­dad pro­pia con un pre­su­pues­to, un mi­nis­tro de Fi­nan­zas y has­ta un par­la­men­to di­fe­ren­cia­dos. Ma­cron tam­bién apues­ta por una “ver­da­de­ra Eu­ro­pa de 27 so­cios en me­dioam­bien­te, in­dus­tria y la ges­tión de las mi­gra­cio­nes”. Se­gún ade­lan­tó ha­ce se­ma­nas, su pri­mer via­je se­rá a Ber­lín, a en­tre­vis­tar­se, una vez más (ya lo hi­zo an­tes de la pri­me­ra vuel­ta) con la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la

Mer­kel, pi­lar fun­da­men­tal —u obs­tácu­lo in­sal­va­ble, ya se ve­rá— de sus am­bi­cio­sas pro­pues­tas eu­ro­peís­tas.

Sin em­bar­go, al mar­gen del mie­do a Le Pen y la con­fian­za fran­ce­sa en el pro­yec­to eu­ro­peo, las elec­cio­nes del pa­sa­do do­min­go han de­ja­do una sen­sa­ción de has­tío en­tre el elec­to­ra­do, co­mo de­mues­tra la ele­va­da abs­ten­ción y los vo­tos en blan­co.

He­cho el aná­li­sis po­lí­ti­co, vol­va­mos so­bre lo real­men­te im­por­tan­te. Có­mo re­sul­ta­rá la re­la­ción en­tre dos per­so­na­jes tan di­fe­ren­tes co­mo Ma­cron y Trump. El pri­me­ro, ca­sa­do con una mu­jer de 64 años (él cum-

pli­rá 40 en di­ciem­bre) que quie­re acom­pa­ñar­lo en las ta­reas de Go­bierno. El se­gun­do, ca­sa­do con una ex­mo­de­lo a la que sa­ca ca­si la mis­ma edad que la es­po­sa de Ma­cron a su ma­ri­do y que ha ex­pre­sa­do su de­seo de se­guir vi­vien­do en Nue­va York, ale­ja­da de su po­de­ro­so es­po­so.

Las di­ver­gen­cias en­tre am­bos lí­de­res que­dan aún más cla­ras cuan­do se si­gue ti­ran­do del hi­lo. Bri­git­te Trog­neux, es­po­sa de Ma­cron, lle­va­ba una vi­da bur­gue­sa en la pro­vin­cia­na Amiens. Es­ta­ba ca­sa­da, con tres hi­jos. Era pro­fe­so­ra de fran­cés en La Pro­vi­den­ce, la es­cue­la lo­cal de los je­sui­tas, don­de tam­bién di­ri­gía el ta­ller de tea­tro. Fue allí don­de co­no­ció al ni­ño pro­di­gio del co­le­gio, un tal Em­ma­nuel Ma­cron.

Él te­nía 16 años; ella, 24 más. Co­mo en un fo­lle­tín de quios­co, o co­mo en una gran no­ve­la ro­mán­ti­ca del XIX, se co­no­cie­ron, se enamo­ra­ron, se se­pa­ra­ron tem­po­ral­men­te pa­ra vol­ver­se a re­unir en París, él ya adul­to, ella se­pa­ra­da, y fi­nal­men­te se ca­sa­ron en 2007. Los hi­jos de ella, al­gu­nos de la edad de Ma­cron e im­pli­ca­dos en su cam­pa­ña, son hoy los hi­jos de él. A los siete nie­tos de ella, les lla­ma “mis nie­tos”, y ellos le lla­man “daddy”.

Al mar­gen del ta­lan­te de am­bos pre­si­den­tes, no pue­do ha­llar dos ras­gos más opues­tos que los que ofre­cen Ma­cron y Trump. Uno, co­lec­cio­nis­ta de mu­je­res (mu­cho más jó­ve­nes, en ge­ne­ral). Otro, enamo­ra­do de su com­pa­ñe­ra de to­da la vi­da, mu­cho ma­yor que él.

No sé us­te­des, pe­ro sin juz­gar a na­die por sus gus­tos, me ins­pi­ra más con­fian­za un hom­bre que no se deja in­ti­mi­dar por las arru­gas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.