TIE­RRA Y GUE­RRA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FRAN­CIS­CO COR­TÉS RO­DAS* fran­cis­co­cor­tes2007@gmail.com *Di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Fi­lo­so­fía U. de A.

Co­lom­bia bus­ca sa­lir de la gue­rra me­dian­te la ne­go­cia­ción po­lí­ti­ca con las Farc y el Eln, pe­ro una bue­na par­te de la so­cie­dad no quie­re acep­tar que de­jar atrás la gue­rra es be­ne­fi­cio­so. Es­te sec­tor, afin­ca­do en la de­fen­sa a ul­tran­za de una jus­ti­cia re­tri­bu­ti­va ab­so­lu­ta con la que pre­ten­de im­pe­dir que ha­ya im­pu­ni­dad pa­ra las Farc, cen­tra­do en la im­pug­na­ción de la JEP y en la de­mo­ni­za­ción de la pro­fun­di­za­ción de la de­mo­cra­cia, deja de la­do las cues­tio­nes que han cau­sa­do el con­flic­to co­mo la de­sigual­dad eco­nó­mi­ca, el pa­pel de la con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad y la cues­tión agra­ria.

Ne­gar la gue­rra in­ter­na co­lom­bia­na con el ar­gu­men­to de que lo úni­co que hu­bo fue te­rro­ris­mo por par­te de las Farc, es ne­gar el pa­pel cen­tral que fe­nó­me­nos co­mo las dispu­tas so­bre los de­re­chos de pro­pie­dad so­bre la tie­rra ju­ga­ron en la mis­ma.

Es in­com­pren­si­ble que el país po­lí­ti­co, los me­dios y el en­torno uri­bis­ta gi­ren en sus dis­cu­sio­nes y ar­gu­men­ta­cio­nes en torno a asun­tos que real­men­te se han con­ver­ti­do en tri­via­les de tan­to re­pe­tir­los y que co­mo ciu­da­da­nos no sea­mos ca­pa­ces de en­fren­tar los pro­ble­mas de fon­do de nues­tro país.

En di­fe­ren­tes zo­nas del país, los cam­pe­si­nos han es­ta­do du­ran­te dé­ca­das bajo el po­der de ejér­ci­tos pri­va­dos de de­re­cha e iz­quier­da, han vi­vi­do atra­pa­dos co­mo víc­ti­mas de la po­la­ri­za­ción ar­ma­da, fue­ron des­po­ja­dos de sus tie­rras y des­pla­za­dos a los cin­tu­ro­nes de mi­se­ria de las ciu­da­des. La so­cie­dad co­lom­bia­na tie­ne una deu­da con ellos y con los sec­to­res más po­bres, y sal­dar­la de­be­ría es­tar por en­ci­ma de los in­tere­ses par­ti­dis­tas y par­ti­cu­la­res.

Aho­ra que se ini­cia la dis­cu­sión so­bre el pro­yec­to de ley de tie­rras pa­ra dar cum­pli­mien­to al acuer­do agra­rio, caen ra­yos y true­nos so­bre es­ta ini­cia­ti­va que, real­men­te si fué­ra­mos una so­cie­dad jus­ta y decente, de­be­ría ir más allá de lo acor­da­do con las Farc. Pe­ro el re­pre­sen­tan­te de Fe­de­gán, Jo­sé Fé­lix La

fau­rie, la de­mo­ni­za por­que es par­te del acuer­do. La ley de tie­rras, di­jo en CM&, “per­tur­ba la pro­pie­dad pri­va­da. El día que se vul­ne­re la pro­pie­dad pri­va­da se pren­de la me­cha”. Fra­se ate­rra­do­ra y ame­na­zan­te. Y mu­cho más fren­te a la dra­má­ti­ca ci­fra de 127 lí­de­res so­cia­les ase­si­na­dos en el país en los úl­ti­mos me­ses. ¿Qué pre­ten­de la ul­tra­de­re­cha con su dis­cur­so in­cen­dia­rio con­tra los acuer­dos?

Quien co­noz­ca la his­to­ria de Co­lom­bia no pue­de des­co­no­cer que el pro­ble­ma de la tie­rra y la po­si­bi­li­dad de una reforma agra­ria han es­ta­do en el cen­tro de la con­fron­ta­ción en el país des­de el si­glo XIX. En el or­den po­lí­ti­co exis­ten­te la tie­rra se ha con­cen­tra­do en po­cas ma­nos. Se­gún los da­tos dis­po­ni­bles, el 77 % de es­ta es­tá en po­der del 13 % de pro­pie­ta­rios, y ade­más, 3,6 % de es­tos tie­ne el 30 % de la tie­rra (Reyes, 2009). Es ne­ce­sa­rio un pro­ce­so de jus­ti­cia so­cial re­dis­tri­bu­ti­vo si que­re­mos eli­mi­nar las ra­zo­nes es­truc­tu­ra­les que lle­va­ron a la vio­len­cia. Es cí­ni­co, irres­pon­sa­ble y an­ti­pa­trió­ti­co ame­na­zar con más vio­len­cia si se le da a la pro­pie­dad pri­va­da su fun­ción so­cial cons­ti­tu­cio­nal

Es ne­ce­sa­rio un pro­ce­so de jus­ti­cia so­cial re­dis­tri­bu­ti­vo si que­re­mos eli­mi­nar las ra­zo­nes es­truc­tu­ra­les que lle­va­ron a la vio­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.