Lle­gó la ho­ra del pán­creas ar­ti­fi­cial

Un dis­po­si­ti­vo de tres com­po­nen­tes que brin­da ma­yor se­gu­ri­dad a los pa­cien­tes con dia­be­tes ti­po 1.

El Colombiano - - TENDENCIAS - COR­TE­SÍA MEDTRONIC

Una ayu­da

En 2014 la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud re­por­tó que 422 mi­llo­nes de per­so­nas pa­de­cían esa do­len­cia, 8,5 % de la po­bla­ción adul­ta. Se con­si­de­ra que en 2030 se­rá la sép­ti­ma cau­sa de mor­ta­li­dad.

En 2012 fa­lle­cie­ron 3,7 mi­llo­nes de per­so­nas por ese mal, 43 % de ellas an­tes de cum­plir 70 años.

La dia­be­tes es una en­fer­me­dad cró­ni­ca, au­to­in­mu­ne, que se pre­sen­ta cuan­do el pán­creas no pro­du­ce su­fi­cien­te in­su­li­na, esa hor­mo­na que re­gu­la el azú­car en la san­gre (glu­co­sa) o cuan­do no pue­de usar bien la que pro­du­ce.

Hay de ti­po 1, que se diag­nos­ti­ca con ma­yor fre­cuen­cia en ni­ños, ado­les­cen­tes o adul­tos jó­ve­nes, y 2 que se va desa­rro­llan­do len­ta­men­te y se aso­cia con obe­si­dad o so­bre­pe­so.

Así, mien­tras el pri­me­ro no se pue­de pre­ve­nir, el se­gun­do sí, con es­ti­los de vi­da sa­lu­da­bles de acuer­do con la OMS. Y co­mo son in­cu­ra­bles, la per­so­na la de­be ma­ne­jar pues pue­den traer se­rias com- pli­ca­cio­nes de sa­lud, a me­nu­do mor­ta­les.

El pán­creas, una glán­du­la de unos seis cen­tí­me­tros, ade­más de pro­du­cir la in­su­li­na y el glu­ca­gón, hor­mo­nas que dis­mi­nu­yen y au­men­tan la glu­co­sa en la san­gre, pro­du­ce en­zi­mas di­ges­ti­vas.

El pán­creas ar­ti­fi­cial apro­ba­do, que se pue­de usar en per­so­nas de más de 14 años (en me­no­res es­tá en en­sa­yo di­ce la en­ti­dad), pro­por­cio­na do­sis más exac­tas de in­su­li­na.

Pue­de ser usa­da en mo­do Ma­nual pa­ra su­mi­nis­trar la in­su­li­na a ta­sa cons­tan­te de­te­nien­do la en­tre­ga al lle­gar a cier­to ni­vel y reac­ti­var­la al de­tec­tar au­men­to anor­mal de la glu­co­sa, ex­pli­ca el re­por­te de por cien­to de los dia­bé­ti­cos apro­xi­ma­da­men­te tie­ne la dia­be­tes ti­po 1

aque­lla ofi­ci­na.

En mo­do au­to­má­ti­co ajus­ta o sus­pen­de la en­tre­ga se­gún los va­lo­res que lea.

En desa­rro­llo

Es­te sis­te­ma, de la fir­ma Medtronic, es el pri­me­ro, pe­ro no el úni­co en ca­mino. Un in­for­me de pren­sa re­ve­la que otras em­pre­sas co­mo Big­foot Bio­me­di­cal, In­su­let y la unión de Dex­com y Tan­dem si­guen los pa­sos y sus dis­po­si­ti­vos sal­drán de acá a 2018.

Es­te pán­creas ar­ti­fi­cial es del ta­ma­ño de un ce­lu­lar y se usa ex­ter­na­men­te. Se pue­de lle­var ajus­ta­do al cin­tu­rón, en un bol­si­llo o de­ba­jo de la ropa.

Es­tá com­pues­to de la bom­ba, un tu­bo fle­xi­ble que trans­por­ta la in­su­li­na de aque­lla al in­fu­sor, una cá­nu­la que se in­ser­ta con una pe­que­ña agu­ja que se re­mue­ve una vez in­ser­ta­da. Se po­ne don­de la per­so­na se in­yec­ta la in­su­li­na.

Pa­ra el fa­bri­can­te, evi­ta te­ner que se­guir un ho­ra­rio de ali­men­tos y ejer­ci­cio. Y en vez de 120 in­yec­cio­nes de in­su­li­na, son 12 al mes en el cam­bio del in­fu­sor. La in­su­li­na du­ra cer­ca

de tres días.

So­lo en al­gu­nas si­tua­cio­nes, co­mo las ho­ras de las co­mi­das o del ejer­ci­cio, re­quie­re la pro­gra­ma­ción.

El pán­creas ar­ti­fi­cial apro­ba­do no se usa en per­so­nas con dia­be­tes ti­po 2, que se ma­ne­ja distinto, ex­pli­có en una no­ta en Usa Today el ana­lis­ta Mi­ke Fei­bus. La die­ta, el ejer­ci­cio y otros cam­bios en el es­ti­lo de vi­da son los in­di­ca­dos.

Pa­ra el pre­si­den­te de la fir­ma ir­lan­de­sa, Hoo­man Ha­ka­mi, la aprobación de es­te pán­creas “es un hi­to en el ma­ne­jo de la dia­be­tes. Con la aprobación, es­ta­mos un pa­so más cer­ca de un sis­te­ma to­tal­men­te au­to­ma­ti­za­do”.

Un sis­te­ma, tal vez, in­clu­so sin ne­ce­si­dad de chu­zón al­guno. Ha­cia allá se apun­ta

FO­TO

El dis­po­si­ti­vo es dis­cre­to. Se pue­de usar en dis­tin­tas par­tes del cuer­po pa­ra mo­ni­to­rear la glu­co­sa y ac­ti­var el su­mi­nis­tro de in­su­li­na se­gún ne­ce­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.