Ha­ce 162 días

El Colombiano - - DEPORTES - Por WIL­SON DÍAZ SÁN­CHEZ

Los so­bre­vi­vien­tes Foll­mann, Rus­chel y Ne­to acom­pa­ñan a Cha­pe­co­en­se, que ya es­tá con­cen­tra­do pa­ra fi­nal de la Re­co­pa.

AJack­son Foll­mann, Alan Rus­chel y sus fa­mi­lias los re­ci­bie­ron con ma­ri­po­sas y ro­sas blan­cas, en me­dio de una ca­lle de ho­nor for­ma­da por los em­plea­dos del ho­tel San Fer­nan­do Pla­za que por­ta­ban una ban­de­ra gi­gan­te de Bra­sil. En el fon­do se es­cu­cha­ba el himno del Cha­pe­co­en­se.

Eran las 12: 00 del día de ayer y en ese mo­men­to lle­ga­ron dos de los hués­pe­des que es­ta­ban es­pe­ran­do des­de el 28 de no­viem­bre de 2016, cuan­do se pre­sen­tó el in­for­tu­na­do ac­ci­den­te aé­reo con el plan­tel que dispu­taría en Me­de­llín la fi­nal de la Co­pa Su­r­ame­ri­ca­na.

Es­tos dos so­bre­vi­vien­tes fue­ron los pri­me­ros en arri­bar a la ca­pi­tal an­tio­que­ña pa­ra acom­pa­ñar el re­no­va­do plan­tel que ma­ña­na lu­cha­rá por la Re­co­pa Su­r­ame­ri­ca­na an­te Atlé­ti­co Nacional, cu­ya se­rie va ganando 2-1.

Foll­mann, con las flo­res que re­ci­bió de ma­nos de una ni­ña, a quien abra­zó emo­cio­na­do, agra­de­ció el ges­to: “La vi­da con­ti­núa; es­toy fe­liz con la re­cep­ción que nos dan y de po­der com­par­tir con los co­lom­bia­nos”.

Su com­pa­ñe­ro no ha­bló, pre­fi­rió ir­se a la ha­bi­ta­ción a

es­pe­rar al res­to del gru­po lue­go de un lar­go via­je. Más tar­de lle­ga­ron He­lio Ne­to y el periodista Ra­fael Hen­zel, tam­bién so­bre­vi­vien­tes, y lue­go el res­to de la co­mi­ti­va.

Vi­si­tan­tes es­pe­cia­les

Eli­za­beth Ja­ra­mi­llo no pue­de con­te­ner las lá­gri­mas cuan­do ha­bla de Cha­pe­co­en­se. Ella, directora de ven­tas del San Fer­nan­do, tam­bién ha­bía pre­pa­ra­do la re­cep­ción en no­viem­bre pa­sa­do.

Pa­ra es­ta oca­sión los en­car­ga­dos de la lo­gís­ti­ca sepa-

ra­ron 52 ha­bi­ta­cio­nes, 26 pa­ra los de­por­tis­tas y cuer­po téc­ni­co, y 17 pa­ra in­vi­ta­dos es­pe­cia­les y fa­mi­lia­res.

Por dis­po­si­ción del en­tre­na­dor, los ju­ga­do­res ocu­pan un pi­so com­ple­to en el que tie­nen ac­ce­so di­rec­to a un res­tau­ran­te ex­clu­si­vo, de­co­ra­do con man­te­les blan­cos y ver­des, en ho­me­na­je al equi­po, así co­mo al gim­na­sio y zo­na hú­me­da, ase­gu­ran­do así una com­ple­ta con­cen­tra­ción.

Eli­za­beth cuen­ta que si bien el club vi­si­tan­te au­men­tó un po­co la ocu­pa­ción por

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.