Pla­ne­ta en cri­sis por el ex­ce­so de po­bla­ción

El au­men­to de po­bla­ción y los re­cur­sos que de­man­dan con­tri­bu­yen ca­da vez más al de­te­rio­ro am­bien­tal.

El Colombiano - - PORTADA - Por RA­MI­RO VE­LÁS­QUEZ GÓ­MEZ

Con 7500 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, que se­rán 9700 mi­llo­nes a mi­tad del pre­sen­te si­glo, se ha­cen in­sos­te­ni­bles los re­cur- sos na­tu­ra­les y la bio­di­ver­si­dad. ¿So­bran hu­ma­nos en la Tie­rra?

En­tre 2000 y 5000 mi­llo­nes de per­so­nas ca­brían en un pla­ne­ta que hoy al­ber­ga 7500 mi­llo­nes y co­rre ha­cia los 9000 a me­dia­dos de es­te si­glo.

La Tie­rra en cri­sis. So­bre­po­bla­ción. Y ese nú­me­ro óp­ti­mo de per­so­nas que po­drían con­vi­vir en ar­mo­nía con el pla­ne­ta de­pen­de­ría de los ni­ve­les de con­su­mo que asu­man las per­so­nas.

Has­ta hoy, con el pla­ne­ta más allá de ese lí­mi­te, ha si­do de arra­sa­mien­to. Eso su­gie­re un in­for­me de va­rios ar­tícu­los pre­sen­ta­dos en Scien­ce que ana­li­za la si­tua­ción ac­tual de la re­la­ción de los hu­ma­nos con su ca­sa.

¿Aguan­ta la Tie­rra tan­ta gen­te co­mo la que tie­ne? ¿Có­mo ali­men­tar un mun­do ca­da vez más de­man­dan­te de unos re­cur­sos ca­da día más ago­ta­dos? ¿Có­mo evi­tar que si­ga el da­ño y el ex­ter­mi­nio de las otras for­mas de vi­da?

Pa­ra Eileen Crist, Ca­mi­lo Mo­ra y Ro­bert En­gel­man, au­to­res de uno de los ar­tícu­los, la so­lu­ción está en la edu­ca­ción y em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer co­mo ma­ne­ra efec­ti­va de ba­jar la ta­sa de na­ta­li­dad. Las de­más so­lu­cio­nes no las con­si­de­ran via­bles.

Con las pro­yec­cio­nes de Na­cio­nes Uni­das, 9.700 mi­llo­nes a 2050 y 11.200 mi­llo­nes de hu­ma­nos a 2100, la pro­duc­ción de ali­men­tos se ten­dría que in­cre­men­tar 70 % a mi­tad de si­glo y du­pli­car y has­ta tri­pli­car pa­ra el fin del si­glo.

Au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad, re­du­cir los des­per­di­cios, mo­di­fi­car las die­tas y nue­vos desa­rro­llos bio­tec­no­ló­gi­cos. To­do eso y más se ha ar­gu­men­ta­do pa­ra sa­tis­fa­cer la cre­cien­te de­man­da de co­mi­da de una hu­ma­ni­dad cre­cien­te.

Una in­ten­si­fi­ca­ción que po­dría lo­grar­se con el au­men­to de la tie­rra cul­ti­va­ble, efi­cien­cia en el uso del agua, la apli­ca­ción ra­cio­nal de fer­ti­li­zan­tes y pes­ti­ci­das, y con la mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca de las prin­ci­pa­les es­pe­cies.

Tam­bién, con la re­duc­ción del con­su­mo de car­ne, da­do el al­tí­si­mo cos­to eco­ló­gi­co de su pro­duc­ción.

¿Se­rá fac­ti­ble? Hoy la tie­rra agrí­co­la y pe­cua­ria ocu­pa 40 % de la su­per­fi­cie li­bre de hie­lo. La con­ti­nua de­fo­res­ta­ción, una de­man­da pro­yec­ta­da de agua de 55 % más, un uso ca­da vez ma­yor de pes­ti­ci­das y las emi­sio­nes cons­tan­tes de ga­ses de in­ver­na­de­ro, to­do su­gie­re un im­pac­to gran­de y cues­tio­na si esa in­ten­si­fi­ca­ción sos­te­ni­ble pue­de pre­va­le­cer so­bre las ten­den­cias de pro­duc­ción que afec­tan la bio­di­ver­si­dad.

Su­fi­cien­te

Los au­to­res re­cor­da­ron que el im­pac­to de la pro­duc­ción de ali­men­tos to­ca hoy ca­si to­dos los sis­te­mas del pla­ne­ta.

La con­ver­sión de tie­rras pa­ra uso agro­pe­cua­rio es el prin­ci­pal fac­tor de pér­di­da de há­bi­tat. De los re­cur­sos de agua dul­ce pa­ra uso hu­mano 80 % va a agri­cul­tu­ra.

Al me­nos un quin­to de los ga­ses de in­ver­na­de­ro son atri­bui­dos al sis­te­ma de ali­men­tos. Además la agri­cul­tu­ra es res­pon­sa­ble de la exis­ten­cia de 400 zo­nas muer­tas, que se in­cre­men­tan des­de 1962.

El pa­no­ra­ma tam­po­co es alen­ta­dor pa­ra dis­tin­tos eco­sis­te­mas. Las lla­nu­ras tem­pla­das su­fren la con­ver­sión del há­bi­tat con una re­la­ción de 8 a 1 fren­te a las áreas pro­te­gi­das. Más de la mi­tad de los ri­cos hu­me­da­les han si­do deseca­dos, en par­ti­cu­lar pa­ra uso agrí­co­la. La acui­cul­tu­ra re­du­ce los man­gla­res, mien­tras de 10 000 a 20 000 es­pe­cies de agua dul­ce es­tán ame­na­za­das.

La ma­yor par­te de la de­fo­res­ta­ción des­de los 80 se de­be a la ex­pan­sión de plan­ta­cio­nes y ran­chos.

En cos­tas y ma­res la si­tua­ción no es me­jor: los gran­des ma­mí­fe­ros ma­ri­nos es­tán en ries­go de ex­tin­ción y la so­bre­pes­ca ago­ta los océa­nos.

En tie­rra el de­cli­ve de los gran­des car­ní­vo­ros y her­bí­vo­ros se de­be a la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria.

Por to­do es­to, pa­ra los ci­ta­dos in­ves­ti­ga­do­res la po­bla­ción, es de­cir la de­man­da, tie­ne que en­trar en la ecua­ción jun­to a las otras me­di­das de con­ser­va­ción, agro­no­mía y co­se­cha.

“Al­can­zar un mun­do sos­te­ni­ble –pro­ve­yen­do al­ta ca­li­dad de vi­da pa­ra to­dos mien­tras se sal­va­guar­da la bio­di­ver­si­dad de la Tie­rra– de­man­da lle­var el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal al fren­te de las preo­cu­pa­cio­nes in­ter­na­cio­na­les”, es­cri­bie­ron.

Por­que la de­man­da se­gui­rá al al­za: la cla­se me­dia, hoy 3200 mi­llo­nes de per­so­nas, cre­ce­rá a 5000 mi­llo­nes a 2030. So­lo en In­dia, 40 % de la po­bla­ción al­can­za­rá ese ni­vel a me­dia­dos de si­glo, su­man­do 500 mi­llo­nes de per­so­nas a la eco­no­mía global.

La so­lu­ción, pa­ra ellos, se en­cuen­tra en la mu­jer. Su­gie­ren prio­ri­za­ción de la edu­ca-

ción de ni­ñas y mu­je­res; es­ta­ble­cer ser­vi­cios ase­qui­bles de pla­ni­fi­ca­ción fa­mi­liar: pro­ve­yen­do mé­to­dos mo­der­nos de an­ti­con­cep­ción; eli­mi­nar in­cen­ti­vos pa­ra fa­mi­lias nu­me­ro­sas; y ha­cer obli­ga­to­ria la edu­ca­ción se­xual en el cu­rrícu­lo es­co­lar

Pe­ro del ex­ten­so in­for­me en Scien­ce otros ar­tícu­los dan cuen­ta de la hue­lla hu­ma­na en el pla­ne­ta.

Ras­tros hu­ma­nos

Ch­ris­top­her N. John­son, de la Uni­ver­si­dad de Tas­ma­nia en Aus­tra­lia y co­le­gas, re­cor­da­ron que “la hue­lla de la hu­ma­ni­dad so­bre la bio­di­ver­si­dad se ex­tien­de du­ran­te dos mi­llo­nes de años, cuan­do nues­tros an­ces­tros del gé­ne­ro Ho­mo co­men­za­ron a usar el ni­cho de car­ní­vo­ros en Áfri­ca”.

Re­du­jo en dos ter­cios po­bla­cio­nes co­mo la de los fe­li­nos dien­tes de sa­ble y las hie­nas de gran­des pa­tas des­apa­re­cie­ron. Y re­du­jo de tres a dos mi­llo­nes la po­bla­ción de ele­fan­tes y sus pa­rien­tes.

“Son los ali­men­tos. Si­ga los ali­men­tos y en­ten­de­rá por­qué la di­ver­si­dad de vi­da del pla­ne­ta está en pro­ble­mas”. EILEEN CRIST In­ves­ti­ga­do­ra en Vir­gi­nia Tech Co­lle­ge

So­lo dos bio­mas, la tun­dra y bos­ques bo­rea­les, en los que no hay agri-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.