Los pla­nes de amar de Jua­nes se es­cu­cha­ron en Me­de­llín.

El ar­tis­ta pai­sa re­co­rrió la ciu­dad con su fa­mi­lia. En la no­che pre­sen­tó su nue­vo tra­ba­jo, un ál­bum vi­sual.

El Colombiano - - PORTADA - Por CLAU­DIA ARAN­GO HOLGUÍN

Jua­nes es­ta­ba en el pi­so del va­gón del me­tro he­cho una ilustración pla­ne­ta­ria: el ar­tis­ta lleno de es­tre­llas, y su gui­ta­rra al hom­bro. Tam­bién es­ta­ba en las ven­ta­nas, con Par­ce, su pe­rro, los dos ves­ti­dos de as­tro­nau­tas. El ar­tis­ta vol­vió a su ciu­dad a pre­sen­tar el oc­ta­vo dis­co de su ca­rre­ra, Mis pla­nes son amar­te, que es­ta vez no es so­lo un pro­yec­to mu­si­cal, sino un ál­bum vi­sual que se pue­de ver co­mo pe­lí­cu­la. El es­pa­cio es pro­ta­go­nis­ta, así co­mo el amor, al que tan­to le ha can­ta­do el ar­tis­ta. El lan­za­mien­to fue en la no­che. Lo acom­pa­ña­ron ami­gos co­mo Fonseca y Carlos Vi­ves, en un con­cier­to pri­va­do pa­ra mos­trar el tra­ba­jo de los úl­ti­mos años, que es además una pro­pues­ta en la que mez­cla la mú­si­ca con el vi­deo. “Es un men­sa­je muy bo­ni­to re­gre­sar al lu­gar don­de to­do em­pe­zó – di­jo Fonseca so­bre la de­ci­sión de Jua­nes de lan­zar su nue­vo tra­ba­jo en Me­de­llín, en los Ta­lle­res del Me­tro–. El dis­co es al­go com­ple­ta­men­te no­ve­do­so, que in­vi­ta a la gen­te a su­mer­gir­se de una ma­ne­ra di­fe­ren­te”. Por­que Jua­nes además ex­pe­ri­men­tó es­ta vez con los rit­mos y mez­cló bo­le­ro, guas­ca, reg­gae, jazz y un mon­tón de so­ni­dos que se es­cu­chan en 12 can­cio­nes, de las que ya se ha­bían oí­do Fue­go y Her­mo­sa in­gra­ta, y se ha­bía vis­to el trái­ler ofi­cial. Na­da más. Hu­bo co­men­ta­rios, po­cas ex­pec­ta­ti­vas. El ru­mor era que las can­cio­nes no es­cu­cha­das es­ta­ban más fuer­tes, pa­ra emo­cio­nar­se más. Así nos pa­só a mu­chos ano­che. El ar­tis­ta se me­tió de lleno en es­ta pro­pues­ta. Por pri­me­ra vez se atre­vió a pro­du­cir­lo por com­ple­to y qui­so ex­plo­rar nue­vos so­ni­dos, esos con los que quie­re ha­blar­le a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. No es un tra­ba­jo que hi­zo en so­li­ta­rio. Se unió a Sky, Mosty y Bull Ne­ne Cano, pro­duc­to­res de J. Bal­vin. Aun­que no es un dis­co ur­bano, acla­ró. Es so­lo su mi­ra­da acom­pa­ñan­do al pai­sa. Tam­bién es­tu­vie­ron otros co­mo Fonseca, y jun­tos tra­ba­ja­ron en Al­gu­na vez: “Una de las can­cio­nes más tran­qui­las del ál­bum, y eso me en­can­ta. Es- toy muy con­ten­to. Ad­mi­ro mu­cho a Jua­nes y lo quie­ro mu­cho co­mo ami­go”, pre­ci­so Fonseca pa­ra­do en la al­fom­bra ro­ja.

La ciu­dad

An­tes de en­con­trar­se en la no­che con sus ami­gos y al­gu­nos in­vi­ta­dos, en­tre pe­rio­dis­tas lo­ca­les e in­ter­na­cio­na­les, vol­vió a mi­rar y a re­co­rrer ese lu­gar que lo vio de pe­lo lar­go en la ban­da Ekhy­mo­sis al fi­nal de los años 80 y en los 90, y don­de han re­pe­ti­do sin can­sar­se can­cio­nes co­mo La ca­mi­sa ne­gra: su ca­sa.

Lo hi­zo en el Tren de la Cul­tu­ra, que le ha­ce ho­me­na­je al ar­tis­ta. Es la se­gun­da per­so­na­li­dad vi­va que tie­ne su nom­bre ta­tua­do en los va­go­nes del Me­tro de Me­de­llín. El otro es el maes­tro Fer­nan­do Bo­te­ro. Los de­más ho­me­na­jes han si­do a ar

tis­tas ya fa­lle­ci­dos co­mo Fer­nan­do Gon­zá­lez, Dé­bo­ra Aran­go y Por­fi­rio Bar­ba Ja­cob.

Juan Es­te­ban Aris­ti­zá­bal lle­gó a la es­ta­ción Po­bla­do a las 9:10 de la ma­ña­na. Lo acom­pa­ña­ban su es­po­sa Ka­ren Mar­tí­nez y sus hi­jos Lu­na, Pa­lo­ma y Dan­te. Es­ta­ba ves­ti­do con un bu­zo a ra­yas en to­nos ver­de os­cu­ro y oli­va. “Jua­nes, Jua­nes, par­ce­ro”, le de­cían al­gu­nos. Él le­van­ta­ba la mano y con el pul­gar ha­cia arri­ba los sa­lu­da­ba.

An­tes de su­bir al va­gón ha­cia la es­ta­ción Vi­lla Sie­rra del ca­ble de la Lí­nea H le mos­tra­ron su fir­ma en el tren: esa jo­ta que alar­ga has­ta el fi­nal de la s con una lí­nea rec­ta so­bre la que es­cri­be el res­to de su nom­bre. Pu­ño ce­rra­do de ce­le­bra­ción y un gri­to: “Ya ten­go me­tro”. Uno que va a acom­pa­ñar a los usua­rios con esa fas­ci­na­ción por el cos­mos, que es el ar­te de su nue­vo dis­co. De su ex­pe­ri­men­to. El pri­mer ál­bum vi­sual de un ar­tis­ta la­ti­noa­me­ri­cano.

En San An­to­nio hu­bo un cam­bio al tran­vía de Aya­cu­cho: la pri­me­ra vez de Jua­nes y to­da su fa­mi­lia allí. El re­co­rri­do por la co­mu­na 9 lo sor­pren­dió con gra­fi­tis, y a me­dio ca­mino en­tre el Cen­tro y la ci­ma de la mon­ta­ña la tra­ve­sía con­ti­nuó en me­tro­ca­ble. En la úl­ti­ma es­ta­ción eran las 10:30 de la ma­ña­na.

La son­ri­sa se agran­dó: Jua­nes ce­rró el tra­yec­to en el mirador, con su hi­jo al hom­bro y los ojos cla­va­dos en la ciu­dad. Esa que, co­mo di­ce el poe­ta

Cons­tan­tino Ca­va­fis, “irá en ti siem­pre”. Por­que los pla­nes de amor de Jua­nes so­na­ron en una no­che fría, aun­que eso no im­por­tó. Era su nue­vo dis­co, en su ciu­dad. Ahí don­de em­pe­zó to­do. Don­de ha di­cho él, su co­ra­zón per­ma­ne­ce

FO­TO ED­WIN BUS­TA­MAN­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.