Bri­git­te, la que for­jó a Ma­cron

¿Qué in­fluen­cia ten­drá es­ta mu­jer, 25 años ma­yor, en la Pre­si­den­cia del país eu­ro­peo?

El Colombiano - - PORTADA - Por DA­NIEL ARMIROLA R. Y MA­RIA­NA ES­CO­BAR ROL­DÁN AFP

La es­po­sa del pre­si­den­te elec­to de Fran­cia, 25 años ma­yor que él, lo co­no­ció cuan­do era su alumno en la es­cue­la. Ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te nue­vo mo­de­lo de pri­me­ra da­ma.

En la no­che del do­min­go, jun­to al Mu­seo del Lou­vre, tras un dis­cur­so en el que ins­pi­ró a la ma­yo­ría de los fran­ce­ses con sus alu­sio­nes a las má­xi­mas que orien­ta­ron la cru­cial re­vo­lu­ción de di­cho país en 1789 —li­ber­tad, igual­dad, fra­ter­ni­dad—, el pre­si­den­te elec­to Em­ma­nuel Ma­cron in­vi­tó al es­ce­na­rio a la que es tal vez la per­so­na más im­por­tan­te en su vi­da, Bri­git­te Trog­neux, 25 años ma­yor que él.

So­lo es­tan­do de la mano con ella fue que re­ci­bió la ova­ción de mi­les de pa­ri­si­nos que enar­bo­la­ban pe­que­ñas ban­de­ras de Fran­cia. “¡Bi­bi! ¡Bi­bi!”, em­pe­za­ron a acla­mar a la pró­xi­ma pri­me­ra da­ma por su apo­do. En se­gui­da lle­ga­ron más fa­mi­lia­res y ami­gos cer­ca­nos de la pa­re­ja. No era un cua­dro ho­mo­gé­neo: el en­torno del nue­vo pre­si­den­te del país se veía di­ver­so en ra­zas, eda­des, orí­ge­nes, ves­ti­men­tas.

De in­me­dia­to em­pe­zó a so­nar La Mar­se­lle­sa, el himno na­cio­nal, que to­dos can­ta­ron al uní­sono. La Fran­cia li­be­ral ha­bía de­rro­ta­do a la ul­tra­de­re­cha. El ros­tro de Ma­cron lo de­cía to­do. Además de mi­rar al cie­lo en agra­de­ci­mien­to, cen­tra­ba su mi­ra­da en el pú­bli­co, y en Bri­git­te, quien ha­ce dé­ca­das fue su maes­tra.

Pa­ra quie­nes co­no­cen la his­to­ria del lí­der, el más jo­ven man­da­ta­rio en la his­to­ria de la Quin­ta Re­pú­bli­ca (39 años), no les re­sul­tó nin­gu­na ca­sua­li­dad evi­den­ciar esa in­fluen­cia de su mu­jer. No obs­tan­te, el mun­do em­pe­zó a in­da­gar so­bre di­cha re­la­ción, pa­ra al­gu­nos ra­ra por la di­fe­ren­cia de edad.

Una especial his­to­ria

Era 1994, y en la lo­ca­li­dad de Amiens, nor­te de Fran­cia, Em­ma­nuel Ma­cron, un pro­me­te­dor es­tu­dian­te de 15 años, co­men­za­ba a in­tere­sar­se por el tea­tro. Es­tu­dia­ba en el li­ceo je­sui­ta La Pro­vi­den­ce, don­de el mon­ta­je de Jac­ques y su amo, una obra del es­cri­tor che­co Milan Kun­de­ra, avi­vó su afi­ción por las ta­blas y por su maes­tra de ar­te dra­má­ti­co y fran­cés, Bri­git­te Trog­neux.

La agu­de­za del jo­ven ter­mi­nó por cau­ti­var a la mu­jer, ca­sa­da con un ban­que­ro y ma­dre de tres hi­jos. Aun­que en la tra­di­cio­nal Amiens re­pro­cha­ron a aque­lla pa­re­ja di­sí­mil, el víncu­lo se man­tu­vo y con­tra­je­ron nup­cias en 2007, cuan­do la pro­fe­so­ra se acer­ca­ba a los 60 y él era un fi­ló­so­fo ini­cian­do ca­rre­ra en el sec­tor fi­nan­cie­ro.

Pa­ra Eu­ge­nie Ri­chard, in­ves­ti­ga­do­ra fran­ce­sa de co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca en la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do, pe­se a que los me­dios in­ter­na­cio­na­les no han de­ja­do de in­sis­tir en la vi­da sen­ti­men­tal del lí­der de cen­tro, el elec­to­ra­do de Ma­cron, “esen­cial­men­te edu­ca­do y mo­de­ra­do, y ubi­ca­do en el cen­tro ideo­ló­gi­co”, vo­tó por un can­di­da­to que su­po lle­gar a los vo­tan­tes, mas no por la “no­ve­dad” de su pa­re­ja.

De acuer­do con la ex­per­ta, en la tra­di­ción de­mo­crá­ti­ca de Fran­cia hay una es­pe­cie de acuer­do tá­ci­to en­tre los me­dios y los po­lí­ti­cos de que la vi­da pri­va­da de los man­da­ta­rios se man­tie­ne al mar­gen de la in­for­ma­ción. No obs­tan­te, aña­de, des­de que Ni­co­las Sar­kozy (2007-2012) con­vir­tió su re­la­ción con la mo­de­lo y can­tan­te ita­lia­na Car­la Bru­ni en un ar­gu­men­to elec­to­ral, ese pac­to pu­do rom­per­se.

Por eso, aun­que el ma­tri­mo­nio de Ma­cron “ni le su­mó ni le res­tó a la cam­pa­ña”, sí de­jó inevi­ta­ble­men­te un men­sa­je en el mun­do de que “el amor ven­ce”, e in­clu­so, su­gie­re Ri­chard, po­dría dar lu­gar a un cam­bio en la con­cep­ción de pri­me­ra da­ma en el país ga­lo.

Y es que, se­gún di­ce, en Fran­cia las es­po­sas de los pre­si­den­tes siem­pre han te­ni­do un pa­pel re­le­ga­do, “pe­ro aho­ra, por tra­tar­se de una maes­tra, po­dría­mos es­tar an­te un nue­vo mo­de­lo de pri­me­ra da­ma”, en re­fe­ren­cia a que po­dría ser más par­ti­ci­pa­ti­va en los asun­tos po­lí­ti­cos. De he­cho, con­ti­núa Ri- chard, hay gran ex­pec­ta­ti­va por­que el nom­bre del pri­mer mi­nis­tro po­dría ser el de una mu­jer: “eso con­fir­ma­ría la re­no­va­ción de Ma­cron”.

Pro­ve­cho po­lí­ti­co

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, en otros paí­ses, en especial los de mar­ca­da his­to­ria con­ser­va­do­ra, di­cha re­la­ción se­ría vis­ta co­mo al­go lo su­fi­cien­te­men­te po­lé­mi­co co­mo pa­ra afec­tar su cam­pa­ña. No obs­tan­te, tal co­mo ex­pli­có el politólogo fran­cés Yann Bas­set, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de Pro­ce­sos Elec­to­ra­les de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, en Fran­cia lo úni­co que sa­có Ma­cron del he­cho que la pren­sa ro­sa co­no­cie­ra de su pa­re­ja fue pro­ve­cho po­lí­ti­co.

“Es mu­cha la importancia que se le ha da­do a es­te te­ma, pe­ro la ver­dad es que el mis­mo Ma­cron que­ría que los me­dios di­fun­die­ran in­for­ma­ción so­bre su mu­jer, por­que sa­bía que a los fran­ce­ses les iba a pa­re­cer al­go no­ve­do­so”, di­jo.

De lo con­tra­rio, de no ha­ber uti­li­za­do esa ima­gen, agre­gó Bas­set, Ma­cron hu­bie­ra per­ma­ne­ci­do so­la­men­te co­mo un tec­nó­cra­ta, una per­so­na gris, sin ese la­do hu­mano del que se ha­bló en la cam­pa­ña.

El can­di­da­to se que­jo du­ran­te los úl­ti­mos me­ses del in­te­rés de la pren­sa ro­sa por cu­brir el te­ma. “He de­ci­di­do no es­con­der mi vi­da pri­va­da. ¿Por qué? Va­mos de va­ca­cio­nes por­que la amo, por­que mi fa­mi­lia es el fun­da­men­to de mi vi­da”, di­jo al ca­nal TF1. Pe­ro in­clu­so eso, en opi­nión de Bas­set, es pre­me­di­ta­do pa­ra un po­lí­ti­co al que le ha in­tere­sa­do ge­ne­rar de­ba­te.

En cual­quier ca­so el ex­per­to coin­ci­de en que es­te te­ma no fue un fac­tor de­ci­si­vo en su elec­ción, mar­ca­da por el de­seo de los fran­ce­ses de re­sol­ver la com­ple­ja si­tua­ción eco­nó­mi­ca que vi­ven

FO­TO

Du­ran­te to­da la cam­pa­ña, los me­dios se de­di­ca­ron a in­for­mar so­bre la “no­ve­do­sa” pa­re­ja: Em­ma­nuel Ma­cron y Bri­git­te Trog­neux, que aho­ra lle­ga­rán al Elí­seo rom­pien­do los mol­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.