Hoy, ha­ce 60 años, el día en que una huel­ga tum­bó a Ro­jas Pi­ni­lla.

Hoy, ha­ce 60 años, una huel­ga na­cio­nal hi­zo que aban­do­na­ra el po­der. En su man­da­to se cre­ció en obras, pe­ro se per­die­ron li­ber­ta­des.

El Colombiano - - PORTADA - Por ÓSCAR AN­DRÉS SÁN­CHEZ Á. ES­TE­BAN PA­RÍS

Lo que em­pe­zó co­mo un Go­bierno mi­li­tar tran­si­to­rio pac­ta­do pa­ra 12 me­ses, a par­tir de ju­nio de 1953, cuan­do de­pu­so al pre­si­den­te Lau­reano Gó­mez, se ex­ten­dió has­ta el 10 de ma­yo de 1957, y pu­do ha­ber­se ido has­ta 1962, si no es por­que el país en­te­ro se pa­ra­li­zó un día co­mo hoy, ha­ce 60 años.

El ge­ne­ral Gus­ta­vo Ro­jas Pi­ni­lla, el pri­mer man­da­ta­rio que los co­lom­bia­nos vie­ron por te­le­vi­sión, no tu­vo otra vía que ce­der el po­der a una Jun­ta Mi­li­tar, mien­tras se res­ta­ble­cía la de­mo­cra­cia, un com­pro­mi­so que él no lo­gró, lue­go de asu­mir el po­der, en me­dio de la san­grien­ta vio­len­cia bi­par­ti­dis­ta.

Si bien las víc­ti­mas se re­du­je­ron, ini­ció la des­po­li­ti­za­ción de la Po­li­cía, creó el Se­na y el Ban­co Agra­rio y se eje­cu­ta­ron im­por­tan­tes obras de in­fra­es­truc­tu­ra y va­rias gue­rri­llas se des­mo­vi­li­za­ron, el cos­to ins­ti­tu­cio­nal fue al­to.

¿Cuál fue su le­ga­do?

Ger­mán Va­len­cia, del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos de la U. de An­tio­quia, ma­ni­fes­tó que Ro­jas irrum­pió en el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co tra­di­cio­nal, y que aun­que es ca­li­fi­ca­do co­mo un “cis­ne ne­gro”, su man­da­to fue tan bueno que tu­vie­ron que des­pres­ti­giar­lo y tum­bar­lo.

“Tu­vo pro­pues­ta que go­bier­nos pro­gre­sis­tas an­te­rio­res y pos­te­rio­res no lo­gra­ron sa­car ade­lan­te en mo­der­ni­za­ción del país. La cla­se po­lí­ti­ca, re­li­gio­sa y em­pre­sa­rial, que lo acom­pa­ñó al ini­cio, te­mió que no se man­tu­vie­ra la di­vi­sión de po­de­res y las fuer­zas ar­ma­das co­mo sub­al­ter­nos”.

An­drés Felipe Ber­nal, de la Es­cue­la de Go­bierno de la U. Sergio Ar­bo­le­da, di­jo que, si bien du­ran­te el man­da­to de Ro­jas, con­si­de­ra­do pa­ra mu­chos un gol­pe de opi­nión más que una dic­ta­du­ra, per­mi­tió una tran­si­ción tu­te­la­da de la épo­ca de la vio­len­cia, pa­san­do por la jun­ta mi­li­tar ha­cia el Fren­te Na­cio­nal.

“Es­te úl­ti­mo di­se­ño per­mi­tió, por un la­do, apa­ci­guar la vio­len­cia par­ti­dis­ta que rei­na­ba en el país, pe­ro a su vez ex­clu­yó la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca de mu­chos otros ac­to­res que ge­ne­ra­rían nue­vas di­ná­mi­cas de vio­len­cia en Co­lom­bia”.

Ro­jas echó mano del pa­trio­tis­mo y el na­cio­na­lis­mo pa­ra cohe­sio­nar la so­cie­dad, es­ti­mu­ló los pro­gra­mas de las Es­cue­las Ra­dio­fó­ni­cas de Su­ta­ten­za, cons­tru­yó el ae­ro­puer­to El Do­ra­do, el Hos­pi­tal Mi­li- tar, la ca­lle 26 (Bo­go­tá), la au­to­pis­ta en­tre Be­llo y Cal­das (An­tio­quia), en­tre otras.

Las li­ber­ta­des en ries­go

El go­bierno de Ro­jas de­mos­tró que, se­gún Carlos Arias, do­cen­te de la Maes­tría de Co­mu­ni­ca­ción Po­lí­ti­ca de la U. Ex­ter­na­do, las dic­ta­du­ras mi­li­ta­res traen vul­ne­ra­ción a las li­ber­ta­des in­di­vi­dua­les y de­re­chos fun­da­men­ta­les.

“El ejer­ci­cio au­to­ri­ta­rio, a pe­sar de con­lle­var hi­tos en in­fra­es­truc­tu­ra, es no­ci­vo pa­ra la de­mo­cra­cia, por­que li­mi­ta el plu­ra­lis­mo. Fue la úni­ca dic­ta­du­ra del si­glo XX y tra­jo con­si­go cons­tre­ñi­mien­to a la li­ber­tad de pren­sa, oca­sio­nan­do cie­rres en El Tiem­po, El Si- glo y El Es­pec­ta­dor”.

Se­gún Ig­na­cio Ariz­men­di Po­sa­da, ex­de­cano de Co­mu­ni­ca­ción So­cial de la U. Bo­li­va­ri­na, EL CO­LOM­BIANO su­frió cen­su­ra por ser el úni­co me­dio que in­for­mó so­bre la ma­sa­cre de la Pla­za de To­ros en Bo­go­tá, cuan­do los asis­ten­tes no acla­ma­ron el ré­gi­men.

El his­to­ria­dor Da­río Ace­ve­do, do­cen­te de la U. Na­cio­nal, le abo­nó a Ro­jas que, en lu­gar de sa­car los tan­ques mi­li­ta­res a la ca­lle, el día de la huel­ga ge­ne­ral, co­mo se lo su­gi­rie­ron al­gu­nos ge­ne­ra­les, di­mi­tió pa­ra evi­tar más vio­len­cia.

En 1970 in­ten­tó ser pre­si­den­te de Co­lom­bia, con su mo­vi­mien­to la Ana­po, pe­ro fue de­rro­ta­do o asal­ta­do

ILUSTRACIÓN

Es­ta fue la por­ta­da de la edi­ción ex­tra de EL CO­LOM­BIANO el 10 de ma­yo de 1957.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.