Nai­ro es 6° en el Gi­ro y Ga­vi­ria sue­na fuer­te pa­ra el triun­fo hoy.

El co­lom­biano di­ce que no es el úni­co fa­vo­ri­to al triun­fo. Ayer, en el Et­na, res­pon­dió.

El Colombiano - - PORTADA - Por JHEYNER A. DURANGO HUR­TA­DO FO­TO AFP

El Ti­bu­rón de Me­si­na, co­mo apo­dan a Vin­cen­zo Ni­ba­li ( Bah­rain) lan­zó su pri­mer mor­dis­co en el Gi­ro de Ita­lia, mien­tras que el Cón­dor de Bo­ya­cá, co­mo se le co­no­ce a Nai­ro Quin­ta­na (Mo­vis­tar), se de­fen­dió en su te­rreno pre­di­lec­to, la al­ta mon­ta­ña.

En ella, el pai­sa Fer­nan­do Ga­vi­ria (Quick-Step) ce­dió la ca­mi­sa ro­sa a su com­pa­ñe­ro, el lu­xem­bur­gués Bob Jun­gels.

La cuar­ta eta­pa de la edi­ción 100 de la ca­rre­ra, ga­na­da de ma­ne­ra he­roi­ca por el es­lo­veno Jan Po­lanc (UAE) -es­tu­vo fu­ga­do 140 km- y que tu­vo su pri­mer fi­nal en al­to, en el Et­na, sir­vió pa­ra com­pro­bar el ni­vel en el que se en­cuen­tran los fa­vo­ri­tos al tí­tu­lo.

A Nai­ro se le ve cau­to, an­dan­do con in­te­li­gen­cia y so­bre to­do con for­ta­le­za.

Ayer, en el tra­yec­to de 181 ki­ló­me­tros des­de Ce­fa­lú ( Sicilia), es­tu­vo bien arro­pa­do por sus com­pa­ñe­ros de Mo­vis­tar, en­tre ellos su com­pa­trio­ta Win­ner Ana­co­na y el cos­ta­rri­cen­se An­drey Ama­dor, que con­tro­la­ron los ata­ques de los ri­va­les, uno de ellos, Ni­ba­li, a 5 de me­ta.

“Fue una jor­na­da de se­lec­ción, pa­ra em­pe­zar a ob­ser­var có­mo es­tán de for­ma los co­rre­do­res, por for­tu­na ve­mos que nues­tro lí­der está só­li­do, aun­que los de­más tam­bién”, ex­pre­só Ana­co­na.

Quin­ta­na es aho­ra sex­to en la ge­ne­ral y Ni­ba­li es cuar­to, am­bos a 10 se­gun­dos de Jun­gels.

Sin em­bar­go, el ita­liano, úl­ti­mo cam­peón, re­ci­bió una ma­la no­ti­cia. Uno de sus sol­da­dos, el es­pa­ñol Ja­vier Mo­reno fue ex­pul­sa­do de la prue­ba “por agre­sión”, anun­ció el ju­ra­do de co­mi­sa­rios tras la lle­ga­da, en los al­re­de­do­res del vol­cán Et­na.

El Cón­dor, tran­qui­lo

Quin­ta­na, quien es­te año le apues­ta al do­ble Gi­ro-Tour, di­ce que está sa­tis­fe­cho por lo he­cho has­ta aho­ra.

“Li­bra­mos tres días de ner­vios y es­trés y hoy - ayer­ya era otra co­sa. El ob­je­ti­vo era es­tar con los ri­va­les y no per­der tiem­po res­pec­to a ellos. La fal­ta de rit­mo de com­pe­ti­ción se no­ta mu­cho y yo me ten­go que po­ner a su al­tu­ra to­da­vía”, ma­ni­fes­tó el crio­llo a la agen­cia EFE.

Agre­gó que aun­que lo ven co­mo fa­vo­ri­to, “en el Gi­ro no se pue­de sub­es­ti­mar a na­die”, ya que se han pre­pa­ra­do bien y son gran­des co­rre­do­res. “Las fuer­zas se veían pa­re­jas. Ni­ba­li se mo­vió bien y mos­tró su su­pe­rio­ri­dad so­bre el res­to; por par­te del Sky se ve en gran for­ma tan­to Tho­mas co­mo Lan­da”.

La mi­ra­da de los can­di­da­tos se cen­tra aho­ra en el Block­haus, me­ta en al­to el do­min­go. Mien­tras, hoy, des­pués del pri­mer exa­men, la opor­tu­ni­dad de fi­gu­rar vuel­ve pa­ra los ve­lo­cis­tas con la eta­pa pla­na de 159 ki­ló­me­tros en­tre Pe­da­ra y Mes­si­na, ca­sa del Ti­bu­rón, aun­que es­ta vez quien pue­de cau­sar es­tra­gos es Fer­nan­do el Misil Ga­vi­ria

Nai­ro Quin­ta­na ase­gu­ra que aún no está al ni­vel com­pe­ti­ti­vo de sus ri­va­les en el Gi­ro. En Co­lom­bia es­tu­vo un mes en­tre­nan­do y en los pró­xi­mos días es­pe­ra evi­den­ciar el tra­ba­jo que hi­zo. Ayer no tu­vo pro­ble­mas en el pri­mer fi­nal en al­to de la prue­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.