El Cha­pe­co­en­se avi­vó el ca­ri­ño de los an­tio­que­ños

Des­de su lle­ga­da, el equi­po re­ci­bió dis­tin­tas mues­tras de afec­to, en especial de los ciu­da­da­nos. Ayer, emo­ti­vo ac­to en La Unión.

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por JOHN ERIC GÓ­MEZ MA­RÍN WIL­SON DÍAZ

Pe­se a que los di­rec­ti­vos de Cha­pe­co­en­ses pi­die­ron no te­ner más ho­me­na­jes en Me­de­llín por­que se que­rían con­cen­trar so­lo en el par­ti­do, el ca­ri­ño de las per­so­nas fue im­pa­ra­ble y se hi­zo evi­den­te des­de la lle­ga­da del club bra­si­le­ño.

La pri­me­ra de­le­ga­ción, en la que ve­nían los so­bre­vi­vien­tes Jack­son Foll­mann y Alan Rus­chel, acom­pa­ña­dos de sus fa­mi­lia­res fue re­ci­bi­da en la puer­ta del ho­tel con ro­sas blan­cas y la pre­sen­cia de va­rios hin­chas que que­rían dar­les un abra­zo y to­mar­se fo­tos con ellos.

Des­pués, el equi­po prin­ci­pal, que lle­gó el mis­mo lu­nes so­bre las 4: 00 p. m., re­ci­bió ho­no­res mi­li­ta­res en la Ba­se Aé­rea de Rio­ne­gro. Los nue­vos ju­ga­do­res de Cha­pe­co­en­se se mos­tra­ban sor­pren­di­dos y ava­sa­lla­dos por esa mues­tra de res­pe­to.

Ese mis­mo día, los cua­tro mi­la­gros de esa no­che ( Fol­mann, Rus­chel, He­lio Ne­to y el pe­rio­dis­ta Ra­fael Hen­zel) die­ron una emo­ti­va con­fe­ren­cia de pren­sa en la que se abra­za­ban con sus se­res que­ri­dos una y otra vez, no po­dían creer que es­ta­ban de vuel­ta en la ciu­dad en la que por po­co en­cuen­tran la muer­te, pe­ro en la que re­ci­bie­ron una se­gun­da opor­tu­ni­dad de vi­da.

El ac­to más emo­ti­vo tu­vo lu­gar ayer en el par­que de La Unión cuan­do la fun­da­ción Cor­po­ra­ción Bi­na­cio­nal de Her­man­dad La Unión Cha­pe­có, que se creó con el ob­je­ti­vo de re­co­lec­tar per­te­nen­cias y ele­men­tos que que­da­ron en la zo­na del ac­ci­den­te del pa­sa­do 28 de no­viem­bre, hi­zo en­tre­ga de los mis­mos a fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas y a los que so­bre­vi­vie­ron.

“Hé­roes en la tie­rra, cam­peo­nes en el cie­lo”, es el es­lo­gan de la fun­da­ción que pre­ser­vó du­ran­te 163 días es­tas co­sas que, pa­ra al­gu­nos, po­seían un va­lor sen­ti­men­tal in­des­crip­ti­ble.

Los fa­mi­lia­res y los so­bre­vi­vien­tes lle­ga­ron des­pués del me­dio­día. Allí los re­ci­bie­ron co­mo hé­roes, la pla­za prin­ci­pal es­ta­ba ador­na­da con flo­res. Además, les hi­cie­ron un arre­glo flo­ral, acom­pa­ña­do de fo­tos, a ca­da una de las víc­ti­mas del ac­ci­den­te. Tam­bién, los con­ven­cie­ron de su­bir a la zo­na del si­nies­tro (Ce­rro Gor­do). Los trans­por­ta­ron en va­rias ca­mio­ne­tas que pu­sie­ron a su dis­po­si­ción.

En­tre los asis­ten­tes es­ta­ba el bo­li­viano Al­ber­to Pinto Mon­te­ro, pa­dras­tro del pi­lo­to Miguel Qui­ro­ga, y que vino con el pro­pó­si­to de lle­var­le imá­ge­nes del si­tio del ac­ci­den­te a Da­nie­la Pinto, viu­da del pi­lo­to. Asi mis­mo, que­ría ha­cer con­tac­to con los so­bre­vi­vien­tes y fa­mi­lia­res de los fa­lle­ci­dos pa­ra ofre­cer­les per­dón por el error de su hi­jas­tro, que les cos­tó la vi­da a él - pi­lo­to-, y a las de­más pa­sa­je­ros. Tras es­tar en la zo­na, re­gre­sa­ron a la Unión pa­ra re­ci­bir los ob­je­tos per­so­na­les de par­te de la fun­da­ción.

Jen­ni­fer Estrada, au­xi­liar ad­mi­nis­tra­ti­va de la en­ti­dad, di­jo que es­te ac­to pre­ten­día dar­le cie­rre al do­lor y que los se­res que­ri­dos de los fa­lle­ci­dos asi­mi­la­ran y ce­rra­ran el ci­clo. “Nos hu­bie­ra gus­ta­do de­vol­ver to­das las co­sas, in­for­tu­na­da­men­te mu­chas se las lle­va­ron. En­tre­ga­mos más de 150 ele­men­tos pa­ra hon­rar el la­zo que se creó con ellos”

FO­TO

Imá­ge­nes de los arre­glos flo­ra­les ubi­ca­dos en el par­que prin­ci­pal de La Unión pa­ra re­ci­bir a los so­bre­vi­vien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.