Mu­rió an­cia­na agre­di­da ha­ce una se­ma­na

El Colombiano - - METRO - Por SAN­TIA­GO CÁR­DE­NAS H.

Dos per­so­nas in­gre­sa­ron a ro­bar a su ca­sa y le cau­sa­ron gra­ves da­ños. Su fa­mi­lia re­cla­ma jus­ti­cia.

Has­ta ano­che ni las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les ni la Po­li­cía te­nían avan­ces en la in­ves­ti­ga­ción del ata­que, la se­ma­na pa­sa­da, a una an­cia­na de 94 años en el ba­rrio Cas­ti­lla, no­roc­ci­den­te de Me­de­llín, que mu­rió ayer a cau­sa de las le­sio­nes su­fri­das.

Ana Fe­li­sa Ta­ma­yo de Ríos fue víc­ti­ma de dos la­dro­nes que in­gre­sa­ron a su ca­sa el pa­sa­do miér­co­les, 3 de ma­yo, po­co des­pués de las 6 de la tar­de, cuan­do la mu­jer se en­con­tra­ba so­la en su ca­sa, ubi­ca­da en la ca­rre­ra 75b con ca­lle 95, se­gún re­la­tó a la Po­li­cía.

Juan Ca­mi­lo Ríos Ro­me­ro, nie­to de Ana Fe­li­sa, di­jo a EL CO­LOM­BIANO que “to­da­vía no está cla­ro có­mo se me­tie­ron. Al pa­re­cer en­tra­ron por el pa­tio, por­que es­te tie­ne unos ba­rro­tes que es­tán re­ven­ta­dos, pa­re­ce co­mo si los es­tu­vie­ran abrien­do des­de tiem­po atrás, pa­ra te­ner to­do pre­pa­ra­do pa­ra me­ter­se”.

“Cuan­do en­tra­ron los ti­pos a la ca­sa lo pri­me­ro que hi­cie­ron fue que le ama­rra­ron los bra­zos con un ca­ble de una gra­ba­do­ra. La ama­rra­ron tan fuer­te que se le le­van­tó la piel en las mu­ñe­cas. Y en el for­ce­jeo de ella, al in­ten­tar sol­tar­se, se le pe­la­ron com­ple­ta­men­te los bra­zos has­ta el co­do”, ase­gu­ró Ríos Ro­me­ro.

“Le me­tían tra­pos a la bo­ca pa­ra que no gri­ta­ra. Pe­ro además de eso y co­mo si no les bas­ta­ra, le pe­ga­ron mu­chos gol­pes en la ca­be­za, le re­ven­ta­ron la bo­ca y par­tes del ros­tro. Y además de eso le die­ron gol­pes cer­ca de los pul­mo­nes”, con­tó con in­dig­na­ción.

La aten­ción

Tras la agre­sión y hui­da de los de­lin­cuen­tes, la an­cia­na pi­dió au­xi­lio y fue ayu­da en prin­ci­pio por al­gu­nos ve­ci­nos.

Lue­go, con la ayu­da de la Po­li­cía, Ana Fe­li­sa Ta­ma­yo fue sa­ca­da de su ca­sa y tras­la­da al hos­pi­tal Pa­blo To­bón Uri­be, don­de re­ci­bió la aten­ción de ur­gen­cia y de allí fue re­mi­ti­da a la clí­ni­ca León XIII.

Co­mo con­se­cuen­cia de los gol­pes, el es­ta­do de la mu­jer

se agra­vó. “Has­ta ayer en la no­che sus pul­mo­nes es­ta­ban tra­ba­jan­do a un 30% y los mé­di­cos de­cían que eran cues­tión de ho­ras pa­ra que de­ja­ran de fun­cio­nar”, agre­gó Juan Ca­mi­lo Ríos.

El de­ce­so de Ana Fe­li­sa se pro­du­jo pa­sa­da la 1:00 a.m. de ayer. El CTI de la Fis­ca­lía reali­zó el le­van­ta­mien­to del ca­dá­ver y lo tras­la­dó a Me­di­ci­na Le­gal, don­de se le reali­zó la ne­crop­sia pa­ra de­ter­mi­nar las

ra­zo­nes de su muer­te.

Ana Fe­li­sa vi­vía con dos de sus hi­jos en el ba­rrio Cas­ti­lla, y aun­que te­nía una se­ño­ra que la cui­da­ba cuan­do no es­ta­ban ellos, es­tos no se en­con­tra­ba en la vi­vien­da en el mo­men­to del ro­bo.

“Te­ne­mos que es­tar muy mal có­mo so­cie­dad pa­ra que es­to pa­se, y muy mal co­mo se­res hu­ma­nos pa­ra no ha­cer na­da fren­te a es­te ti­po de atro­ci­da­des”, sos­tu­vo su nie­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.