Cos­tos ocul­tos que pa­gan ho­ga­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos

El Colombiano - - ECONOMÍA - Por LAURA PULIDO PA­TRÓN JA­VIER BÁEZ RAÚL ZULETA

Ban­co Mun­dial aler­ta efec­tos de los desas­tres na­tu­ra­les y las epi­de­mias, más allá de muer­tes y da­ños en cons­truc­cio­nes.

Co­no­cer y sa­ber res­pon­der a cos­tos no va­lo­ra­dos co­mo con­se­cuen­cia de los desas­tres na­tu­ra­les, pe­rio­dos de vio­len­cia o epi­de­mias de sa­lud acer­can a la po­bla­ción a un ma­yor bie­nes­tar.

Así lo in­di­ca el es­tu­dio “¿Desa­rro­llo eco­nó­mi­co ines­ta­ble? Cho­ques agre­ga­dos en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be”, que pu­bli­ca­rá el Ban­co Mun­dial en ju­nio de es­te año y pre­sen­ta­do ayer en la se­de Me­de­llín del Ban­co de la Re­pú­bli­ca.

Los lla­ma­dos “cho­ques agre­ga­dos” sue­len aso­ciar­se so­lo a las cri­sis eco­nó­mi­cas, que gol­pean con ma­yor fuer­za a los ho­ga­res en con­di­ción de po­bre­za de la re­gión (ver Pa­rén­te­sis). Pe­ro esos cho­ques van más allá.

En 2010, mien­tras un te­rre­mo­to de 7 gra­dos en la es­ca­la de Rich­ter de­jó 250.000 muer­tos en Hai­tí, uno de 8,8 gra­dos ma­tó a 550 per­so­nas en Chi­le. ¿Por qué? Por las con­di­cio­nes de desa­rro­llo de ca­da país.

Además de pro­du­cir víc­ti­mas hu­ma­nas y des­truir la in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca, di­chos cho­ques tie­nen efec­tos per­sis­ten­tes a lar­go pla­zo en te­mas co­mo: ac­ti­vos pro­duc­ti­vos, co­mo los cul­ti­vos, y la fal­ta de in­gre­sos pa­ra re­no­var bie­nes du­ra­bles co­mo ne­ve­ras, es­tu­fas o la­va­do­ras. Es­to, no so­lo per­ju­di­ca a las fa­mi­lias, sino a las in­dus­trias, des­de su ca­pa­ci­dad de pro­du­cir y ven­der.

Asi­mis­mo pro­du­cen “una tor­men­ta per­fec­ta” en el mer­ca­do la­bo­ral: una ma­yor de­man­da de tra­ba­jo y una re­duc­ción de la ofer­ta, con in­gre­sos más ba­jos en las zo­nas afec­ta­das por de- sas­tres na­tu­ra­les, co­men­tó Ja­vier Báez, eco­no­mis­ta Je­fe del Ban­co Mun­dial.

Es­to tam­bién ha­ce que más in­te­gran­tes de la fa­mi­lia sal­gan a bus­car tra­ba­jo. Es­to no so­lo sube las ta­sas de des­em­pleo, sino que au­men­ta el ries­go de que los ni­ños del ho­gar de­jen de asis­tir a las es­cue­las o va­yan me­nos tiem­po.

Un ade­lan­to del es­tu­dio del Ban­co Mun­dial men­cio­na que hu­bo ma­yo­res ta­sas de anemia y un desem­pe­ño es­co­lar in­fe­rior en­tre los ni­ños ecua­to­ria­nos na­ci­dos de mu­je­res que es­tu­vie­ron em­ba­ra­za­das en lu­ga­res afec­ta­dos por inun­da­cio­nes.

Más efec­tos

Por otro la­do, los cho­ques tam­bién crean una per­cep­ción de ries­go en los cam­pe­si­nos, quie­nes “eli­gen una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca que no es la óp­ti­ma pa­ra sus ca­pa­ci­da­des”, afir­mó Báez. Es­to quie­re de­cir que cul­ti­van ali­men­tos más re­sis­ten­tes a inun­da­cio­nes u otro ti­po de fe­nó­me­nos na­tu­ra­les, pe­ro que son me­nos ren­ta­bles y, por en­de, ge­ne­ran me­nos in­gre­sos.

El Ban­co Mun­dial evi­den­ció que la prin­ci­pal ra­zón de mu­chos tra­ba­ja­do­res del cam­po pa­ra no usar fer­ti­li­zan­tes es “la creen­cia de que al­go ma­lo va a pa­sar­le a los cul­ti­vos, que ha­rá que pier­dan esa in­ver­sión”. Sin em­bar­go, de un 40 % a 70 % au­men­ta­rían sus ga­nan­cias si los usa­ran, pues pro­du­ci­rían más.

En ese con­tex­to, el ge­ren­te del Ban­co Mun­dial pa­ra Co­lom­bia, Is­sam Abous­lei­man, co­men­tó que el país es un mo­de­lo en La­ti­noa­mé­ri­ca en pre­ve­nir y aten­der desas­tres na­tu­ra­les. Va­lo­ró que el Go­bierno ha­ya ma-

pea­do ca­si to­do el te­rri­to­rio en tér­mi­nos de ries­gos y que va­ya a im­ple­men­tar un ca­tas­tro mul­ti­pro­pó­si­to pa­ra pro­fun­di­zar tal ma­peo.

“Pue­de ha­ber cre­ci­mien­to, pe­ro si un país está ca­da vez más ex­pues­to a cho­ques ex­ter­nos”, agre­gó Báez. Acla­ró que los cho­ques no de­tie­nen el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, pe­ro si em­pu­jan y pro­fun­di­zan la po­bre­za.

En es­te sen­ti­do, re­co­mien­da pa­sar de un en­fo­que de apa­gar in­cen­dios a uno de pre­pa­ra­ción y res­pues­ta efec­ti­va.

En ese sen­ti­do, una con­clu­sión con­tun­den­te del Ban­co Mun­dial: “Un dó­lar de in­ver­sión en pre­ven­ción tie­ne un ren­di­mien­to sie­te ve­ces ma­yor”, agre­gó Abous­lei­man. De ahí la importancia de que esos otros cho­ques in­vi­si­bles tam­bién es­tén en el ra­dar de la agen­da pú­bli­ca

Eco­no­mis­ta je­fe del Ban­co Mun­dial ILUSTRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.