EL GI­RO DE TRUMP SO­BRE LOS DD. HH.

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AN­DRÉS OPPENHEIMER re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Las fre­cuen­tes ne­ga­ti­vas del pre­si­den­te Trump a cri­ti­car las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos de los au­tó­cra­tas de Ru­sia, Ara­bia Sau­di­ta, Egipto y otros paí­ses ya pre­sa­gia­ban que no se­ría un apa­sio­na­do de­fen­sor de los de­re­chos hu­ma­nos. Pe­ro aho­ra, la­men­ta­ble­men­te, nos en­con­tra­mos con que su des­dén por las li­ber­ta­des uni­ver­sa­les se está con­vir­tien­do en un prin­ci­pio ofi­cial de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Es­ta­dos Uni­dos.

En un dis­cur­so a los em­plea­dos del De­par­ta­men­to de Es­ta­do el 3 de ma­yo, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do Rex Ti­ller­son di­jo que si bien la po­lí­ti­ca ex­te­rior es­ta­dou­ni­den­se está guia­da por va­lo­res fun­da­men­ta­les, una de­pen­den­cia ex­ce­si­va de los de­re­chos hu­ma­nos “real­men­te crea obs­tácu­los a nues­tra se­gu­ri­dad na­cio­nal e in­tere­ses eco­nó­mi­cos”.

Agre­gó que “en al­gu­nas cir­cuns­tan­cias” hay que con­di­cio­nar los com­pro­mi­sos po­lí­ti­cos al res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos, pe­ro no siem­pre.

Así, Ti­ller­son po­nía pa­tas pa­ra arri­ba los prin­ci­pios bi­par­ti­dis­tas que guia­ron la po­lí­ti­ca ex­te­rior es­ta­dou­ni­den­se des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Lo que que­dó de su dis­cur­so fue que Es­ta­dos Uni­dos de­fen­de­rá a par­tir de aho­ra los de­re­chos hu­ma­nos “en al­gu­nas cir­cuns­tan­cias”.

Trump ya ha­bía an­ti­ci­pa­do du­ran­te la cam­pa­ña que “no creo que ten­ga­mos de­re­cho a dar lec­cio­nes” a otros paí­ses so­bre de­re­chos hu­ma­nos. Co­mo pre­si­den­te, ha pro­pues­to se­ve­ros re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios a pro­gra­mas de pro­mo­ción a los de­re­chos hu­ma­nos, y se con­vir­tió en el pri­mer pre­si­den­te en la me­mo­ria re­cien­te en boi­co­tear las se­sio­nes de la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos.

La se­ma­na pa­sa­da, Trump le cam­bió el nom­bre a la ofi­ci­na de la Ca­sa Blan­ca de “asun­tos mul­ti­la­te­ra­les y de­re­chos hu­ma­nos”, que aho­ra se lla­ma­rá ofi­ci­na de “or­ga­ni­za­cio­nes y alian­zas in­ter­na­cio­na­les”, se­gún re­por­tó la re­vis­ta Mot­her Jo­nes.

Re­le­gar a un se­gun­do plano los de­re­chos hu­ma­nos es una de las co­sas más con­tra­pro­du­cen­tes que pue­de ha­cer Trump, y re­fle­ja la to­tal ig­no­ran­cia del nue­vo pre­si­den­te so­bre la his­to­ria.

Va­rios pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos an­tes de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ha­bían apo­ya­do a dic­ta­do­res proame­ri­ca­nos, con re­sul­ta­dos desas­tro­sos. Roo­se­velt, por ejem­plo, di­jo que el hom­bre fuer­te ni­ca­ra­güen­se

Anas­ta­sio So­mo­za “pue­de ser un h.d.p., pe­ro es nues­tro h.d.p”.

Pe­ro ese apo­yo a dic­ta­do­res no hi­zo más que pro­du­cir una reac­ción de ge­ne­ra­cio­nes de lí­de­res an­ti­es­ta­dou­ni­den­ses, gue­rri­lle­ros mar­xis­tas y, más re­cien­te­men­te, te­rro­ris­tas fun­da­men­ta­lis­tas is­lá­mi­cos.

Elliott Abrams, un ex al­to fun­cio­na­rio de la Ca­sa Blan­ca del pre­si­den­te Geor­ge W. Bush, me di­jo que prác­ti­ca­men­te to­dos los pre­si­den­tes es­ta­dou­ni­den­ses –es­pe­cial­men­te los re- pu­bli­ca­nos– em­pie­zan sien­do es­cép­ti­cos so­bre los de­re­chos hu­ma­nos pe­ro ter­mi­nan apo­yán­do­los, “y creo que eso tam­bién ocu­rri­rá es­ta vez”.

Cuan­do lle­gan a la Ca­sa Blan­ca, los nue­vos pre­si­den­tes “ha­blan con mu­cha gen­te de to­do el mun­do y se dan cuen­ta de que una de las ra­zo­nes de la po­pu­la­ri­dad de Es­ta­dos Uni­dos es su apo­yo a la de­mo­cra­cia”, me di­jo Abrams.

Al pre­gun­tár­se­le so­bre la pre­mi­sa tá­ci­ta de Trump de que, en la era del te­rro­ris­mo fun­da­men­ta­lis­ta is­lá­mi­co, la de­fen­sa de la se­gu­ri­dad na­cio­nal es mu­cho más im­por­tan­te que el apo­yo uni­ver­sal a los de­re­chos hu­ma­nos, Abrams di­jo que “el ex­tre- mis­mo is­lá­mi­co es una idea, y pa­ra de­rro­tar­lo tie­nes que lu­char no so­lo con ar­mas, sino tam­bién con ideas. Y la idea que pue­de de­rro­tar­lo es la li­ber­tad”.

Mi opi­nión: Oja­lá pu­die­ra ser tan op­ti­mis­ta co­mo Abrams so­bre la ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je de Trump en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos. Es cier­to que va­rios pre­si­den­tes an­te­rio­res han cam­bia­do so­bre la mar­cha, pe­ro pue­de que Trump sea di­fe­ren­te.

No co­noz­co a nin­gún otro pre­si­den­te de EE. UU. que ha­ya di­cho que la ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos son “cri­mi­na­les” y “vio­la­do­res”, de­mo­ni­ce a los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, y re­cha­ce cri­ti­car los abu­sos de al­gu­nos de los dic­ta­do­res más san­grien­tos del mun­do.

Es cier­to que la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos por mu­chos pre­si­den­tes es­ta­dou­ni­den­ses sue­na mu­chas ve­ces co­mo una hi­po­cre­sía, por las mu­chas ve­ces que ellos mis­mos los vio­lan. Así y to­do, si Trump apo­ya a go­ber­nan­tes “ami­gos” sin im­por­tar­le có­mo tra­tan a sus res­pec­ti­vos pue­blos, no so­lo da­ña­rá la ima­gen de Es­ta­dos Uni­dos sino que ge­ne­ra­rá una reac­ción de va­rias ge­ne­ra­cio­nes de enemi­gos que le ha­rán un enor­me da­ño a la se­gu­ri­dad na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos

La de­fen­sa de los DD. HH. por mu­chos pre­si­den­tes de EE. UU. sue­na a ve­ces co­mo una hi­po­cre­sía, por las mu­chas ve­ces que ellos mis­mos los vio­lan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.