EL NA­CIO­NAL

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AL­BER­TO VE­LÁS­QUEZ MAR­TÍ­NEZ re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Jus­ta y opor­tu­na la con­de­co­ra­ción que el gobernador Luis

Pé­rez le con­fi­rió al Atlé­ti­co Na­cio­nal. No so­lo por sus 70 años de vi­da, si no por­que ha si­do la gran ima­gen de la re­gión y del país en el de­por­te que con­mue­ve y mo­vi­li­za más mul­ti­tu­des en el mun­do.

Es­te equi­po arran­có su vi­da de­por­ti­va co­mo Mu­ni­ci­pal, con una nó­mi­na ali­men­ta­da por ju­ga­do­res con más pun­do­nor que com­pe­ti­ti­vi­dad, sa­li­dos de la pro­pia en­tra­ña pai­sa. Fue­ron épo­cas de vi­ci­si­tu­des y de frus­tra­cio­nes. Era víc­ti­ma de la cruel­dad de los equi­pos ri­va­les, que, for­ma­dos con fi­gu­ras su­r­ame­ri­ca­nas, lo go­lea­ban sin pie­dad.

Ha­bía en aque­lla épo­ca de los nau­fra­gios, fi­gu­ras co­mar­ca­les que se des­ta­ca­ban. Pe­ro por en­ci­ma de to­dos so­bre­sa­lía quien ha­bría de ser una de las má­xi­mas fi­gu­ras del fút­bol co­lom­biano, Hum­ber­to “Tu

rrón” Ál­va­rez. Fue un ju­ga­dor a quien se le pu­do apli­car la má­xi­ma del maes­tro Pe­der­ne­ra, de que “al ba­lón no se le pa­tea sino que se le aca­ri­cia”. Así era su for­ma de lle­var la pe­lo­ta aman­sa­da en sus gua­yos.

En 1951 se con­vir­tió en Atlé­ti­co Na­cio­nal. En 1954, en el Ata­na­sio Gi­rar­dot, ob­tu­vo su pri­mer cam­peo­na­to. Y de ahí en ade­lan­te se fue­ron des­gra­nan­do las con­quis­tas. A me­di­da que lo­gra­ba tí­tu­los, los hin­chas le­van­tá­ba­mos la ca­ra sin ru­bor. Ha­bían pa­sa­do las hu­mi­lla­cio­nes por go­lea­das en el vie­jo es­ta­dio/hi­pó­dro­mo de San Fer­nan­do.

El Ata­na­sio Gi­rar­dot es hoy tes­ti­go bu­lli­cio­so de lo que es el Rey de Co­pas. Y aun hay quie­nes en ame­nas ter­tu­lias, ana­li­zan sus pre­sen­ta­cio­nes re­cu­rrien­do al sí­mil de la po­lí­ti­ca pa­ra to­par ana­lo­gías. Co­mo las en­con­tró al­gu­na vez el ex­pre­si­den­te Va­len­cia pa­ra ha­cer su acer­ta­do en­sa­yo en­tre tau­ro­ma­quia y po­lí­ti­ca.

Na­cio­nal es hoy el on­ceno con más tí­tu­los y más fa­na­ti­ca­da en el fút­bol co­lom­biano. Y por su­pues­to en An­tio­quia. Su ba­lan­ce en due­los de­por­ti­vos con el Me­de­llín, es fran­ca­men­te su­pe­rior... Ni­ños, ado­les­cen­tes, jó­ve­nes que cre­cen con sus triun­fos, re­ver­de­cen su fa­na­ti­ca­da. Y es el club de ma­yor je­rar­quía en Co­lom­bia. De eso no hay du­da.

Hoy el fút­bol en el mun­do le ha arre­ba­ta­do a la po­lí­ti­ca su pa­sión, pues atur­de y des­orien­ta me­nos que el clien­te­lis­mo y el man­za­ni­llis­mo. Los tra­pos con los co­lo­ri­nes de los equi­pos em­pu­ña­dos por la ju­ven­tud, su­pe­ran las ban­de­ras raí­das de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, es­pe­cial­men­te a los tra­di­cio­na­les aquí en Co­lom­bia. Aque­llas se agi­ta­ban con mís­ti­ca en las pla­zas pú­bli­cas. Aque­llos ya hoy on­dean con ma­yor fer­vor en los es­ta­dios. El ba­lom­pié es un de­por­te que cons­ti­tu­ye la nue­va ideo­lo­gía y re­be­lión de las ma­sas. He­cho que tal vez atis­bó Or­te­ga y Gas­set en sus pro­fun­das me­di­ta­cio­nes so­bre la psi­co­lo­gía de las mu­che­dum­bres.

Y esa re­vo­lu­ción to­có al Na­cio­nal pa­ra con­ver­tir­lo en una em­pre­sa prós­pe­ra en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra. Tie­ne es­cue­las de fút­bol por to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal. Es una can­te­ra que pro­du­ce ju­ga­do­res de ca­li­dad pa­ra la ex­por­ta­ción. Tie­ne bien cla­ra la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial. Y por eso es mo­de­lo y or­gu­llo que lo hon­ra an­te la re­gión y an­te el país

El Na­cio­nal es una em­pre­sa prós­pe­ra. Tie­ne bien cla­ra la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial y por eso es mo­de­lo y or­gu­llo que lo hon­ra an­te la re­gión y el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.