Ma­cron y un por­ve­nir pa­ra Fran­cia

Gran­des re­tos tie­ne el nue­vo pre­si­den­te fran­cés. El te­rro­ris­mo no es el úni­co. Lo­grar que el país des­pe­gue de nue­vo co­mo po­ten­cia y te­ner el apo­yo de otros par­ti­dos es cru­cial en lo in­me­dia­to.

El Colombiano - - OPINIÓN -

En po­co más de un mes (11 de ju­nio la pri­me­ra vuel­ta, una se­ma­na des­pués la se­gun­da) Fran­cia vuel­ve a las ur­nas, es­ta vez pa­ra ele­gir a los miem­bros del po­der Le­gis­la­ti­vo, los dipu­tados a la Asam­blea Na­cio­nal. Des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co elec­to­ral, esas fe­chas son las que van a in­di­car el ver­da­de­ro es­ta­do de los par­ti­dos po­lí­ti­cos en el país, que, de aten­der el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de es­te mes de ma­yo, que­da­ron pul­ve­ri­za­dos.

Fran­cia ha si­do una na­ción de par­ti­dos po­lí­ti­cos fuer­tes, bien or­ga­ni­za­dos, con per­so­na­li­dad ideo­ló­gi­ca, en par­ti­cu­lar des­de la fun­da­ción, en 1958, de la V Re­pú­bli­ca por par­te del ge­ne­ral Charles de Gau­lle. Y de allí que el mun­do ha­ya se­gui­do con tan­to in­te­rés las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de es­te año. Un po­lí­ti­co que pue­de con­si­de­rar­se no­va­to a pri­me­ra vis­ta se me­tió por el me­dio y de­jó a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les en la ori­lla, aun­que no que­da­rán co­mo me­ros es­pec­ta­do­res.

La his­to­ria de Em­ma­nuel Ma­cron ya ha da­do pa­ra múl­ti­ples bio­gra­fías. Su ful­gu­ran­te as­cen­so po­lí­ti­co y las par­ti­cu­la­ri­da­des de su vi­da per­so­nal con­cen­tran la aten­ción. Pe­ro se­rá sin du­da su ta­lla de es­ta­dis­ta la que se so­me­te­rá a prue­ba y más en es­tos mo­men­tos cru­cia­les pa­ra Fran­cia y pa­ra Europa.

Co­mo po­cas ve­ces se ha vis­to en Fran­cia, la suer­te y la ru­le­ta po­lí­ti­ca per­mi­tie­ron al nue­vo pre­si­den­te lle­gar a la Je­fa­tu­ra del Es­ta­do sin ha­cer lar­ga ca­rre­ra pre­via. Las elec­cio­nes pri­ma­rias de los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos, los Re­pu­bli­ca­nos y los So­cia­lis­tas, de­ja­ron por fue­ra a los pe­sos pe­sa­dos de la po­lí­ti­ca: Alain Jup­pé, Ni­co­lás Sar­kozy y Ma­nuel Valls. Por eso Ma­cron no tu­vo gran­des con­ten­do­res. Y, tam­bién pa­ra su for­tu­na, en el úl­ti­mo de­ba­te an­tes de las elec­cio­nes Ma­ri­ne Le Pen mos­tró tal ni­vel de za­fie­dad que per­mi­tió al can­di­da­to no­va­to cre­cer­se y de­fi­nir mu­chos vo­tos in­de­ci­sos.

Ma­cron ob­tu­vo el 66,10 por cien­to de los vo­tos en es­ta se­gun­da vuel­ta, y Ma­ri­ne Le Pen el 33,90 por cien­to. El lí­der de En Mar­che! arra­só pe­ro la can­di­da­ta del xe­nó­fo­bo Fren­te Na­cio­nal sa­có la ter­ce­ra par­te de los vo­tos to­ta­les. Si no fue­ra por las par­ti­cu­la­ri­da­des del sis­te­ma elec­to­ral fran­cés, la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca del fren­te Na­cio­nal se­ría más am­plia que la ac­tual, en par­ti­cu­lar en la Asam­blea Na­cio­nal.

Ma­cron va a cons­ti­tuir go­bierno por lo pron­to, su­je­to a lo que pue­da pa­sar en las elec­cio­nes de ju­nio. Ten­drá que com­po­ner un go­bierno de con­cen­tra­ción y dar­le ca­bi­da a mu­chos sec­to­res, pues de su pro­pio par­ti­do, tan re­cién cons­ti­tui­do, no tie­ne una can­te­ra de ex­per­tos o di­ri­gen­tes fo­guea­dos pa­ra abor­dar las re­for­mas que tie­nen que ha­cer.

Un pro­fe­sor de Ox­ford y Stan­ford, Ti­mothy Gar­ton Ash, de­cía el lu­nes que “Ma­cron sa­be lo que hay qué ha­cer en Fran­cia, pe­ro tie­ne po­cas po­si­bi­li­da­des de po­der ha­cer­lo”. Y aña­día que “si no lo­gra im­po­ner las re­for­mas que el país ne­ce­si­ta, es po­si­ble que ten­ga­mos a Le Pen de pre­si­den­ta en 2022”.

Ese es el gran te­mor de Europa en es­tos me­ses. Pa­ra sa­car ade­lan­te re­for­mas eco­nó­mi­cas y fis­ca­les co­mo el re­cor­te del gas­to pú­bli­co se va a to­par con los po­de­ro­sos sec­to­res co­mo los sin­di­ca­tos, que no han de­ja­do abor­dar las re­for­mas del Es­ta­do que ha­ce mu­chos años se re­quie­ren.

Sin em­bar­go, tam­bién es cier­to que Ma­cron no es un out­si­der. De he­cho, to­da su tra­yec­to­ria la ha he­cho al abri­go de las ins­ti­tu­cio­nes que for­man los di­ri­gen­tes de Fran­cia. Le co­rres­pon­de aho­ra aña­dir ha­bi­li­dad ne­go­cia­do­ra y au­to­ri­dad a la au­da­cia que su ju­ven­tud le dis­pen­sa de so­bra

ILUSTRACIÓN ES­TE­BAN PA­RÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.