EL SUR DE POR­TU­GAL

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MA­RÍA CLA­RA OSPINA re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

A Évo­ra, la ca­pi­tal del Alen­te­jo, se lle­ga a tra­vés de ex­ten­sas pla­ni­cies cu­bier­tas de tri­ga­les, vi­ñe­dos, oli­vos y be­llos bos­ques de al­cor­no­ques, cu­yos tron­cos han si­do, po­co a po­co, pe­la­dos de su cor­te­za pa­ra ob­te­ner el cor­cho, ma­yor pro­duc­to de la re­gión.

Al apro­xi­mar­nos, avis­ta­mos sus mu­ra­llas del si­glo XII y los ar­cos del acue­duc­to por el que lle­ga­ba el agua a la pe­que­ña, pe­ro mo­nu­men­tal ciu­dad. De­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en 1986, Évo­ra nos enamo­ra des­de el pri­mer mo­men­to. En­can­ta­dos ex­plo­ra­mos su en­jam­bre de ca­lle­jue­las ado­qui­na­das y sus ca­sas bar­ni­za­das de blan­co con ven­ta­nas y puer­tas mos­ta­za.

Lo­ca­li­za­da so­bre una co­li­na, su par­te más al­ta está co­ro­na­da por 12 co­lum­nas ro­ma­nas, res­tos del tem­plo cons­trui­do en ho­nor a Au­gus­to. Allí mis­mo es­tán el pa­la­cio de los Du­ques de Ca­da­val, el con­ven­to de los Lói­los, hoy pou­sa­da, (ho­tel) y la igle­sia de San Juan Evan­ge­lis­ta, cu­yo in­te­rior es uno de los más her­mo­sos de Por­tu­gal.

Pa­ra no per­der­se: la Uni­ver­si­dad; ca­da sa­lón está cu­bier­to con azu­le­jos ale­gó­ri­cos al te­ma que allí se en­se­ña y La Ca­pi­lla de los Hue­sos, don­de las ca­la­ve­ras y osa­men­ta de más de 8.000 cris­tia­nos de­co­ran mu­ros y te­chos de una ma­ne­ra ex­tra­ña­men­te be­lla. Es es­ta una ciu­dad pa­ra ex­plo­rar con cal­ma.

El Alen­te­jo está sal­pi­ca­do de pue­blos re­lu­cien­te­men­te blan­cos, con sus cas­ti­llos de de­fen­sa, igle­sias y ca­pi­llas en­ri­que­ci­das con azu­le­jos y al­ta­res do­ra­dos muy tra­ba­ja­dos.

Una ver­da­de­ra jo­ya es Mon­sa­raz, per­fec­to pue­bli­to blan­co, que pa­re­ce es­tar de­te­ni­do en el tiem­po.

Con­ti­nua­mos ha­cia el Sur pa­ra lle­gar al Al­gar­ve y di­vi­sar el Atlán­ti­co des­de la Pun­ta de Se­gres, a po­cos ki­ló­me­tros de La­gos don­de Enrique, In­fan­te de Por­tu­gal, apo­da­do El Na­ve­gan­te, creó un im­por­tan­te cen­tro de es­tu­dios náu­ti­cos. Allí, Por­tu­gal ini­ció su era de des­cu­bri­mien­tos, du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del si­glo XV.

El In­fan­te, quien en­ca­be­za el mag­ní­fi­co Mo­nu­men­to de los Des­cu­bri­mien­tos que en­ga­la­na la ri­be­ra del río Ta­jo en Lis­boa, im­pul­só to­do lo re­fe­ren­te a la na­ve­ga­ción; desa­rro­lló las ca­ra­be­las, bar­cos más agi­les, y el as­tro­la­bio, en­tre otros. Pro­mo­vió la crea­ción de la Uni­ver­si­dad de Coím­bra y en ella, una cá­te­dra de Astrología.

Du­ran­te su tiem­po se desa­rro­lla­ron los más im­por­tan­tes des­cu­bri­mien­tos por­tu­gue­ses; des­de las Azo­res en 1427, con­ti­nuan­do en los años con­se­cu­ti­vos con Ca­bo Bo­ja­dor, Ca­bo Ver­de, Gui­nea, Mi­na, San­to To­mé y Prín­ci­pe, Con­go, An­go­la, Ca­bo de Bue­na Es­pe­ran­za, Na­tal, Que­li­ma­ne, Cal­cu­ta (In­dia), Ma­da­gas­car, Te­rra­no­va, Por­to Se­gu­ro (Bra­sil), Ca­na­nea, Cei­lán, Or­muz, Da­mao, Ma­la­ca, Pe­gu, Mo­lu­cas, Ti­mor, Río de la Pla­ta, Río Per­la (Chi­na), el río Gan­ges en 1516 y en 1525 Pa­lau. Mu­chos ocu­rri­dos des­pués de su muer­te, pe­ro de­bi­dos a su im­pul­so. Los enume­ro por­que so­lo así se tie­ne una vi­sión de la importancia del In­fan­te y la ex­ten­sión del te­rri­to­rio des­cu­bier­to por los na­ve­gan­tes por­tu­gue­ses.

Lue­go vi­si­ta­mos el ca­bo de San Vicente (en por­tu­gués Ca­bo de São Vicente) si­tua­do en el ex­tre­mo sud­oes­te de Por­tu­gal. Co­no­ci­do en tiem­pos ro­ma­nos co­mo Pro­mon­to­rium Sa­crum y con­si­de­ra­do el fin del mun­do.

En el ca­bo hay una an­ti­gua for­ta­le­za con­ver­ti­da en mu­seo y el fa­ro más gran­de del mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.